22 Noviembre 2022

Uniformados y civiles siguen a la espera de condecoración del Ejército

Crédito: Colprensa

Hace un mes el general Luis Mauricio Ospina, comandante del Ejército, se había comprometido a realizar una ceremonia especial para entregar las medallas a más de 100 personas a quienes les habrían cobrado para obtenerlas

El comandante del Ejército, general Luis Mauricio Ospina, a través de un comunicado de prensa el pasado 5 de octubre, informó que había dado la orden para la entrega de la medalla militar Torre de Castilla sin ningún costo a un grupo de oficiales, suboficiales, soldados y civiles por el día del ingeniero militar.

A la ceremonia, en el campo de paradas en el cantón militar en Puente Aranda, al occidente de Bogotá, el 4 de octubre llegaron más de 100 personas con la sorpresa de que solo tenían la condecoración para 50 de ellas, el resto tenían que llevarlas.

Ya han pasado más de cuatro semanas y los condecorados siguen a la espera de ser citados a la ceremonia especial para la entrega de la medalla, que tiene un gran valor por su desempeño en la institución.

Dos fuentes le comentaron a CAMBIO que se ilusionaron con la comunicación del comandante del Ejército de que iban a recibir la medalla, pero todo les indica que les pintaron 'pajaritos en el aire'.

Para los uniformados, desde el mismo momento en que realizaron el ensayo de la ceremonia donde les exigieron comprar la condecoración que tiene un costo de 200.000 pesos, el tema dejó una mala sensación y falta de compromiso de la institución.

Se espera una respuesta por parte del Comando del Ejército para conocer si no se están cumpliendo las órdenes o si definitivamente los uniformados no podrán portar la medalla en sus solapas.