12 Abril 2022

Putumayo: las respuestas del Ejército sobre la matanza

Crédito: Ejército Nacional

En un informe de inteligencia que deja más dudas que certezas, el Ejército vinculó a las 11 personas muertas a los Comandos de la Frontera.

Por: Javier Patiño C.

Como respuesta a los informes periodísticos de Cambio, El Espectador y Vorágine, el pasado 11 de abril las Fuerzas Militares filtraron a los medios de comunicación un documento de seis páginas y dos videos con los que intentan demostrar que los 11 muertos durante la operación de Alto Remanso eran integrantes y colaboradores de los Comandos de la Frontera, organización criminal dedicada al narcotráfico.

Lea la historia completa aquí

Los videos, al parecer grabados por un soldado infiltrado, muestra a un grupo de personas (se supone integrantes de los Comandos de Frontera) dentro de una casa con techo de zinc, preparándose para salir. En uno de ellos se observa a un hombre colocándose un chaleco camuflado; en otro, a un hombre tomando un fusil. Según el Ejército, las imágenes fueron realizadas en la vereda La Concepción, a escasos kilómetros del Alto Remanso, donde se realizó el bazar.

En las imágenes no aparece ninguna de las personas que murieron en la vereda Alto Remanso. Los integrantes del grupo al margen de la ley que aparecen en el video se dirigían hacía otro lugar.

En las imágenes no aparece ninguna de las personas que murieron en la vereda Alto Remanso. Los integrantes del grupo al margen de la ley que aparecen en el video se dirigían hacía otro lugar.

Mire cómo ocurrieron los hechos, día a día

En el documento, las Fuerzas Militares muestran las fotos de cada uno de los 11 muertos durante la operación Mahlon 4. 

Los que sí eran 

Cinco de los fallecidos están identificados en el informe portando armas, y vestidos con chalecos camuflados y uniformes de los comandos de frontera.

Uno de ellos es Enuar Ojeda, uno de los objetivos de la operación, conocido con el alias de “Managua”, cuyo cadáver aparece con un chaleco camuflado. Lo describen como cabecilla de la comisión de finanzas de los Comandos, y como autor de la muerte de tres personas en el sector de Lupita, en Perú.

El hombre que apareció en el primer video filtrado por el Ejército  –detectado por el francotirador antes de iniciarse la balacera– es identificado como Jhon Jairo Mutumbajoy, conocido dentro de la organización como alias “Rogelio”, cuarto cabecilla de los Comandos, quien era el encargado de la compra de pasta de coca.

Otro de los integrantes de los Comandos de Frontera es Rubén Darío Peña,  conocido con los alias de “ Gordo”, “Anillo” o “Chiqui”, quien era el lanchero de la comisión y encargado de marcar las bolsas de coca que comercializaba alias “Bruno”.

La inteligencia militar también identificó a José Antonio Peña Otaya, alias “Avispa”, como integrante de los Comandos de la Frontera. “Avispa” hacía parte del anillo de seguridad del cabecilla de la comisión de Finanzas.

El último es Alexander Peña Muñoz, alias “Monito”, a quien le encontraron un chaleco y un arma larga. “Moñito” era, al parecer, el jefe de seguridad de alias “Rogelio”, quien también murió en el operativo.

masafre
Crédito: Jorge Restrepo

Los supuestos combatientes

Las dudas son acerca de los otros seis muertos, a quienes la comunidad identificó como civiles que nada tenían que ver con el objetivo de la operación.

A Divier Hernández, presidente de la Junta de Acción Comunal, las Fuerzas Militres lo presentan con el alias del “Gordo”. Incluyen una foto de él con un arma, sacada de su perfil de Facebook, y señalan que hacía parte de la comisión de alias “Pitufo”, del frente 48, y que era el encargado de la seguridad de la mujer de “Pitufo”.

A la esposa de Hernández, Ana María Sarrias, la identifican con el alias de “Dayana”, compañera sentimental de alias “Gordo”, y la señalan como parte de la comisión de alias “Caballo”, del frente 48, grupo que sostuvo combates con el frente Carolina Ramírez, disidencias de las Farc. 

Los oficiales vinculan a Pantalón con los Comandos de Frontera porque un miliciano del Frente 48 lo identificó durante una entrevista. Sin embargo, los propios oficiales aclaran que esa entrevista no está firmada, o sea, que carece de validez. 

Sobre el gobernador indígena Pablo Panduro Coquinche, conocido como Pantalón, el informe dice que tenía un arma larga con mira, y que disparaba contra las tropas. Los oficiales vinculan a Pantalón con los Comandos de Frontera porque un miliciano del Frente 48 lo identificó durante una entrevista. Sin embargo, los propios oficiales aclaran que esa entrevista no está firmada, o sea, que carece de validez. 

El menor asesinado

Respecto de Brayan Santiago Pama Pianda, joven de 16 años que murió en el operativo, lo muestran portando un arma larga buscando un lugar para atacar a los uniformados. No lo identifican con ningún alias ni lo vinculan con el grupo armado.

Los habitantes de Alto Remanso cuentan que Brayan Santiago corría junto a una persona que portaba un fusil, cuando esta última recibió un disparo de fusil. El joven intentó auxiliar al combatiente herido y también fue baleado. 

Varias fotografías demuestran la manipulación que sufrió el cuerpo de Brayan Santiago. En la primera, el menor aparece tirado en la lancha, encima reposa el cuerpo de otro hombre.

Varias fotografías demuestran la manipulación que sufrió el cuerpo de Brayan Santiago. En la primera, el menor aparece tirado en la lancha, encima reposa el cuerpo de otro hombre. Este tiene una prenda camuflada que parece un arnés de proveedores. Otra fotografía, desde otra perspectiva, muestra los mismos dos cuerpos, pero esta vez tienen fusiles encima. Una tercera imagen de Brayan Santiago lo muestra en tierra, con la camisa levantada, los pantalones por debajo de la cintura y varias heridas en sus brazos. 

Otro de los muertos señalados por las Fuerzas Militares como integrante de los Comandos de Frontera es Óscar Oliva Vela, a quien acusan de disparar contra la tropa. En el informe no hay prueba delictiva en su contra.

El documento identifica a Luis Alfonso Guerrero Martínez como “Alexander” o “Loco”,  quien al parecer hizo parte de la comisión de alias “cirugía”, del frente 48, pero sin ninguna prueba.

Los habitantes de Alto Remanso aseguran que los cuerpos fueron manipulados por el Ejército para que aparecieran con armas y prendas militares.