8 Noviembre 2022

A pesar de disminuir emisiones, Colombia entre los países de América Latina con más gases efecto invernadero

Según un informe publicado en la COP27, Colombia ha hecho destacables esfuerzos por reducir sus emisiones. Sin embargo, aún hace parte de la lista de los cinco países de América Latina con más gases efecto invernadero.

A propósito de la COP27, la Cepal y la Ocde, en conjunto con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y la Comisión Europea, publicaron su informe anual sobre perspectivas económicas y transición verde en América Latina.

Según la 15ª edición del informe, la desaceleración económica de este año, un contexto internacional inestable golpeado por la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania y el aumento de las presiones inflacionarias dificultan la capacidad de las economías de América Latina para retomar el camino hacia un crecimiento sostenible y la protección de los más vulnerables.

De acuerdo con las cifras, a finales de 2019, las emisiones de gases de efecto invernadero per cápita fueron de 3,7 toneladas de dióxido de carbono equivalente en Colombia, es decir, fueron inferiores a los promedios latinoamericanos y de los países miembros de la Ocde.

El informe también aplaudió la ampliación de las áreas marinas protegidas en 2021 y destacó los programas ambientales como Vida Manglar en el Caribe colombiano y la creación de la Coalición Global de Carbono Azul en 2022, una alianza para financiar la protección de ecosistemas costeros. 

Sin embargo, no todo fueron flores para Colombia. Según el documento, el país permanece en el top 5 de las naciones que más emiten gases de efecto invernadero en América Latina. Así está la lista que tiene en cuenta datos de los últimos 30 años:

  1. Brasil
  2. México
  3. Argentina
  4. Venezuela
  5. Colombia

El listado explica el constante incremento de las emisiones de Suramérica, por encima de las del Caribe y Centroamérica.

Según el informe, desde 1990 el nivel de emisiones aumentó en 1.223 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono (Mt CO2e), lo que representa un incremento del 61 por ciento para América Latina.

Algo de esperanza en el panorama

El informe también desglosa los beneficios ambientales, sociales y económicos que puede generar una transición verde.

Por ejemplo, invertir en tecnologías renovables no solo puede reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), sino que también puede proporcionar una generación de energía a menor costo y reducir la dependencia de productos de combustibles fósiles importados.

Dicen también que, a pesar del aumento de contaminación desde esta parte del mundo, la región está bien posicionada en un camino hacia la transición verde, teniendo en cuenta los esfuerzos de varios países, como Colombia, para que su matriz energética tenga un rubro amplio en las energías renovables, que en el mundo representan un 13 por ciento, y en América Latina un 33 por ciento.

Algunas recomendaciones para la región:

• Transformar aún más la matriz energética de la región alejándola de los combustibles fósiles y avanzando hacia la descarbonización y la electrificación en todos los sectores, especialmente las industrias pesadas y el transporte, mientras se toman medidas para aumentar la eficiencia energética.
• Diseñar políticas fiscales sostenibles y compatibles con la transición verde y justa, eliminando gradualmente los subsidios perjudiciales para el medioambiente.
• Fortalecer los mecanismos institucionales para fomentar el consenso sobre las opciones de política necesarias para avanzar la transición verde.
• Desarrollar y ampliar las asociaciones internacionales a favor de la diversidad y las nuevas regulaciones verdes internacionales.

Por otro lado, los organismos internacionales firmantes, además de los investigadores, entre los que se encuentra el ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, concluyen que el número de fenómenos meteorológicos extremos ha aumentado en los últimos 20 años y es debido al calentamiento global. 

Por lo mismo se prevé un aumento en frecuencia e intensidad de inundaciones, sequías, acidificación de lagos y océanos, entre otras secuelas que estaremos viendo los próximos años.


"La solución es un mundo sin petróleo y sin carbón"

En un discurso en consonancia, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, lanzó un vehemente alegato para el fin de la industria de hidrocarburos en el mundo: "La solución es un mundo sin petróleo y sin carbón".

Mediante un decálogo de propuestas, Petro planteó el desmantelamiento del sistema de instituciones internacionales, el fin de los combustibles fósiles y la planificación económica para, según dijo, salvar de la humanidad de estos "tiempos de extinción".