18 Noviembre 2022

Dormir con los hijos o "colecho": ¿riesgo o beneficio para los bebés?

A pesar de sus múltiples beneficios, en algunos casos, el colecho se ha asociado a múltiples padecimientos.

María Berrozpe, doctora en Biología, investigadora y autora de La ciencia del sueño infantil,  ha concluido, tras revisar 1.500 artículos científicos sobre el sueño de los infantes, que el sueño del o la progenitora y su hijo se sincronizan con el colecho, lo cual es un beneficio para todos. 

Por su parte, la Asociación Española de Pediatría (AEP) sugiere que la forma más segura para que un bebé duerma es en su propia cuna y boca arriba, cerca de la cama de sus padres. A lactantes menores de tres meses, prematuros y con bajo peso, se desaconseja totalmente esta práctica. Esto se sustenta con evidencia científica que revela una reducción del 50 por ciento de los casos de SMSL cuando no se practica el colecho. 

Un artículo científico publicado por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, determinó que “la mayoría de los estudios publicados sobre SMSL y colecho son poco rigurosos: no incluyen grupo control y no hacen ajustes con factores de confusión”. Allí se tomaron datos de estudios realizados con un mayor rigor, y encontraron que el colecho por sí solo, es decir, en ausencia de consumo de alcohol o drogas por parte del adulto, presentaba, contrario a todo pronóstico, un factor de protección para el SMSL, lo que quiere decir que en vez de propender el síndrome de muerte súbita, lo evita. 

De hecho, en un estudio realizado en 1999, y repetido posteriormente en 2009, demostró que existe un mayor riesgo de SMSL para los niños que duermen solos, en comparación con los que hicieron colecho. Por supuesto, existen factores de riesgo que se han encontrado en diversos estudios como son:

  • Dormir en sitios diferentes a la cama como el sofá. 
  • Usar almohadas o cojines, pues representan riesgo de asfixia. 
  • Usar mantas o cobijas muy ajustadas. 
  • Sobreabrigar al bebé.
  • Consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas. 
  • Tabaquismo.

El colecho permite facilidades a la madre que está dando Lactancia Materna (LM) y Lactancia Materna Exclusiva (LME), pues no debe pararse o desplazarse hasta la habitación del menor. Un estudio alemán realizado en 2009 encontró que la lactancia materna disminuye un 50 por ciento el riesgo de SMSL al mes de vida.

Así que practicado de manera correcta, es decir, evitando los factores de riesgo mencionados, el colecho puede realizarse de forma segura por los padres que lo consideren.