12 Julio 2022

Científicos chinos desarrollan un pez robot que puede "comer" microplásticos

Según los investigadores, el pequeño y ligero robot podría ayudar a limpiar los océanos contaminados con microplásticos. Si bien está pensado para "nadar" en el agua, podría servir para también ayudar a los humanos.

Por: Deutsche Welle

Un equipo de científicos chinos de la Universidad de Sichuan, en el suroeste de China, afirma que los peces robot que han desarrollado tienen la capacidad de "comer" microplásticos, por lo que podrían ayudar algún día a limpiar la contaminación en los océanos.

El equipo pretende que puedan recoger microplásticos en aguas más profundas y proporcionar información para analizar la contaminación marina en tiempo real, explicó Wang Yuyan, uno de los investigadores que ha desarrollado el robot.

Suaves al tacto y con un tamaño de apenas 1,3 centímetros, estos robots ya succionan microplásticos en aguas poco profundas, según se detalla en un estudio publicado recientemente por la American Chemical Society.

Podría servir para ayudar a los humanos


El equipo pretende que puedan recoger microplásticos en aguas más profundas y proporcionar información para analizar la contaminación marina en tiempo real, explicó Wang Yuyan, uno de los investigadores que ha desarrollado el robot.

"Hemos desarrollado un robot miniaturizado muy ligero. Se puede usar de muchas maneras, por ejemplo, en operaciones biomédicas o de alto riesgo. Un robot tan pequeño puede situarse en una parte de tu cuerpo para ayudar a eliminar alguna enfermedad", señaló el experto.

No genera un problema para otras especies de peces


El pez robot negro es irradiado por una luz, lo que le ayuda a agitar sus aletas y mover su cuerpo. Los científicos pueden controlar el pez mediante la luz para evitar que choque con otros peces o barcos.

El pez es capaz de absorber los contaminantes y recuperarse incluso cuando está dañado.

Si otros peces se lo comen accidentalmente, este robot pequeño puede ser digerido sin generar daño alguno, ya que está hecho de poliuretano, que es biocompatible, añadió Wang.

El pez es capaz de absorber los contaminantes y recuperarse incluso cuando está dañado. Puede nadar hasta 2,76 metros por segundo, más rápido que la mayoría de los robots artificiales blandos.

"Estamos trabajando sobre todo en la recolección (de microplásticos). Es como un robot de muestra y puede utilizarse repetidamente", concluyó el especialista.