15 Septiembre 2022

Robot humanoide ya dirige una empresa en China

Se ha producido un hito importante en las relaciones entre las personas y la tecnología. Ya se habían visto robots que desarrollan tareas manuales y repetitivas, pero ninguno con apariencia humanoide en un cargo de alta gerencia.

 

HumanoidePor María Amparo Gaitán
¿Podría un robot con apariencia humana llegar a ser su jefe? Ya sucedió en China. La empresa NetDragon Websoft, especializada en videojuegos y creación de comunidades en internet, anunció el nombramiento de la “señora” Tang Yu, robot humanoide alimentado por Inteligencia Artificial (IA) como nueva directora general de Fujian NetDragon Websoft, su filial más importante.
Este androide ahora será el encargado de asumir las funciones de un CEO. Entre ellas, tomar las decisiones durante las operaciones diarias y manejar con mucha más eficacia la gestión de riesgos. Según la compañía, el nombramiento de Tang Yu representa un hito importante para convertirse en una “organización metaverso”.
Esta designación deja muchas dudas, porque más allá de las decisiones propias del funcionamiento de una corporación, que deberá asumir Tang Yu, están las asociadas a sus empleados. Por ejemplo: ¿cómo será su comportamiento en una negociación sindical? ¿Cómo se le puede pedir un aumento de sueldo?
Aclarando un poco las preguntas, desarrollar talentos y promover un lugar de trabajo justo y eficiente para todos los empleados está entre las actividades que debe desarrollar Tang Yu, además de agilizar el flujo de procesos, mejorar la calidad de las tareas y la velocidad de ejecución.
¿Qué significa esto para los gerentes humanos?
De acuerdo con un informe de Gartner, se estima que, dentro de cuatro años, 69 por ciento de las tareas diarias de un gerente general podrán reemplazarse por soluciones que se valen de la Inteligencia Artificial.
“El papel del gerente se va a transformar completamente de acá a 2024. Hoy, una gran parte del día se les va en tareas manuales como llenar documentación, actualizar informes o aprobar planes de trabajo. La Inteligencia Artificial puede automatizar todas estas tareas, así podrán concentrarse en lo que realmente vale: alcanzar objetivos de negocio y mejorar su liderazgo”, explicó Helen Poitevin, vicepresidenta de Investigación de Gartner.

Los observadores humanos se sienten más cómodos y confiados cuando el robot solo es una máquina o un software invisible.


Pero otra cosa sucede con Tang You, que estará encargada de las actividades que, se supone, deben asumir los seres humanos. Más allá de las soluciones asociadas al software para automatizar procesos, generalmente manuales y repetitivos, conocidas en la industria como RPA, que son la semilla de todo lo que la Inteligencia Artificial puede hacer para mejorar las labores ejecutivas, debe analizarse cómo competir por un puesto o trabajar con un robot de apariencia humana, al cual además le han sido asignadas funciones directivas y de liderazgo.
No debe desecharse el tema estético porque, aunque aún no se conoce la apariencia de Tang You, por el comunicado de NetDragon Websoft se sabe que será humanoide. Es decir, se trata un tema “de imagen” que ha sido definido por el campo de la robótica como el “uncanny valley” o el valle de lo inquietante. Según los expertos, cuando las réplicas antropomórficas se acercan en exceso a la apariencia y comportamiento de un ser humano real, causan una respuesta de rechazo entre los observadores humanos, que se sienten más cómodos y confiados cuando el robot solo es una máquina o un software invisible.
Así lo corrobora un estudio de Inteligencia Artificial en el trabajo que desarrolló Oracle y Future Workplace, el cual revela que 64 por ciento de las personas confiaría en un robot más que en su gerente y la mitad ha recurrido a un robot en lugar de a su gerente para recibir asesoramiento. ¿Cambiará esto si el robot tiene forma humana?
Por su parte, Deijian Liu, de NetDragon Websoft, aseguró en el comunicado oficial de la compañía, que continuarán ampliando los algoritmos detrás de Tang Yu “para crear un modelo de gestión abierto, interactivo y altamente transparente a medida que nos transformamos gradualmente en una comunidad de trabajo basada en metaverso, lo que nos permitirá atraer una base mucho más amplia de talentos en todo el mundo y ponernos en una posición para lograr metas cada vez más grandes”.