12 Octubre 2022

Exsacerdote procesado por violación de menor de 14 años sería el nuevo decano en la Universidad Tecnológica del Chocó

Mena Abadía quedó en libertad por vencimiento de términos

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

Se trata de Danilson Mena Abadía, quien ha sido señalado de abusar a menores de edad en varias regiones del país y de haber accedido carnalmente a una menor en Nicaragua. Aunque su caso ha sido expuesto ampliamente en medios de comunicación, Mena ocupa un alto cargo en la Universidad Tecnológica del Chocó.

Por: Iván Serrano

El 29 de noviembre de 2007, el diario El Tiempo en un informe titulado Sacerdote, con orden de captura internacional por violar a una niña, reveló los detalles de la detención en el occidente de Bogotá de un sacerdote sobre el que pesaba circular roja de la Interpol por la violación de una menor de edad en Nicaragua.

El religioso fue interceptado por hombres del CTI en el momento en que se disponía a ingresar a la parroquia del barrio Villa Luz. La orden de captura internacional pesaba sobre el cura de origen chocoano por haber accedido de manera violenta a una niña de 15 años en Nicaragua, hecho por el que fue condenado por el Juzgado del Distrito Civil y Penal de la ciudad de Estelí.

Sin embargo, el cura logró escapar de Nicaragua y para el momento de su detención se encontraba viviendo en Bogotá. En ese momento, el sacerdote fue dejado en libertad, según contó El Tiempo, porque no existía tratado vigente de extradición con Nicaragua.

En el informe periodístico también se cuenta que al momento de la detención pesaba sobre el sacerdote otra denuncia, también por el presunto abuso de una niña de 13 años en la parroquia San Carlos Borromeo, en el barrio Los Monjes, en la localidad de Engativá.

La siguiente captura del religioso fue captada por cámaras de televisión.

Víctimas viajaron desde Nicaragua para confrontarlo

Esa mañana de 2009, la periodista de Séptimo Día Gloria Lozano encaró al sacerdote en una calle de Chapinero.

Con respiración agitada le decía: “Usted tiene una circular roja de Interpol, acusado y buscado por delitos contra los niños y delitos sexuales, ¿cuándo va a pagar esa condena padre?”, el religioso, un hombre de 1,80 metros de estatura, aproximadamente, rapado y vestido con jean y camiseta blanca seguía caminando sin inmutarse ante las preguntas de la periodista. En ese momento apareció una patrulla de la Policía y la reportera aprovechó para llamar a los uniformados, a quienes les pidió que verificaran la identidad del hombre.

Frente a las cámaras, los policías constataron que se trataba de Antonio José Mena Abadía, el religioso colombiano sobre el que seguía vigente la circular roja de Interpol y procedieron a detenerlo de nuevo.

Lozano llevaba meses investigando las denuncias en contra del sacerdote. Ella le contó a CAMBIO que las primeras informaciones en contra de Mena Abadía llegaron al programa de televisión en que trabajaba por boca de un denunciante, que era rector de un colegio en la localidad de Kennedy en el suroccidente de Bogotá.

“Yo en esa época trabajaba como reportera y como investigadora del programa Séptimo Día de Caracol Televisión, y este rector que te menciono nos dice que aparentemente tiene a un profesor que está abusando de algunas de sus estudiantes. Según él, las alumnas se le habían acercado y le habían dicho que ese docente les hacía tocamientos en los baños del colegio. Ahí nosotros arrancamos un proceso de investigación en el que duramos bastantes meses.” 

Las pesquisas de la reportera la llevaron a documentar otros casos de presuntos abusos del religioso, esta vez en La Guajira, en donde también habría estado vinculado a un plantel educativo.

“Encontramos que ya tenía antecedentes por presuntos tocamientos y abusos sexuales en contra de niñas menores de edad de un colegio llamado la Sagrada Familia en Riohacha, La Guajira. Nosotros fuimos hasta allá y hablamos con varias víctimas. Recuerdo que entrevistamos a muchas de esas niñas que habían sido presuntamente abusadas por Antonio Mena Abadía, cuando tenían entre 13 y 15 años de edad. Cuando nos dieron las entrevistas ellas ya eran mayores de edad y algunas de ellas contaron que habían sufrido los presuntos abusos mientras el padre Mena las preparaba para recibir su primera comunión”.

Para la grabación del reportaje de Séptimo Día, el equipo periodístico contactó a la víctima del padre Mena en Nicaragua.

La joven viajó a Colombia con su mamá y encararon al sacerdote Mena Abadía a la salida del búnker de la Fiscalía, minutos después de que fuera dejado en libertad de nuevo. 

El religioso se subió rápidamente a un vehículo de la Policía que lo llevó hasta la estación de Chapinero, en donde le entregaron su boleta de libertad. Los periodistas y las víctimas esperaron a Mena. Cuando el sacerdote finalmente salió, la joven que había sido violada por el religioso cuando tenía 15 años le dijo:” Te seguiré a Colombia y hasta el fin del mundo para que se haga justicia, maldito”.

Pero en el caso de la joven nicaragüense no hubo justicia por no existir tratado de extradición con el país centroamericano.

Mena vuelve a ser noticia

El 5 de octubre de 2018 los medios de comunicación volvieron a registrar la captura de Mena Abadía. Para ese entonces ya no era sacerdote: había sido retirado del ministerio sacerdotal a raíz de las denuncias en su contra, así se lo confirmó una fuente de la Iglesia colombiana a CAMBIO.

Tampoco respondía al nombre de Antonio José, para ese entonces había cambiado su nombre a Danilson y ejercía como profesor de la Universidad Tecnológica del Chocó.

Esta vez el caso no era ni por la víctima en Nicaragua, ni por las otras presuntas víctimas en La Guajira y Bogotá. Se trataba de una niña de 14 años en Quibdó a quien habría accedido de manera violenta y la que, incluso, también habría quedado embarazada del exsacerdote.

En esa ocasión, una vez más, un periodista lo increpó. Fue Mario Benítez, comunicador de Quibdó, quien le preguntó por los hechos por los que había sido detenido, de nuevo. Mena Abadía, sin inmutarse, se quedó en silencio.

Mena Abadía estuvo preso en la cárcel de Anayanci, en Quibdó. En mayo de 2019, el juez Harold Palacios convocó a la audiencia para acusar al exsacerdote y docente.

Pero en octubre de 2019 fue dejado en libertad por vencimiento de términos.

Actualmente Mena Abadía ocupa un importante cargo en la Universidad Tecnológica del Chocó, donde es jefe de regionalización. Su labor consiste en ejercer la coordinación con otras sedes de la universidad en el departamento.

Tres fuentes le dijeron a CAMBIO que Mena Abadía había sido nombrado recientemente como decano encargado de la Facultad de Educación.

CAMBIO contactó al rector David Emilio Mosquera para preguntarle por este hecho y por otros relacionados con el prontuario de su funcionario. Nos pidió que hiciéramos las preguntas por correo, que al momento de la publicación de este informe no había contestado.

CAMBIO también intentó ponerse en contacto con Mena Abadía, por medio del rector Mosquera, pero negó tener el contacto de su alto funcionario.

CAMBIO intentó contactar a Mena a un teléfono suministrado por una fuente, sin obtener respuesta.