24 Mayo 2022

¿De dónde salió "¡Ajúa!", la palabra de Zapateiro y Duque?

Crédito: Yamith Mariño Díaz

El grito de guerra que hizo famoso el general Eduardo Zapateiro, comandante del Ejército, en realidad es el giro colombiano de una locución del Ejército estadounidense. ¿Cómo nació y qué significa?

Por: Redacción Cambio

Hace dos semanas, cuando instalaba el Bloque de Búsqueda contra los cabecillas del Clan del Golfo, el presidente Iván Duque finalizó la ceremonia con el acostumbrado grito de batalla que había impuesto el general Eduardo Zapateiro recién posesionado como comandante del Ejército: “¡Ajúa!”

La interjección, que Zapateiro sacó a relucir en la primera entrevista televisiva que ofreció con motivo de su ascenso, en diciembre de 2019, no es original. Zapateiro se la debe a su mentor, el general en retiro Alejandro Navas. Este exmilitar, que ocupó la comandancia de las Fuerzas Militares entre 2011 y 2013, permaneció varios años en Estados Unidos, capacitándose en cursos de fuerzas especiales, paracaidista, buzo y comando terrestre, donde se destacó como uno de los mejores alumnos. Las ceremonias militares estadounidenses siempre terminaban con un ruidoso y unánime “¡Hooah!”, gritado al unísono por la tropa.

Al regresar a Colombia, Navas decidió incorporarlo, con una ligera variante, a la fuerza de tarea Omega, en la Macarena, de la cual era comandante. Pronto, “ajúa” se convirtió en la expresión motivacional más usada por la tropa en la lucha contra el Bloque Oriental de las Farc. El sucesor de Navas en Omega, general Javier Flórez, le agregó significado: A de Abnegación, J de justicia, U de unión y A de Arrojo.

militares
Colprensa

¿De dónde salió?

El analista militar Álvaro Montes señala tres hipótesis sobre el origen de la interjección. La primera habla de que podría haber ocurrido luego de que el Ejército norteamericano, en la mitad del siglo XIX, hiciera un pacto de paz con los indígenas seminoles, a quienes enfrentaban. “Para formalizar acuerdo para terminar la guerra, los militares, que hacían parte de los Segundos Dragones de la Florida, organizaron una reunión con el jefe de la tribu. Tras el brindis que selló la paz, se escuchó el grito del indígena, que exclamó algo así como ¡HOUGH!, una forma de decir buena suerte”.

La segunda hipótesis apunta hacia 1944, durante el desembarco en Normandía de las tropas estadounidenses, en la playa de Omaha, Francia. El general Norman 'Dutsch' Cota, segundo al mando de la 29º división de Infantería, corrió por la playa hacia un grupo del segundo Batallón de Rangers: “¡Guíen el camino, Rangers!”, gritó el general, a lo que los soldados respondieron: “¿Who? ¿Usa?”. El oficial, según la leyenda, solo alcanzó a entender ¡Hooah!. Al ver que motivaba a la tropa, la convirtió en grito de batalla.

La tercera se refiere a la Guerra de Vietnam, cuando los militares estadounidenses mezclaron expresiones vietnamitas con el inglés. “Una palabra que se utilizaba en las operaciones, frecuentemente, era “sí”, que en vietnamita se pronuncia “u-ah”. “U-ah” era, entonces, la respuesta que utilizaban los soldados para aceptar una tarea en el campo de operaciones. 

¡Hooah! es la muletilla más usada por el coronel Slade, interpretado por Al Pacino, en la cinta Perfume de mujer, de 1992, con la que Pacino recibió el Óscar a mejor actor.