17 Enero 2023

"La investigación contra Iván Velásquez no tiene sentido tomarla en serio": Juan Pappier de HRW

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

El subdirector en funciones de la división para las Américas de Human Rights Watch aseguró que en Guatemala existe “un modelo autoritario” basado en alianzas y pactos entre corruptos.

Por: Redacción Cambio

El anuncio de una investigación por parte de la Fiscalía de Guatemala en contra del ministro de Defensa, Iván Velásquez, ha causado todo tipo de reacciones.

Velásquez lideró la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CIGIG) y resolvió más de diez casos sobre fraude tributario y aduanero, contaminación y daño al medioambiente, financiamiento electoral ilícito, tráfico de influencias y anomalías en contratación. El éxito de estas investigaciones causó malestar en el estamento político y concluyó en la terminación unilateral de la CIGIG por parte del entonces presidente Jimmy Morales.

Por cuenta de esta labor se cree que la Fiscalía guatemalteca abrió el expediente en contra de Velásquez. No sería la primera vez que sucede un episodio similar, en varias ocasiones se ha denunciado el hostigamiento a funcionarios judiciales que investigan casos de corrupción en ese país. Así lo confirmó Juan Pappier, subdirector en funciones de la división para las Américas de Human Rights Watch (HRW), en conversación con CAMBIO. En su criterio, la acusación al ministro de Defensa carece de sustento.

La investigación contra Iván Velásquez no tiene mayor sentido tomarla en serio. Es un esfuerzo más por amedrentar a funcionarios que investigaron la corrupción en Guatemala. Además, el fiscal Curruchiche está sancionado por Estado Unidos por cometer actos de corrupción”, explicó Pappier.

De igual forma, advirtió que en el país centroamericano existe un sistema permeado por la ausencia de justicia, en el que se ataca a todo aquel que pretende imponer condenas o sanciones a los corruptos.

“El modelo autoritario de Guatemala es muy distinto a otros que conocemos en la región. No es un autoritarismo personalista y está basado en pactos entre corruptos. Ellos buscan permitir la impunidad de los corruptos y perseguir a quienes persiguen la corrupción”, agregó.