18 Octubre 2022

Asesinato de Rafael Moreno: la muestra del riesgo de los periodistas en Córdoba

Dos hombres armados le quitaron la vida al periodista Rafael Moreno en Montelíbano. Una agresión que le cuesta mucho a la ya vulnerada libertad de prensa en Córdoba.

Rafael Emiro Moreno era el director del medio local Voces de Córdoba, una ventana desde la que denunció fervientemente las movidas corruptas de los políticos de la región y los crímenes de grupos armados.

El periodista de investigación venía recibiendo amenazas contra su vida desde el año 2019, razón por la que tenía un esquema de protección asignado por la Unidad Nacional de Protección (UNP), que incluía un chaleco antibalas, un botón de pánico y un escolta.

A raíz de una nueva serie de amenazas en julio de 2022, el comunicador manifestó la necesidad de reforzar su esquema de seguridad, pero la UNP decidió mantener las protecciones iniciales.

Según el comandante de la Policía de Córdoba, el coronel Jhon Fredy Suárez, Moreno había dado a conocer ante las autoridades más de 20 denuncias de amenazas.

En el momento del ataque armado, en la noche del pasado 16 de octubre, por parte de sicarios motorizados en el barrio 27 de julio, Moreno no estaba acompañado de su escolta asignado. 

Según la UNP, hacia las once de la mañana del sábado el periodista le indicó a su escolta que no necesitaba de su protección y que esperara hasta nueva orden.

El periodista habría estado siguiéndole la pista a la relación entre la minería ilegal y el Clan del Golfo, una investigación que presuntamente estaría desarrollando en el marco del Festival Gabo, evento en el que Moreno iba a participar desde el 21 de octubre en un taller investigativo de la red Safe Vox de Forbidden Stories, un espacio de apoyo y visibilidad para historias de periodistas amenazados.

Jaime Abello, director de la Fundación Gabo, se pronunció sobre el hecho y denunció que la “débil presencia del Estado ha hecho reinar el miedo y facilitar la sinergia de economías ilegales, grupos armados y corrupción política”. 

La Flip, Fundación para la Libertad de Prensa, alertó que, en lo que va del año, seis periodistas han recibido amenazas de muerte en Montelíbano, un municipio de algo más de 90.000 habitantes.

La organización denunció falta de garantías para ejercer la labor periodística en la región.

Según información conocida por CAMBIO, más de 430 periodistas han solicitado medidas de protección a la UNP este 2022, de ellos, a 164 le hicieron efectivo su esquema de seguridad.