21 Junio 2022

¿Puede Gustavo Petro hacer efectiva la liberación de los jóvenes de la Primera Línea?

Gustavo Petro

Crédito: Colprensa

Ya posesionado, el presidente electo Gustavo Petro podría tramitar una ley en la que se plantee la libertad de los jóvenes capturados. Antes, ni hablar.

En su primer discurso como presidente de la república, Gustavo Petro, le pidió al fiscal general, Francisco Barbosa, que liberara a la juventud, haciendo referencia a los jóvenes que han sido capturados por las manifestaciones sociales de los últimos dos años. ¿Puede el presidente electo interceder por ellos?


Expertos en derecho penal coinciden en que el presidente de la república no tiene una facultad para pedirle al fiscal general que excarcele a los jóvenes capturados en las protestas. Las libertades de los procesados solo están en manos de los jueces de la república. Incluso, el fiscal general tampoco podría intervenir en esas medidas de aseguramiento ya decretadas. Sin embargo, el jefe de Estado sí tiene algunos mecanismos con los que podría buscar la liberación de los jóvenes que, para la justicia, cometieron diversos delitos en medio de las manifestaciones.


En diálogo con Cambio, el exvicefiscal Jorge Perdomo explicó que el nuevo gobierno puede trabajar en la construcción de una política criminal acorde con lo expuesto por el presidente electo en su campaña respecto de los derechos y libertades de ciudadanos, en la que se regulen las protestas sociales y se propongan leyes de excarcelación, o de perdón, para los jóvenes procesados por, supuestamente, cometer delitos en medio de las protestas sociales.


La otra opción, en palabras del exfiscal Eduardo Montealegre, es que el presidente, a través de su bancada en el Congreso, presente un proyecto de ley en el que plantee una reforma al código de procedimiento penal para darles libertad provisional a los jóvenes que están en la cárcel en ese contexto.


Hay una tercera opción que tiene el presidente de la república para buscar la libertad de los jóvenes. Según el abogado Francisco Bernate, también podría tramitar en el Congreso de la República una ley de amnistía o indulto, que son formas de perdón penal a personas que han cometido delitos políticos. Es decir, aunque la mayoría de los jóvenes han sido procesados por delitos no políticos como terrorismo, concierto para delinquir, daño en bien ajeno y violencia contra servidor público, en la ley se podría argumentar que esas conductas las han cometido en medio de protestas contra el Gobierno nacional y que, por eso, fueron políticos.


Aunque el presidente de la república tiene esas facultades, aún no se sabe si Gustavo Petro, ya posesionado en el cargo, las quiera hacer valer. Su petición al fiscal Barbosa podría quedarse en el tintero.