15 Febrero 2023

Oso polar mató a una mujer y a su hijo de un año en un ataque "extremadamente raro"

Según expertos, la pérdida de hielo marino está provocando que los osos polares tengan menos acceso a sus presas primarias.

Crédito: Foto cortesía Deutsche Welle

El mes pasado, un oso polar mató a una mujer y a su hijo de un año en Alaska. Fue el primer ataque mortal de un oso polar registrado en Estados Unidos en más de 30 años.

Por: Deutsche Welle

El oso polar que mató a una joven madre y a su bebé el mes pasado en el oeste de Alaska era probablemente un animal de edad avanzada en mal estado físico, pero las pruebas dieron negativo para los patógenos que afectan al cerebro y causan un comportamiento agresivo, dijeron las autoridades. 

La doctora Kimberlee Beckmen, veterinaria estatal especializada en fauna salvaje, recogió y examinó muestras de la cabeza de la osa al día siguiente del ataque, cuando las condiciones meteorológicas le permitieron a ella y a un policía del Estado de Alaska volar hasta el pueblo. 

Los resultados de sus análisis, publicados la semana pasada, pero fechados inicialmente el 3 de febrero, indican que el oso era un macho adulto, probablemente mayor y con mala salud física. Los funcionarios enviaron un diente a un laboratorio para determinar la edad del oso, pero esos resultados no se conocerán hasta dentro de unos meses. 

"No existe una explicación definitiva"

Las pruebas estándar realizadas en los tejidos disponibles en busca de patógenos dieron negativo para rabia, toxoplasmosis, moquillo e influenza aviar. 

En el momento del ataque, los medios de comunicación especularon con la posibilidad de que el oso tuviera una enfermedad que alterara el cerebro, como rabia, toxoplasmosis, moquillo o gripe aviar. 

El Departamento de Caza y Pesca de Alaska y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, declararon en un comunicado conjunto que "no existe una explicación definitiva de por qué el oso se encontraba en mal estado". Pero es posible que el cambio climático provocado por el hombre haya influido. 

El incidente de enero fue el primer ataque mortal de un oso polar desde 1990.

Osos en tierra durante periodos más largos

"La pérdida de hielo marino está provocando que los osos polares tengan menos acceso a sus presas principales", como las focas, explicó a Live Science Lindsey Mangipane, bióloga del Programa del Oso Polar del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos  en Alaska. 

"Esto significa que los osos polares pueden estar cada vez más en malas condiciones corporales, especialmente cuando se encuentran en tierra".

"Históricamente, los osos polares pasaban la mayor parte del tiempo en el hielo marino, lo que provocaba un solapamiento espacial mínimo con las personas", explicó Mangipane. "A medida que se alarga la temporada de aguas abiertas debido al aumento del deshielo, en algunas zonas hay más osos en tierra durante periodos más largos, lo que aumenta la probabilidad de interacciones entre humanos y osos", agregó.

Los hechos

Summer Myomick y su hijo de un año, Clyde Ongtowasruk, murieron atacados por el oso el 17 de enero cuando salían de la escuela de Wales (Alaska) para dar un corto paseo de unos 137 metros hasta el dispensario médico del pueblo. 

Los empleados de la escuela intentaron detener el ataque golpeando al oso con palas, pero este se volvió contra ellos y les persiguió cuando volvieron a entrar para ponerse a salvo. El director cerró la puerta para impedir que el oso entrara en la escuela, que estaba en clase. 

Un vecino del pueblo llegó más tarde con una pistola y mató al animal. Fue el primer ataque mortal de un oso polar en Alaska en tres décadas. 

"Los ataques de osos polares a personas son extremadamente raros", aseguró Mangipane.

Oso polar, una especie amenazada

Los osos polares son la especie de oso más grande, según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Los machos suelen pesar entre 270 y 540 kilogramos, pero pueden superar los 770 kilogramos y alcanzar los tres metros de longitud. Las hembras pesan entre 180 y 320 kilogramos. Los osos polares suelen alimentarse de focas, pero también de morsas y belugas. 

En 2008 se incluyeron en la lista de especies amenazadas de la Ley de Especies en Peligro y también están protegidos por la Ley de Protección de Mamíferos Marinos. Ambas leyes prohíben dañar a los osos sin autorización a menos que sea necesario para la seguridad humana. 

Gales, un pueblo ballenero de unas 160 personas, está situado a unas 640 millas (1.300 kilómetros) al noroeste de Anchorage y es accesible por avión o barco.