8 Marzo 2022

Señor Zuckerberg, salve usted la familia colombiana

Con más de dos mil millones de usuarios, WhatsApp es una de las principales redes sociales a nivel mundial.

Crédito: Reuters

Señor Mark Zuckerberg, propietario de WhatsApp. Necesitamos de su ayuda en este país en el que no soportamos el pensamiento ajeno, las diferencias políticas, ni las distintas miradas hacia la vida.

Por: Alejandro Mora Salive.

 

Necesitamos, de forma encarecida, que genere unos “términos y condiciones” a los grupos familiares, algo así como unas “reglas de la casa”. Le pedimos que cuando uno abra un nuevo grupo en WhatsApp y le ponga el nombre “familia” seguido por unos cuantos emojis de corazones, usted cree una solución tecnológica que bloquee cualquier mensaje que contenga las siguientes palabras: Uribe, Petro, Aborto, Política, Derecha, Castro-Chavista, Pro-Vida, mamerto, entre otros.

Para usar un lenguaje más técnico, necesitamos que estas key words, imposibles de discutir por estos días, sean expulsadas de estos grupos creados para conectarse con las personas que uno más quiere porque los grupos familiares lo que están produciendo es una terrible tristeza al verse cada vez más distante y diferente de las personas que comparten la misma sangre, las mismas raíces y hasta el mismo aspecto.

Le pedimos que en el momento en el que un usuario intente enviar un mensaje en el que esté escrito algunos de estos términos, automáticamente la plataforma le muestre un mensaje que diga: “usted está violando las reglas de la casa. Acá solamente se puede hablar de cumpleaños, fiestas, recetas y planes de paseo. Recuerde que su mensaje no va a cambiar la forma de pensar de nadie. Gracias.”

Evidentemente es una solución radical, pero justo en épocas de elecciones, de escándalos, de candidatos llenando internet de cadenas mentirosas y de tías, primos e hijos que por alguna razón resultan expertos en política, relaciones internacionales y estudios bíblicos, se hace fundamental que ayude a preservar familias que se han mantenido unidas por años gracias al amor común y no a las diferencias de pensamiento.

Le recordamos también que vivimos en el país de la malicia indígena y escondemos los argumentos en memes desprevenidos. En esa medida, por favor agregue un filtro que bloquee imágenes que por ejemplo digan: “No pidas aborto, pide que te quiten la matriz. Eso sí es decidir sobre tu cuerpo” porque de pronto en ese grupo puede haber un “alguien que conoce a alguien” que lucha todos los días para que mujeres en regiones vulnerables sepan, por lo menos, qué es la matriz.

Si este pedido le resulta imposible de cumplir, parece que nos condena a las sonrisas fingidas en navidad y no al abrazo fraternal entre familias, porque al parecer no hemos sido capaces de entender que el pensamiento del otro es igual de respetable que el propio y que no hay frase atribuida erróneamente a Albert Einstein o Nelson Mandela que haga cambiar pensamientos tan estructurales como la religión o la política.

 

Pd: Si de paso se le ocurre alguna forma para que en los grupos familiares los integrantes entiendan que la familia es lo único que se tiene y que ensuciar esa relación por el apoyo a un candidato político no vale la pena, se lo agradeceríamos mucho.

 

Att: Un miembro de familia preocupado.