El planeta en llamas

Crédito: Freepik

7 Marzo 2024 01:03 pm

El planeta en llamas

El meteorólogo Max Henriquez, en artículo exclusivo para CAMBIO sostiene que los humanos no somos los únicos responsables del cambio climático. La Tierra, dice, está en un período de calentamiento natural llamado el Interglacial (entre dos períodos glaciales, fríos) que dura en promedio 30.000 mil años y solo llevamos 12.500. O sea, nos faltan aún 17.500 años de aumentos de las temperaturas.

Por: Max Henriquez Daza

Entre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsAppEntre aquí para recibir nuestras últimas noticias en su WhatsApp

Todo el mundo está convulsionado por lo que está pasando con el clima. La Organización Meteorológica Mundial (OMM) dijo recientemente que: “No se vislumbra un cambio de tendencia en lo que respecta al cambio climático, al contrario, los expertos informan de niveles récord preocupantes en varias zonas”. El año 2023 que hace unos meses terminó, ha sido uno de los más calientes de la historia. Y es que año tras año se van rompiendo récords. Febrero de este año fue el de más altas temperaturas en Europa, a pesar de estar en invierno. Hubo registros de hasta 26ºC en el sur de Francia y otras partes del mediterráneo español. La ola de calor de febrero batió todos los récords anteriores en el norte y centro de Estados Unidos, con 27ºC en Springfield (Illinois); 24ºC in Cedar Rapids (Iowa); 23ºC in Flint (Michigan) y en Milwaukee (Wisconsin). Estas temperaturas estuvieron 20ºC por encima de lo que deberían haber estado. El sur de Vietnam, en la región del delta del Mekong, sufrió unos calores extremos durante varias semanas y ha atravesado una sequía que destruyó cultivos de arroz.

En Colombia, los incendios forestales por todos lados obligaron al Gobierno a declarar situación de desastre y se treparon las temperaturas hasta 40.4ºC en Jerusalén (Cundinamarca); 40ºC en Valledupar y Puerto Carreño, mientras que en Bogotá los 25.8ºC se constituyeron también en un nuevo récord. Entre agosto y octubre el río Amazonas alcanzó su nivel más bajo en 120 años y los incendios arrasaron miles de hectáreas de selva. Unos 150 delfines de río murieron asfixiados y miles de miembros de comunidades indígenas quedaron aislados al secarse sus vías de comunicación que son el Amazonas y sus afluentes.

¿Qué está pasando con el clima mundial? Se juntan tres factores diferentes. Por un lado, el fenómeno de El Niño que comenzó a crecer desde julio de 2023 y que ya establecido causa calores, sequías e incendios forestales. Según científicos brasileños “el calentamiento global hizo 30 veces más probable la deshidratación del suelo y las plantas, así como la reducción del caudal de los ríos”. No hay duda, El Niño causa una alteración del clima mundial. Para Colombia El Niño y La Niña son los fenómenos que mejor explican la variabilidad de nuestro clima. Cuando hay evento de La Niña, llueve más de lo normal en las costas Caribe y Pacífica, y la Región Andina. Por causa de ello se multiplican los desastres de origen hidrometeorológico. Cuando es el calentamiento de las aguas del Pacífico, con el fenómeno de El Niño se produce lo contrario: déficits de lluvias, altas temperaturas y sequías. Estos impactos son temporales, es decir, al terminar el evento, terminan sus efectos. Generalmente un Niño puede durar un año, lo mismo que los eventos de Las Niñas, aunque hay casos extremos en que se extienden hasta 3 años, como acabó de suceder entre 2020 y comienzos de 2023, y que se repiten cada 20 años aproximadamente, asociados con dos ciclos solares.

Otro aspecto de esta ecuación del clima es el que expresan los modelos climáticos: “En las próximas décadas, con el aumento de las temperaturas causado por el cambio climático, los eventos extremos se volverán más frecuentes”,  afirmó Gilvan Sampaio, científico del Inpe de Brasil. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) en sus reportes ha confirmado que el calentamiento debido a las emisiones antropogénicas de GEI desde el período preindustrial hasta el presente, persistirá durante siglos o milenios y seguirá provocando nuevos cambios a largo plazo en el sistema climático, como el aumento del nivel del mar, con los impactos asociados.

Sí, el efecto humano es tangible en el aceleramiento del calentamiento, pero nosotros no somos los únicos responsables del cambio climático. La Tierra está en un período de calentamiento natural llamado el Interglacial (entre dos períodos glaciales, fríos) que dura en promedio 30.000 años y solo llevamos 12.500. O sea, nos faltan aún 17.500 años de aumentos de las temperaturas. Ya a principios del siglo pasado lo había formulado Milutin Milankovic, científico serbio, para explicar que estos cambios están asociados a los cambios de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Según Milankovic la “excentricidad” de la órbita alrededor del Sol influye en el cambio del clima. La Tierra da una vuelta al Sol durante un año en una órbita elíptica (unos meses está cerca y en otros se encuentra distante). Esa órbita cambia cada 100.000 años en promedio y se vuelve más circular, recibiendo más energía solar nuestro planeta, calentándose. Por otra parte, Milankovic dedujo que el eje de la Tierra se inclina más sobre el plano de la órbita cada 41.000 años, lo que quiere decir que los dos polos reciben más energía solar, derritiéndose. Esos dos factores se están conjugando ahora y ellos deben ser tenidos en cuenta indefectiblemente. No nos salvamos del cambio climático por más que queramos, así dejemos los combustibles fósiles.

Y el último factor, también temporal como El Niño, es el causado por la erupción violenta en enero de 2022 del volcán submarino Hunga Tonga, que envió cerca de 150.000  millones de litros de agua a la atmósfera de la Tierra en forma de vapor, hidratándola. El vapor de agua es el principal gas de efecto invernadero en la atmósfera y esa hidratación por la erupción submarina está afectando la atmósfera con más calentamiento, más rápido, con valores más altos, a la vez que exacerbando los eventos extremos. Fue una de las más colosales erupciones volcánicas de la era moderna y tendrá consecuencias en el clima mundial otros tres o cuatro años más, según el estudio publicado en la revista especializada Geophysical Research Letters, con el título “The Hunga Tonga-Hunga Hydration of the Stratosphere”.

Evidentemente el planeta arde por todos lados a causa de un clima alterado y se hace imperativo frenar el comportamiento insostenible que como sociedades humanas llevamos adelante, en aras de lograr un desarrollo que no tiene fin. Y adaptarnos a ese nuevo clima que nos ofrece la naturaleza, buscando las mejores condiciones de vida para todos.

Conozca más de Cambio aquíConozca más de Cambio aquí