2 Junio 2022

Una nueva droga circula en Colombia

Crédito: Yamith Mariño Diaz

El proyecto Échele Cabeza y el Observatorio de drogas han encontrado una nueva sustancia psicoactiva que tiene muy preocupados a los expertos, una adulteración del "éxtasis" que combina componentes químicos que pueden llegar a ser muy agresivos para el cuerpo humano.

Por: Maria F. Fitzgerald

El Sistema de Alertas Tempranas (SAT) del Observatorio de drogas de Colombia, junto con el proyecto Échele Cabeza de la Corporación Acción Técnica Social, han detectado que una nueva droga psicoactiva circula en Colombia: la n-n-dimetilpentilona. 

La sustancia está siendo utilizada para adulterar el MDMA, o éxtasis, una droga muy consumida por personas jóvenes en escenarios de fiestas y conciertos. El éxtasis suele causar un efecto estimulante, una especie de euforia. Dependiendo de la dosificación, puede provocar leves alucinaciones. Su efecto puede durar hasta seis horas. En 2019 detectaron las primeras muestras de estas adulteraciones. Sin embargo, cada vez se hace más común en todo el país. 

Échele Cabeza y el Observatorio analizaron la nueva sustancia y encontraron que está compuesta por, al menos, siete componentes químicos que causan efectos muy diversos en el cuerpo humano.

Entre esos siete componentes químicos, sobresale la presencia de:

Metanfetaminas: su efecto inmediato es similar al de cualquier estimulante: aumento en la presión arterial y el ritmo cardiaco, y vigilia. No obstante, su consumo al largo plazo puede derivar en fallas cardiacas, cambios en la estructura del cerebro y niveles de adicción muy elevados. 

Catinona sintética: en una de sus derivaciones más comunes, es conocida como sal de baño. Las sales de baño suelen causar episodios de paranoia extrema, alucinaciones fuertes, ataques de pánico, agitación extrema y comportamiento violento. 

Ketamina: es utilizada usualmente por los veterinarios como analgésico para animales. Parte de lo que la ha hecho tan popular es que es una sustancia legal en Colombia. Sin embargo, su uso en humanos puede causar alucinaciones, sedación y respiración peligrosamente leve en el corto plazo. A largo plazo, puede derivar en problemas de riñón, infecciones en la vejiga, depresión y alteraciones de la memoria. 

Además de estos componentes, han encontrado cafeína y acetaminofén. Los dos elementos son legales en el país, pero no se sabe qué efectos puedan tener mezclados con las otras sustancias. 

“Lo que nos preocupa principalmente es que no conocemos cómo están preparando estas sustancias, mucho menos los porcentajes que tienen, y eso deriva en que no sabemos qué efectos puede llegar a causar, ni tampoco si sus consecuencias puedan llegar a ser letales”, aseguró Mauricio Díaz, químico analista del proyecto Échele Cabeza. Por eso, lo que ellos mismos recomiendan es tener cuidado. 

Así mismo, consideran necesario poder crear más lugares de análisis de drogas dentro de los espacios de consumo, para así lograr mitigar los posibles riesgos. Aunque ellos han encontrado la adulteración mayoritariamente en muestras de MDMA, o éxtasis, es posible que también se encuentre en otras sustancias que aún no hayan sido llevadas a los sistemas de monitoreo.