19 Julio 2022

Qué es el catastro multipropósito, la disputa de Juan Daniel Oviedo para no trabajar con Gustavo Petro

Juan Daniel Oviedo es director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística desde 2018.

Crédito: Yamith Mariño

El funcionario, uno de los mejor valorados del gobierno de Iván Duque, decidió dejar su cargo al tener profundas diferencias con los planes de la administración entrante sobre el proyecto del catastro multipropósito, uno de los temas clave para la reforma agraria de Gustavo Petro.

Uno de los pocos funcionarios del gobierno de Iván Duque que el presidente electo Gustavo Petro buscaba mantener en el próximo cuatrienio se bajó del bus. Se trata de Juan Daniel Oviedo, director del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), quien dejará su cargo el próximo 7 de agosto, cuando asuma la nueva administración.

La decisión de no seguir en el cargo, que ya le había sido ofrecido por el presidente electo, la tomó el pasado domingo en la tarde, después de días de meditación. Aunque en las reuniones de empalme entre los dos gobiernos Oviedo ya había manifestado algunas dudas sobre si quedarse o no en el cargo, un mensaje por parte de Daniel Rojas, jefe programático de Petro, en el que le pedía tener una posición diferente frente al catastro multipropósito le hizo tomar esa decisión.

“Como veo posiciones diferentes con respecto a una política que he liderado, prefiero que alguien más esté al frente de ella”, comentó en una entrevista con el diario El Tiempo.

Ya en la semana Oviedo había dado señales de que era posible que no continuara al frente del Dane. En entrevistas a distintos medios, el funcionario enumeró varias condiciones para su continuidad, entre ellas avanzar en la mencionada política de catastro multipropósito, un proyecto del que fue autor y del que ha sido gran defensor en los últimos cuatro años. Para la implementación del catastro multipropósito, Colombia asumió dos créditos por 150 millones de dólares con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). 

El catastro multipropósito ha sido una de las grandes apuestas del Dane en este Gobierno, pues con su implementación se busca tener una radiografía completa de las tierras y de sus valores reales en el territorio nacional. Todo esto bajo la premisa de que el catastro deje de tener un único objetivo fiscal, para adquirir su atributo multipropósito, es decir, fuente de información confiable para mejorar el ordenamiento territorial y la creación de políticas públicas. 

Hoy el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) reúne esa información catastral no solo para el cobro de impuestos, sino también para la administración eficiente de la tierra, la elaboración de cartografía de planificación ambiental, la distribución de ayudas públicas a campesinos, la protección jurídica de la propiedad, el intercambio de información con las diferentes entidades del Estado, la asignación de viviendas sociales y de acceso a la educación, y el trazado de vías, entre otros.

Los alcaldes aseguran que hacer esta actualización, tanto en las ciudades como en las zonas rurales, ha sido fundamental para el desarrollo territorial. Según el Departamento Nacional de Planeación, la implementación de esta política logró que el país pasara de tener registro de 2,5 millones de hectáreas en el año 2019 a 45,9 millones de hectáreas en 2022. 

Sin embargo, no es solo el Igac el que adelanta este proceso. Uno de los cambios que Oviedo consiguió implementar con el catastro multipropósito fue el de quitarle a esta entidad el monopolio de la gestión catastral en campo, ya que esa figura, que históricamente se consideró útil, ha sido revaluada en diferentes elementos.

Así, en el proceso catastral ya no participa únicamente el Igac, sino los gobiernos locales, que son los que conocen más sus territorios y pueden ofrecer un mejor inventario o censo de las casas, lotes, terrenos o bienes inmuebles, de dominio público o privado, independientemente de su tipo de tenencia que hay en sus dependencias. 

No obstante, Oviedo manifestó que en las reuniones de empalme se hicieron explícitas muchas reservas alrededor del modelo que se encuentra vigente. “Si el presidente Petro quiere hacerle cambios a ese proyecto, qué mejor que lo haga con un nuevo equipo de liderazgo”, indicó el director del Dane. La razón está en que desde el equipo del presidente electo le pidieron frenar el compromiso de recursos de años venideros para el catastro multipropósito.

“Yo lo que percibo alrededor de la política de catastro multipropósito es que la administración entrante quiere seguir viendo al Instituto Geográfico Agustín Codazzi como el que levanta la información catastral en el país y yo estoy convencido de que, si bien es una gran entidad, la capacidad operativa del Igac se ha visto disminuida”, indicó.  

En concreto, los voceros del empalme de Petro tienen reservas sobre el presupuesto autónomo que el Gobierno actual quiere dejarle al proyecto. En la Ley del Presupuesto General de la Nación de este año ya hay un patrimonio establecido en proceso de regulación, que busca garantizar vigencias futuras para avanzar en el proceso. Pero el equipo de Petro cree que dicho proceso, tal y como está concebido, debilitará al Igac en la ejecución de la política pública de catastro.

“Ese patrimonio, que es un vehículo de financiamiento robusto y analizado, está teniendo unas reservas por parte del equipo que apoya al presidente electo Gustavo Petro y frente a eso tengo que ser coherente”, dijo Oviedo en conversación con El Tiempo.

Para el todavía director del Dane, el Igac debería dejar la ejecución del catastro multipropósito y convertirse en un eje regulador que defina las políticas y condiciones de calidad de los procesos que lleven a cabo los gestores catastrales locales. Oviedo cita, por ejemplo, el caso del municipio de Soacha, que la semana pasada fue habilitado como gestor catastral, y realizó el levantamiento de toda la información predial de su territorio usando métodos indirectos, cámaras de 360 grados, drones y diferentes elementos.

"Hemos trabajado por una descentralización del catastro, habilitando más gestores catastrales y diseñando un modelo institucional del Instituto Geográfico Agustín Codazzi para que sea un regulador y custodio de la información catastral que permita y habilite su utilización para diferentes decisiones de carácter social, económico o ambiental", aseguró Oviedo en entrevista con El Espectador.

No obstante, para Diego Fernando Carrero, economista, profesor y miembro del empalme de Petro que discutió el tema de catastro multipropósito, es tendencioso decir que el equipo del gobierno entrante busca comprometer la independencia del Dane, ni tampoco regresar al modelo anterior en el que solo el Igac tenía el control del catastro.

"En ningún momento manifestamos que los gestores regionales desaparezcan. Sí creemos que debe haber unas reglas del juego más claras y que el tema presupuestal tiene que ser revisado. No podemos pretender que el Igac termine compitiendo por los recursos con los gestores regionales. Lo que tenemos que hacer es fortalecerlo, pero no a costa de un patrimonio autónomo, como pretende la actual dirección del Dane", aseguró a CAMBIO.

Así las cosas, mientras que Oviedo defiende que los gestores y el Igac compitan entre sí, el gobierno de Petro tiene otra postura. Bajo esa premisa, de diferencias que parecen irreconciliables, Oviedo, quien de acuerdo con una encuesta del diario La República fue el funcionario mejor valorado del Gobierno en 2021, espera dejar su cargo el próximo 7 de agosto para regresar a la academia, dictar clases en la Universidad del Rosario y cumplir su sueño de estudiar historia del arte en Florencia, Italia. No descarta, eso sí, regresar a una entidad pública en un futuro, aunque ya descartó un posible regreso al Dane.