¿Sellará Bluesky el fin de X, antes Twitter?

Crédito: Fotoilustración Yamith Mariño Díaz

5 Octubre 2023

¿Sellará Bluesky el fin de X, antes Twitter?

Cuando Elon Musk asumió el control de Twitter, muchos usuarios se cambiaron de red social. Lo nuevo ahora es el furor que está causando Bluesky.

Por: Deutsche Welle

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

El último grito lleva el nombre de Bluesky. El pasado fin de semana, mucha gente intentó en Alemania cambiarse a esta nueva red social. A diferencia de Twitter (rebautizado como X), Bluesky promete el cielo: no habrá detrás ningún voluble empresario que, con solo apretar un botón, pueda tener el control total de cómo ha de usarse la plataforma.

"Es una evolución interesante", dice a DW Roland Fiege, asesor de marketing. "Después de todo, en el consejo de supervisión de Bluesky está Jack Dorsey, uno de los antiguos jefes de Twitter y cofundador de la plataforma", subraya, y estima que eso podría generar confianza.

Como en los viejos tiempos

Bluesky opera en forma similar a Twitter, pero tiene algunas funciones menos. No es casual que se vea parecido, porque surgió a partir dicha red social y Jack Dorsey fue el padre intelectual del proyecto. Bluesky es una empresa independiente desde 2021.

Sin embargo, el sistema se diferencia de Twitter en aspectos fundamentales. Está organizado en forma descentralizada y quiere empalmar así con la tradición de los tiempos en que nació Internet, según indica la empresa en su presentación. Quien desee abandonar la plataforma, puede llevarse simplemente sus conversaciones y contactos. Algo que no pueden hacer quienes ahora dan la espalda a Twitter.

Elon Musk polariza

El éxodo más reciente se inició el fin de semana, después de que Elon Musk polarizara una vez más con un mensaje. En el contexto del rescate civil de migrantes en el Mediterráneo, tomó partido en un posteo por la AfD (partido de extrema derecha alemán). "¿Sabe esto la opinión pública alemana? preguntó en su red X, al rebotar un mensaje agitador de una cuenta de extrema derecha italiana que lleva el nombre de "Radio Génova". Este mostraba tomas de video de rescates en el mar y decía: "Esperemos que la AfD gane las elecciones para detener este suicidio europeo".

"Eso se llama salvar vidas", le respondió el Ministerio de Exteriores alemán.

Control social

Tras ese post de Musk, muchos dieron la espalda a X y trataron de cambiarse a Bluesky. Sin embargo, los accesos están restringidos con códigos que proporciona la empresa o que los usuarios pueden entregar a otros interesados. Es decir, los accesos son limitados.

Según Roland Fiege, "esa es una manera de generar interés. La gente tiene curiosidad y quiere participar a toda costa". Afirma que, en realidad, a semejantes proyectos no les faltan posibilidades técnicas para brindar accesos rápidos y poner a disposición suficientes computadoras y servidores.

Bluesky argumenta que, de este modo, ya en la puerta de entrada hay una especie de control social. Porque los usuarios activos reciben semanalmente códigos para dejar entrar amigas y amigos a esta red social. Eso es mucho más práctico que contrarrestar a posteriori y retroactivamente el mal uso que hayan hecho usuarios de la plataforma, según la empresa. Lo que no explica es por qué los usuarios de Bluesky no podrían hacer mal uso de la red.

Se requieren alternativas

Sea como fuere, Bluesky tiene el mismo problema que otros competidores de X: el alcance. De acuerdo con los últimos datos, en septiembre Bluesky superó por primera vez la marca de un millón de usuarios. No es mucho en comparación con los aproximadamente 240 millones de Twitter.

"Hasta el momento, son solo los descontentos los que van allí y por lo pronto echan una mirada. Más difícil es conseguir que difundan allí regularmente sus contenidos, de modo que esta red se vuelva también interesante para los otros", opina Volker Schilling, de la administradora de fondos Greiff Capital.

Pero, a juicio de muchos observadores, justamente ahora se abren oportunidades para Bluesky. Porque, en momentos en que Elon Musk da impulso a tendencias más radicales o populistas en su red social, mucha gente busca alternativas.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí