22 Julio 2022

Más cultivos de coca, otro efecto del dólar alto

Crédito: Yamith Mariño

Una de las ventajas de tener un dólar alto en cualquier país es que sus exportaciones se hacen más competitivas porque puede bajar los precios ya que en moneda local reciben más ingresos. La coca no es una excepción.

Cuando el dólar sube es común escuchar que los exportadores se benefician más si no necesitan materias primas importadas porque el peso es más barato, y que los importadores, por el contrario, sufren la subida de precios. 

En el caso de las exportaciones, los efectos tardan en verse porque es necesario invertir más para producir más y conseguir más clientes,  aprovechando la ventaja que da una producción más barata en moneda local ante la devaluación, entre otros factores. Pero hay un producto que en solo seis meses muestra los frutos de la tasa de cambio alta: la cocaína. 

Daniel Mejía, ex director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la Universidad de Los Andes y ex secretario de Seguridad de Bogotá, lo explica así: “El narcotráfico es un negocio que paga los costos en pesos (mano de obra y precursores químicos, entre ellos la gasolina) y recibe los ingresos en dólares”.

El 90 por ciento de la producción de cocaína en Colombia es para exportación, así que “un aumento del 30 por ciento en los últimos meses del precio del dólar, pues obviamente tiene un efecto de mayor rentabilidad. Eso a largo y mediano plazo se ve reflejado en un aumento de las hectáreas de producción potencial de cocaína”. 

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) en Colombia advierte que no ha estudiado a profundidad la relación que puede tener la devaluación del peso colombiano con el incremento de los cultivos de coca. Sin embargo, considera interesante observar la información del Banco de la República según la cual la TRM pasó de 2.000 pesos por dólar en 2014 a 3.744 pesos por dólar en 2021, cuando el peso fue una de las monedas más devaluadas de Latinoamérica;. "Por otro lado, los cultivos de coca pasaron de 69.100 hectáreas en 2014 a 142.800 hectáreas en 2020", según los cálculos del Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos.

La UNODC ve un entorno favorable para los actores involucrados en esta economía ilegal, ya que cuando el peso se devalúa, los traficantes ganan más por las ventas de cocaína en el mundo.

Según Mejía, las consecuencias de un dólar alto en número de hectáreas cultivadas de coca se verá en seis meses, ya que este es un cultivo fácil de iniciar, mantener y cosechar. 

Un trabajo de investigación de la Universidad EAFIT lo describe de esta forma: “Cuando se da un proceso de devaluación, este incrementa la cantidad de moneda local que se recibe por la venta del producto en dólares y aumenta la competitividad (genera una ventaja comparativa) porque el productor podría bajar sus precios y atraer nuevos compradores. Este aumento en el ingreso y la competitividad fomenta la expansión del área existente y atrae nuevos productores, los cuales también expanden el área de cultivos”.

Otra ventaja para estos cultivos es que su mantenimiento es muy fácil, porque requieren pocos insumos de control de plagas. Los pocos insumos agrícolas que se necesitan, se pueden importar de Brasil, que tiene devaluaciones similares e incluso mayores que las de Colombia y Ecuador.