3 Agosto 2022

¿Problemas en el paraíso del Pacto Histórico?

Agmeth Escaf y Maria Fernanda Carrascal, representantes a la Cámara por el Pacto Histórico.

Crédito: Yamith Mariño

La elección del representante Agmeth Escaf como presidente de la Comisión VII abrió una nueva grieta dentro del Pacto Histórico, pues su copartidaria Maria Fernanda Carrascal lo acusó de aliarse con el uribismo para obtener dicha dignidad. Un episodio que recuerda lo ocurrido hace una semana en el Senado, cuando Paulino Riascos se hizo elegir en la Comisión VI en detrimento de Wilson Arias. ¿Fuego amigo?

A solo días de la posesión presidencial de Gustavo Petro, el Pacto Histórico afronta una nueva crisis por un aparente incumplimiento de los acuerdos logrados para la conformación de las mesas directivas de las distintas comisiones de Senado y Cámara. Una disputa que sorprende y siembra serias dudas sobre la supuesta unidad de la coalición de izquierda.

Este martes, durante la configuración de las mesas directivas de la Cámara de Representantes, la votación en la Comisión Séptima, donde se discuten temas de salud, trabajo, vivienda, deporte, entre otros asuntos, estaba acordado que la presidencia sería para uno de los cuatro congresistas del Pacto Histórico que la conforman (Agmeth Escaf, María Fernanda Carrascal, Alexandra Vásquez y Alfredo Mondragón).

Escaf, personalidad de la televisión colombiana y representante a la Cámara por el Atlántico resultó elegido con 12 de los 21 votos que conforman la Comisión. Hasta ahí todo normal. El problema es que, tras su elección, Maria Fernanda Carrascal, copartidaria del Pacto, lo acusó de “incumplir los acuerdos” que se habían pactado pues, según dice, se había acordado que ella sería la presidenta de la Comisión.

Para profundizar

“Les presento al nuevo manguito”, dijo la representante a la Cámara por Bogotá en referencia al senador Jonatan “Manguito” Tamayo, quien se hizo elegir en 2018 por la Colombia Humana y terminó su periodo como senador en el uribismo.

Carrascal, minutos después de que Escaf anunciara su elección, le dedicó un duro trino en el que publicó un chat con otro congresista en el que, supuestamente, Escaf habría ganado la presidencia de la Comisión con votos del Partido Liberal, Cambio Radical y el Centro Democrático, partidos que no hacen parte de la gran coalición de gobierno. 

De acuerdo con Carrascal y tres fuentes del Pacto Histórico consultadas por CAMBIO, el partido Colombia Humana había acordado que la presidencia de la Comisión sería para ella. Sin embargo, Escaf “torpedeó el consenso, se autopostuló y buscó votos afuera”.

Escaf, por su parte, y quien dijo que nunca escondió sus intenciones de presidir la Comisión, respondió a Carrascal asegurando que lo que hizo fue una “falta de respeto” y pidió que “ojalá dejen de dinamitar al Pacto desde adentro”.

“Ya logró titulares en los medios uribistas. Ya les hizo el juego. Ya se salió con la suya. Ya enlodó, sin ninguna necesidad, la Comisión que tiene la importante misión de sacar adelante la reforma laboral y la reforma a la salud de Gustavo Petro. ¿Contenta? ¿Esa era la meta?”, añadió el ya juramentado como presidente de la comisión VII.

Carrascal, por su parte, respondió que piensa “dar por cerrado este tema” y que publicará un comunicado de prensa explicando su posición. “Hay mucho por hacer y lo seguiremos haciendo en equipo sin desconocer lo sucedido”, aseguró la representante.

Resta esperar cómo afectará este nuevo episodio la unidad dentro de la bancada del Pacto Histórico, que sin posesionar a su presidente ya ha tenido que lidiar con varias peleas internas. 

La semana pasada ocurrió un episodio similar en la elección de las mesas directivas del Senado, cuando en la votación por la presidencia de la Comisión IV, el ganador fue Paulino Riascos en detrimento de Wilson Arias. Los miembros de la bancada 'petrista' habían acordado que el senador Arias sería su candidato para presidir la comisión que compete a asuntos económicos, pero Riascos se autopostuló y quedó elegido con 11 votos contra cuatro. 

Inesperadamente, el senador Riascos recibió el apoyo de Cambio Radical y el Partido de la U, que ocupan lugares en la comisión y aprovecharon para no votar por el principal candidato del Pacto Histórico.

Esta situación inesperada provocó que algunos legisladores como el afectado Wilson Arias o Inti Asprilla lo llamaran "caballo de Troya" o el "nuevo 'Manguito'".

La otra gran crisis se vivió en la elección del presidente del Senado. La instrucción de Petro para que las mayorías eligieran a Roy Barreras como cabeza del poder legislativo dejó inconforme a su principal escudero, Gustavo Bolívar, quien aspiraba a la misma dignidad. Otro aspirante que también resintió la decisión es el veterano senador Alexander López, un reconocido dirigente sindical cercano a la vicepresidenta electa Francia Márquez. Resulta pues paradójico que mientras el Pacto Histórico han logrado tender puentes con otros sectores políticos, dentro de sus filas las cosas no están tan firmes como parecen.