14 Mayo 2022

Universidad Sergio Arboleda: la danza de los millones

La Universidad Sergio Arboleda no solamente ha ubicado a varios egresados en los puestos más importantes del país, sino que ha recibido una avalancha de contratos públicos que superan los 90.000 millones de pesos. La buena racha de la institución no se ha afectado con los escándalos que involucran a su rector Rodrigo Noguera.

Por: Alianza Noticias UNO - Cambio

Egresados de la Universidad Sergio Arboleda son el presidente Iván Duque; el fiscal general de la nación, Francisco Barbosa; el defensor del Pueblo, Carlos Camargo; la directora de la Agencia Nacional de Tierras, Myriam Martínez; el excomisionado de paz y autocandidato presidencial, Miguel Ceballos, entre muchos otros exalumnos con cargos de manejo y control del Estado. El presidente Duque no solo tiene en su primer anillo a varios sergistas sino que ha plantado a algunos de ellos para manejar los organismos encargados de controlar su gestión.

Pero eso no es todo. Una investigación de Noticias Uno y Cambio encontró que la Universidad Sergio Arboleda ha suscrito contratos por más de 90.000 millones de pesos, de los cuales más de 40.000 son de entidades del orden nacional, en las que tiene influencia el gobierno Duque, o las entidades de control que durante esta administración han actuado como satélites del Ejecutivo.

Este doble récord de por sí sería impresionante teniendo en cuenta que la Sergio tiene apenas 36 años de vida y, la verdad sea dicha, nunca ha estado en la lista corta de las mejores universidades del país (ranking QS). 

El rector Rodrigo Noguera Calderón, que se comporta como si la Universidad fuera otra empresa suya y no una fundación sin ánimo de lucro, ha estado recientemente involucrado en varios escándalos. Por un lado, el exdecano de Derecho y exfiscal ad hoc para el caso Odebrecht, Leonardo Espinosa, denunció ante el Ministerio de Educación manejos irregulares que incluyen la mezcla de millonarios negocios personales del rector con fondos de la Universidad y, la existencia de nóminas paralelas para profesores que en realidad no daban clases, entre ellos el fiscal Francisco Barbosa. Por el otro, la dirección de Parques Nacionales denunció ante la Fiscalía las construcciones ilegales de la familia Noguera y de la Universidad, que invaden el Parque Tayrona.

Para completar, la fiscal delegada ante los jueces del Circuito de Bogotá, Angélica Monsalve, reveló una grabación en la que el rector Noguera la presiona para cambiar su decisión de llamar a imputación a tres miembros de la poderosa familia Ríos Velilla, por la presunta violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades. La conversación muestra un posible tráfico de influencias y retrata hasta qué punto la Universidad Sergio Arboleda se convirtió en un centro de lobby, no siempre legal, a favor de los amigos y allegados del rector.

En algún momento de la conversación, Noguera le dice a Monsalve: “Tú no conoces la sociedad y el mundo”. Cuando la fiscal explicó que las inquietudes de los Ríos debían tramitarse por las vías procesales, Noguera replicó: “No seas ri-dí-cu-la”. En todos los tonos, afirmó que el cabildeo extraprocesal era normal. El rector cerró la conversación reiterando: “Esa es la vida”, ante lo cual la fiscal Monsalve respondió: “¡Qué asco!”.

Días antes de su extradición, Cambio reveló que el jefe del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, había entregado a la JEP una lista con los nombres de 63 personas y entidades que, según él, habían tenido relación con los grupos criminales de los que fue miembro. En ese listado aparece la Universidad Sergio Arboleda, sobre la que Otoniel dice que mediaba en contratos para favorecer a paramilitares: “Tuvo unos contratos muy grandes la Universidad de Cartagena y la Universidad Sergio Arboleda también, con el conocimiento de la organización total”. 

Para profundizar

Paradójicamente la Fiscalía, que sería la entidad encargada de investigar el presunto tráfico de influencias del rector, las señaladas relaciones con el paramilitarismo, así como los delitos ambientales denunciados por Parques Nacionales, es una de las entidades que más contrata con la Sergio Arboleda. La administración del fiscal sergista, Francisco Barbosa, le entregó esta semana un contrato por 2.850 millones a su alma máter para capacitar a los funcionarios de la Fiscalía. 

El trámite del contrato también resultó accidentado. La Sergio tenía como competidor a la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, Unad. Esta última resultó rechazada por la oferta económica. Por su parte, la Sergio no cumplía los requisitos técnicos, financieros y jurídicos. Sin embargo, subsanó sus carencias a tiempo gracias a una modificación del cronograma, lo que permitió que recibiera la millonaria adjudicación un día después. A la audiencia, que legalmente debe ser pública, no se le permitió ingresar a la periodista Juliana Ramírez, de Noticias Uno, una de las autoras de este artículo.

Las denuncias contra la Universidad Sergio Arboleda, iniciadas por el exdecano, también deben ser evaluadas por el Ministerio de Educación. Sin embargo, nada se ha sabido de ese trámite. Lo que sí se conoce es que esa cartera es otro de los millonarios contratantes de la Sergio Arboleda. En el año 2019 el Ministerio de Educación le entregó 2.293 millones de pesos para “aunar esfuerzos para identificar oportunidades que permitan la renovación, automatización e innovación de la Plataforma TIC a los movimientos de la calidad de la educación superior”.  

También la cuestionada ministra de las TIC, Karen Abudinen, le otorgó un contrato a la Universidad Sergio Arboleda pagado por el mismo Fondo Único de Tecnologías de Comunicación que otorgó los dineros perdidos del caso Centros Poblados. Ese contrato costó 7.211 millones de pesos, un poco más del 10 por ciento de la plata refundida en Centros Poblados. Fue otorgado durante la administración de la ministra Abudinen en marzo 23 de 2021. Este año, su sucesora, Carmen Ligia Valderrama, le dio otros 7.600 millones de pesos a la Sergio Arboleda para “aunar esfuerzos técnicos, administrativos y financieros para llevar a cabo procesos de formación académicos en programación mediante el desarrollo de la Ruta de Aprendizaje II definidas por el MinTIC”.

Para profundizar

La Sergio Arboleda se ha convertido en una entidad especialista en todas las disciplinas. La Agencia Nacional de Hidrocarburos la contrató para “gestión ambiental” por 5.715 millones de pesos. Las credenciales de la Sergio Arboleda no son los mejores en materia ambiental, a juzgar por las denuncias de Parques Naturales. La Comisión Nacional del Servicio Civil le dio un contrato de 4.412 millones para “desarrollar procesos de selección para la provisión de vacantes”. La Dian le dio otro por 3.395 millones de pesos, para “diseñar cursos virtuales para sus funcionarios”; y la Policía Nacional, otro por 1.282 millones, para “capacitación para el desarrollo del programa Policía de Vecindario”.

También ha recibido contratos de Migración Colombia, el Instituto Colombiano Agropecuario, la Contraloría General de la República, la Registraduría Nacional del Estado Civil, el Invima, el Ministerio de Defensa, la Agencia Nacional de Defensa Jurídica, el Instituto de Medicina Legal, el Instituto de Bienestar Familiar, el Ideam, el Ejército Nacional, la Comisión de Regulación de Energía y Gas, el Icetex, el Ministerio de Ciencia y Tecnología y, desde luego, el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República.

Un viejo refrán asegura que “cada torero viene con su cuadrilla”. Casi todos los presidentes han tenido en sus equipos egresados de su universidad, pero hasta ahora no se recuerda que la universidad, por sí misma, hubiera sido la gran contratista de un gobierno.