14 Septiembre 2022

ABC del proyecto de reforma al Congreso: menos salario, menos vacaciones

Crédito: Colprensa

Ya está radicado el proyecto de reforma al Congreso de la República con varias propuestasde austeridad para el legislativo.

Por: Andrés Muñoz

En la mañana de este miércoles 14 de septiembre, fue radicado el proyecto de reforma al Congreso, el cual tiene como propuesta más llamativa la reducción del salario de los congresistas, un objetivo que se ha buscado desde hace más de una década y no ha prosperado en ninguna legislatura.

De hecho, en el actual periodo legislativo ya circulan otros cuatro proyectos orientados a la reducción salarial de los parlamentarios, sin embargo, el radicado hoy tiene un respaldo que parece asegurarle las mayorías suficientes para su aprobación.

En una coalición inédita, el Pacto Histórico y la Alianza Verde junto al Centro Democrático y la Liga de Gobernantes contra la Corrupción (movimiento político encabezado por Rodolfo Hernández) llegaron a un acuerdo para presentar este proyecto que tiene los siguientes pilares:

Reducción de salario y un impuesto para los congresistas

Sin duda, la bandera del proyecto es la propuesta de reducir el salario de los Senadores y Representantes para dejarlo en 23 millones de pesos mensuales, teniendo una reducción de 12 millones de pesos respecto a lo que hoy ganan los parlamentarios. Eso sí, esta cifra aumentaría cada año de acuerdo al incremento del salario mínimo.

Además, se propone que dentro de la reforma tributaria se establezca un impuesto mensual del 20% al salario de los legisladores. Lo anterior es importante porque la reducción salarial entraría en vigencia solo hasta el periodo 2026-2030, en cambio, el impuesto tendría una aplicación más inmediata dependiendo del tiempo que tome la aprobación de la reforma.

Menos meses de vacaciones

Muchos congresistas han considerado inconveniente reducir sus vacaciones indicando que los meses en los que no trabajan en la sede del Congreso viajan a sus regiones para estar en contacto con los ciudadanos.

Sin embargo, el senador Gustavo Bolívar señaló en la rueda de prensa de presentación del proyecto que este argumento es insuficiente pues considera que "ese trabajo político es personal, es para ganar votos, para volverse a reelegir y pone en desventaja a muchos candidatos de todo el territorio nacional".

Por ello, en la reforma se contempla reducir el receso legislativo para que sea de dos meses y medio y no de cuatro. De esta manera el Congreso de la República se reunirá en sesiones ordinarias durante dos periodos por año, que constituirán una sola legislatura. El primer periodo comenzará el 20 de julio y terminará el 16 de diciembre; el segundo el 1 de febrero y concluirá el 20 de junio

Combatir al ausentismo

Los congresistas cuya presencia en las sesiones y debates es anecdótica son un dolor de cabeza para la ciudadanía desde hace años.

La propuesta de reforma plantea que la pérdida de investidura, la cual actualmente aplica si se tienen más de seis fallas sin excusa a las plenarias, se amplíe para que se tengan en cuenta también la inasistencia a las comisiones constitucionales.

Otras causales para la pérdida de investidura

Con el objetivo de erradicar la llamada "mermelada" en el Congreso, es decir, la influencia en el voto de los congresistas de dineros públicos, puestos y prebendas, se contemplan las siguientes causas para perder la investidura como legislador: 

  • Violación del régimen de inhabilidades e incompatibilidades, o del régimen de conflicto de intereses. 
  • Por no tomar posesión del cargo dentro de los ocho días siguientes a la fecha de instalación de las Cámaras, o a la fecha en que fueren llamados a posesionarse. 
  • Indebida destinación de dineros públicos. 
  • Tráfico de influencias debidamente comprobado. 
  • Obtener prebenda como contraprestación a su participación o no en la discusión o votación de un proyecto de ley o acto legislativo, moción de censura o en ejercicio de la función electoral.

Aunque las expectativas de aprobación de la reforma al Congreso son altas, en su momento deberá ser revisada por la Corte Contitucional en la que podría enfrentar algunos problemas que impidan su puesta en marcha.