4 Octubre 2022

Los 10 presos que estarían detrás de las faenas en La Picota

Incautación en la cárcel Picota de Bogotá.

Crédito: Suministrada

Según fuentes de CAMBIO, son por lo menos 10 internos los que están detrás de las faenas en la cárcel La Picota de Bogotá. Incluso, hay un nuevo alias Matamba, que es el que tiene el control. El Inpec ya investiga los hechos.

La fiesta vallenata en el pabellón de extraditables de La Picota de Bogotá, que se prolongó entre el 24 y el 26 de septiembre y que contó con la participación de los artistas el Mono Zabaleta, Ana del Castillo y Churo Díaz, citados a declarar en la Procuraduría, es solo una ínfima parte de lo que está pasando en ese establecimiento penitenciario, que parece fuera del control. CAMBIO ha logrado establecer quiénes estarían detrás de las faenas.


Desde hace varios meses CAMBIO viene documentando las faenas que se hacen en la cárcel La Picota de Bogotá por petición de los “duros” del pabellón de extraditables. En junio de este año, registramos que la celebración de cumpleaños de un capo que fue extraditado hace unas semanas, contó con la participación de una joven promesa del vallenato. Su nombre no fue publicado porque la artista dijo que, simplemente, había ido a visitar a su amigo, el señalado narco costarricense Rolando Vindas Abarca, capturado en Colombia en 2021, y que le pidieron que entonara un par de canciones. No hubo registro fílmico. Sin embargo, tres meses después se repite el episodio con artistas de talla mayor.

Según registros del Inpec, los artistas ingresaron al establecimiento penitenciario por autorización de la dirección, en el marco de la celebración del día de la Virgen de las Mercedes. Sin embargo, como quedó evidenciado, la celebración estuvo acompañada de abundante licor.


Según las fuentes, a pesar del tiempo que ha pasado, de que año tras año se reportan rumbas dentro de la cárcel, nada ha cambiado y todo ese mercado ilegal sigue manejado por los mismos diez internos que, con complicidad de algunos guardianes, llenan sus bolsillos gracias a los caprichos de los narcos.


Sin embargo, hay algo que cambió y, al parecer, los elementos prohibidos no solo los ingresan visitantes. Aunque las autoridades penitenciarias pusieron guardia alterna, que son uniformados del Ejército Nacional, en la calle en el km 5 vía Usme, los soldados estarían dejando por ahí los elementos prohibidos para poder llevarlos adentro.

Según las fuentes, hay un preso que es el consentido de los narcos porque es el que maneja la carta en La Picota. A él le piden cualquier antojo y se encarga de cobrar, según el perfil del interno. Ese preso coordina la entrada de licor, droga, comida, ropa y hasta prepagos. Su alias es Matamba, como el del narcotraficante que fue asesinado hace un par de meses.
Este alias Matamba es un condenado a 44 años y 8 meses por homicidio y secuestro extorsivo agravado. Ingresó a La Picota el 21 de octubre del 2015.


Dicen las fuentes que, para ingresar los elementos, alias Matamba cuenta con la ayuda de alias Mompox, condenado a 16 años por violar a una menor de 12 años, y alias el Cabo, condenado a 26 años por violar a una pequeña de 6 años.


Incautación

“Ellos son quienes tienen controlado todo el negocio desde el patio de mínima seguridad, donde entra todo desde la calle y luego, reparten los pedidos a los patios ERE 1, 2 y 3 y al pabellón de extraditables. Los precios de la carta son según el marrano, nada es imposible, pero esa rosca ya tiene divididos a guardianes e internos que no están de acuerdo con tanta fiesta”, dijo uno de los entrevistados.


La trazabilidad es clara. Cuando ingresan los elementos, los del negocio los esconden en “caletas” que tienen capacidad hasta para 50 botellas de licor y cosas pesadas. Dicen las fuentes que hay dos caletas como esas en el pabellón de mínima seguridad y uno en las áreas como de los diferentes ERE. Otros dos presos que ayudarían en la logística son alias el costeño, un político condenado a 24 años de prisión por cohecho y tráfico de estupefacientes, y alias el alcalde, un desmovilizado de las Farc.


El licor y los alimentos que entran al pabellón de extraditables los reenvasan en recipientes de aceite y de comida del “rancho”, que es el restaurante de la prisión. Al parecer, el licor lo mueve directamente alias Matamba, cabo, Mompox y manchas.

Incautación
El negocio de la comida exótica y los celulares, supuestamente, se lo delegan a los paramilitares alias Veleño y el Paisa, quienes los distribuyen en los ERE y en el pabellón de extraditables.


Dicen las fuentes que el delegado para el negocio de la droga en el pabellón de Extraditables es alias el Águila. La droga la distribuye, supuestamente a través de los internos, alias el Sargento, que está en el ERE 2, y alias Morales, que está en el ERE 1.


¿Qué responde el Inpec?


En diálogo con CAMBIO, el director del Inpec, coronel Daniel Gutiérrez, dijo que a raíz de los múltiples escándalos están revisando los protocolos de seguridad, las vulnerabilidades y los factores que permiten el ingreso de elementos prohibidos y no permitidos.


 

“La dirección general del Inpec ordenó iniciar unos procesos disciplinarios y a su vez, la Procuraduría delegada para los Derechos Humanos tomó cartas en el asunto. El día de hoy fueron a La Picota a verificar personalmente el establecimiento, hacer la inspección y recoger elementos materiales probatorios que nos permitan generar sanciones disciplinarias y penales con el fin de esclarecer los hechos, determinar responsables y mantener el control de la seguridad penitenciaria”, explicó el coronel.


Asimismo, dijo que con la llegada de Horacio Bustamante a la dirección del penal, esperan que haya medidas de fondo y estructurales, "toda vez que conoce de primera mano los procedimientos que se deben adelantar, ya que es un dragoneante que tiene una experiencia de aproximadamente 27 años al servicio del Inpec”.


Finalmente, sobre los traslados de presos que mencionó el ministro de Justicia, Néstor Osuna, dijo que ya se están haciendo los perfilamientos y los análisis a toda la información que se ha recolectado gracias a dragoneantes y presos que están cansados de la corrupción.

*Los nombres de los presos involucrados se omitieron en el informe periodístico, pero fueron entregados a las autoridades.