15 Noviembre 2022

El descalabro de Bogdata, la millonaria plataforma para el pago de impuestos en Bogotá

Las fallas de la plataforma habrían afectado la percepción que los bogotanos tienen de la Secretaría de Hacienda

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

La Contraloría de Bogotá encontró serias deficiencias en una plataforma adquirida por la ciudad para la optimización en el pago de impuestos que resultó en un dolor de cabeza para el Distrito y un desastre para los contribuyentes.

Por: Iván Serrano

En junio pasado, el panorama era el mismo en los alrededores de Cades y Supercades de la ciudad: largas colas de ciudadanos que querían cumplirle a Bogotá pagando a tiempo sus impuestos. Pero ni por madrugar ni por hacer largas filas el objetivo lograba cumplirse. Muchos tenían que regresar a sus casas luego de escuchar la famosa excusa “fallas en el sistema”. En medio de las quejas y el malestar ciudadano, el cronograma tributario tuvo que ser reprogramado por las deficiencias en la información de la plataforma Bogdata, que le costó a la ciudad más de 64.349 millones de pesos.

La historia del millonario contrato

La plataforma Bogdata fue adquirida en el año 2017, durante la administración de Enrique Peñalosa. El contrato fue suscrito con la Unión Temporal Core Tributario SDH y tenía un plazo inicial de dos años. El valor pactado fue de 39.828 millones de pesos, pero terminó costando 64.349 millones, lo que implicó adiciones por 24.521 millones. En tiempo, dicho contrato tuvo prórrogas de 32 meses, es decir, un poco mas de dos años y medio. 

Aunque el contrato debía estar ejecutado en diciembre de 2019, en 2022 la plataforma aún no estaba funcionando plenamente. La Contraloría de Bogotá todavía no ha establecido si dichas fallas y demoras –traducidas en dificultades para que los ciudadanos pagaran sus impuestos– y el haber tenido que extender el cronograma tributario afectaron las finanzas de la ciudad. CAMBIO conoció que la Contraloría de Bogotá hará una auditoría para establecer si esto ocurrió.

Las posibles incidencias disciplinarias

En la auditoría al millonario contrato, la Contraloría de Bogotá configuró cuatro hallazgos de tipo administrativo y dos con presunta responsabilidad disciplinaria. Esto quiere decir que será la Personería de Bogotá la que establezca si la actuación de funcionarios de la Secretaría de Hacienda son susceptibles de ser sancionadas. Entre esos hallazgos, la Contraloría determinó que se incumplieron los cronogramas del proyecto, que no se completó el objeto del contrato y que el contratista cumplió de manera extemporánea con sus obligaciones.

La Contraloría de Bogotá también detectó que, a pesar de que el interventor del contrato le había advertido a la Secretaría de Hacienda sobre incumplimientos cometidos por el contratista, la entidad no aplicó los procedimientos y controles para actuar en consecuencia. Al respecto, el ente de control aseguró: “Los incumplimientos por parte del contratista se mantuvieron, generando a su vez más retrasos en el cumplimiento del cronograma, lo que finalmente conllevó a que el contrato se terminara parcialmente incumplido.” 

La Contraloría determinó que, a pesar de los 32 meses de prórroga, plazo superior a los 24 meses pactados inicialmente, no se cumplieron a satisfacción todas las obligaciones contractuales y tampoco se resolvieron de manera eficiente los incidentes reportados durante la ejecución del contrato, lo que terminó afectando a los contribuyentes bogotanos, que no pudieron acceder de manera oportuna a facturas, liquidaciones y pagos de los impuestos distritales.

Según la Contraloría, las fallas en la plataforma también terminaron afectando la confianza de los bogotanos en la Secretaría de Hacienda Distrital, entidad que históricamente había brindado información oportuna y medios de pago efectivos a los contribuyentes.