26 Mayo 2022

Crecen los créditos hipotecarios, pero también los morosos

Según el Dane, si bien en el primer trimestre de 2022 siguió creciendo el crédito hipotecario en el país; una buena noticia para los constructores y los bancos, también aumentó el número de deudores atrasados.

El sector de la vivienda fue uno de los primeros llamados a reiniciar actividades tras meses de confinamiento por la pandemia del coronavirus. Con una política de subsidios a la tasa de interés y el efecto de las caídas en tasas por cuenta de la política monetaria del momento en Colombia, muchas familias acudieron al banco para endeudarse y cumplir el sueño de la casa propia. 

La tendencia no se detiene. Según el más reciente reporte del Departamento Nacional de Estadística (Dane), en el primer trimestre del año, la cartera hipotecaria llegó a los $80,8 billones, lo que equivale a un crecimiento de 2,9 por ciento, si se compara con el último trimestre de 2021, y de 12,2 por ciento, si se compara con el mismo periodo del año anterior. 
 

Cartera hipotecaria 2022-I

Y aunque se venden más viviendas de interés social (VIS) que las No VIS, dado que aquellas tienen un valor menor, la mayoría de la cartera hipotecaria –que suma $52 billones– está concentrada en la compra de viviendas que no son de interés social. 

Pero las tasas de interés del Banco de la República están subiendo para contener a la inflación. Eso significa que los créditos serán más costosos. Guillermo Alarcón, director de Vivienda y Leasing de Asobancaria, señaló al respecto: “Desde agosto de 2021 hemos tenido un incremento de 425 puntos básicos (pbs) en la tasa del banco central, mientras que en vivienda el incremento ha sido cercano a 130 pbs en No VIS y de tan solo 0.75 pbs en VIS, lo que refleja que la política monetaria se transmite con rezago”.

Pese al retraso entre las tasas del Emisor y las de los bancos, sí se espera que el crédito hipotecario se desacelere en los próximos meses, aunque no lo suficiente para impedirle crecer más que en 2021.

Suben los morosos

El saldo de la cartera hipotecaria no es lo único que sube. En el último trimestre también se incrementaron los morosos, es decir, quienes deben al menos una cuota del crédito. 

En el último trimestre, las cuotas no pagadas llegaron a $1,38 billones, es decir que crecieron uno por ciento en tres meses. 

De este monto, $801.000 millones corresponden a las viviendas que no están clasificadas como de interés social. Esto equivale a un crecimiento de 2,7 por ciento respecto del trimestre anterior. Su comportamiento fue compensado por la caída de 0,6 por ciento en el capital morosos de las viviendas de interés prioritario (VIP) y el menor crecimiento en la cartera en deuda de VIS.

Según el Dane, al dividir estas deudas por categorías según el número de cuotas que se deben, el mayor crecimiento lo tuvo el segmento de entre una y dos cuotas vencidas, con 6,9  por ciento trimestral, mientras que el segmento de más de 12 cuotas vencidas, que es donde más está concentrada la deuda ($1,18 billones en mora) creció apenas 1,9  por ciento. 

Por el contrario, el grupo de entre 5 y 6 cuotas pendientes se redujo 7,9  por ciento y llegó a los $12.139 millones.

Sin embargo, Alarcón aclara que el “indicador tradicional de calidad señala que la cartera vencida en vivienda representa sólo 2.9  por ciento del total a este segmento. Dicha cifra ha experimentado una caída constante desde el 3,6  por ciento que tenía en enero del año pasado y también es un dato inferior a lo que había antes de la pandemia”.

A quienes se están viendo en dificultades con sus deudas hipotecarias, Asobancaria les sugirió acercarse a su banco, al Fondo Nacional del Ahorro o a la cooperativa o fondo de empleados que les hizo el préstamo para que lleguen a nuevos acuerdos de pago y no entrar en esta categoría de los morosos.