10 Agosto 2022

Las oportunidades del MinTIC en la sociedad del conocimiento

Crédito: Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones

Las comunicaciones y los sistemas de información y transmisión de datos cumplirán un papel fundamental para cerrar la brecha educativa. ¿Qué oportunidades hay?

Por Mauricio Trujillo Uribe

En su discurso de posesión el pasado 7 de agosto, el presidente Gustavo Petro manifestó: “Ser una sociedad del conocimiento, es decir una sociedad donde todos sus integrantes tengan el máximo de escolaridad y cultura, no es una utopía. Pueblos más pobres que nosotros hace décadas son ahora sociedades del conocimiento solo porque invirtieron durante décadas y con prioridad en la educación pública”. Y afirmó: “Vamos a desarrollar la sociedad del conocimiento y la tecnología.”

La era digital ha revolucionado la manera como los seres humanos nos informamos, comunicamos y relacionamos, ha modificado la forma en que se desarrollan las actividades en la sociedad, dando lugar a la sociedad de la información y del conocimiento, en donde la educación es el más potente motor de cambio. Bajo el título “Construir Sociedades del Conocimiento”, la Unesco nos dice: “El intercambio de conocimiento e información, en particular a través de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), tiene el poder de transformar las economías y las sociedades”. Visión recogida en el documento “Transformación social y económica de Colombia a través de las TIC”, elaborado como insumo por un equipo de expertos para el programa de gobierno de Petro.

Construir la sociedad del conocimiento y la tecnología es un horizonte transversal a los planes, programas y ejecutorias del conjunto de las entidades del Estado. En particular, es fundamental la convergencia de esfuerzos entre todos los ministerios y sus agencias, en una dinámica colaborativa en la que le corresponde al Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) ser motor y líder.

En este sentido, MinTIC y el Ministerio de Educación tienen una hoja de ruta común. Las TIC han ido siendo incorporadas progresivamente en la educación formal y no formal, proceso que se aceleró durante la pandemia aunque de manera desigual (1). Es necesario incluir la enseñanza de la programación de software en el pénsum de educación media, desplegando igualmente un plan nacional de formación de docentes. A su vez, el programa Computadores para Educar de MinTIC, destinado a las instituciones educativas oficiales, debe ampliarse a las universidades públicas junto con convenios e incentivos para que estas ofrezcan formaciones cortas en nuevas tecnologías.

Es tarea urgente de MinTIC y el nuevo Congreso trabajar en un proyecto de regulación de las plataformas digitales, las cuales aparecen como intermediarias entre las personas que prestan servicios de transporte y domiciliarios, y los usuarios de estos servicios. Tales plataformas actúan como empresas que compiten de manera desleal frente a otras empresas que operan de manera tradicional, las cuales sí cumplen sus obligaciones laborales y prestacionales. Sin embargo, estas plataformas representan una solución de ingresos para cientos de miles de personas, una realidad social que no se puede desconocer, resultado del ascenso irreversible de la economía digital.

En un país con uno de los más altos niveles de desigualdad social como Colombia, con un índice Gini de 0,523 en 2021 según el Dane, la sociedad del conocimiento contribuye al cierre de la brecha social. Ampliar la cobertura de conectividad nacional integrando las diversas autopistas de la información como internet y fibra óptica, renovar o asignar prontamente nuevas licencias de uso del espectro radioeléctrico, impulsar pilotos 5G con miras al despliegue de esta tecnología y, aprovechar nuestra órbita geoestacionaria (2) son objetivos que requieren el acelerador en el marco de un plan nacional de conectividad y de una política de fortalecimiento de los operadores de internet, telefonía celular, televisión y demás actores de la cadena de valor.

La inclusión social pasa hoy por la cultura digital. Iniciativas como las que impulsó la Alta Consejería Distrital de TIC durante la alcaldía de Petro, con la participación del ecosistema tecnológico de Bogotá (3), pueden multiplicarse y tener un alcance exponencial en todo el país si se promueven desde MinTIC: zonas de Wi-Fi público en parques y plazas; concursos de emprendimiento digital acercando jóvenes talentos e inversionistas; “Mes TIC” (similar al “Miami Tech Month” de marzo pasado); “Bogotá Robótica” para colegios distritales; y el proyecto nueva Cinemateca Distrital.

Frente a la complejidad de la gobernanza y la gestión pública en la sociedad contemporánea, como resultado del aumento poblacional, crecimiento del aparato estatal, manejo de ingentes recursos públicos, gigantismo de las urbes y otros factores, las TIC son hoy una herramienta imprescindible. Por ejemplo, la analítica de datos de grandes volúmenes o Big Data para la predicción de situaciones, la toma de decisiones y la resolución de problemas. Hablamos entonces de la transformación digital de los servicios y funcionamiento del Estado, cuya implementación de la mano de MinTIC debe llegar a todas las entidades públicas. En prioridades, la lucha contra la corrupción en la administración pública y la seguridad ciudadana ocupan la primera línea en materia de Gobierno Digital (4).

Nos informa el Dane, en su reporte de abril pasado, que en 2021 cerca de 20 millones de personas vivían en pobreza monetaria y más de 6 millones en pobreza extrema. Un panorama dramático para una nación de 50 millones de habitantes. No obstante, ciertamente, “la igualdad es posible si somos capaces de crear riqueza para todos y todas, y si somos capaces de distribuirla más justamente. Por eso proponemos una economía basada en la producción, el trabajo y el conocimiento”, enfatizó el presidente Petro en su discurso de posesión.

En esta dirección, la creación de parques de Ciencia, Tecnología e Innovación, en tanto que campus de innovación abierta y colaborativa para promover el surgimiento de nuevas industrias creativas, servicios de economía del conocimiento, laboratorios de emprendimiento digital y proyectos de Ciudad Inteligente, entre otras áreas, constituye una meta inaplazable para el país. Bajo la sinergia de MinTIC y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (5) este logro es posible.

Transformar a Colombia no es una utopía si sabemos construir la sociedad del conocimiento y la tecnología.

*Alto consejero distrital TIC para Bogotá 2012-2014


 
(1) La gran paradoja digital, Mauricio Trujillo Uribe, https://agoradeldomingo.com/la-gran-paradoja-digital
 
(2) ¿Cuál satélite para Colombia?, Mauricio Trujillo Uribe, https://agoradeldomingo.com/cual-satelite-para-colombia
 
(3) Secretarías distritales, MinTIC, ETB, universidades, centros de investigación y formación, Cámara de Comercio de Bogotá, Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones, clústeres locales de tecnología y comunidades de software libre, entre otros actores
 
(4) Nuevas tecnologías en la administración pública, Mauricio Trujillo Uribe, https://agoradeldomingo.com/jornadas-iberoamericanas-nuevas-tecnologias-en-la-administracion-publica
 
(5) Bogotá@21, campus de innovación colaborativa, Mauricio Trujillo Uribe, https://agoradeldomingo.com/bogota21-campus-de-innovacion-colaborativa