14 Enero 2023

Bonsáis, un arte japonés que toma fuerza en Colombia

Bonsai carbonero.

El bonsái es un arte milenario chino que se desarrolló en Japón y que ahora se practica en todo el mundo. Colombia no es la excepción. Existen muchos tipos de bonsáis de acuerdo con su tamaño y sus formas.

Por Catalina Brugman

El bonsái es un arte que combina técnica de horticultura y principios estéticos asiáticos. Un bonsái es una réplica de la naturaleza en forma de árbol en miniatura. Se originó en el imperio chino y luego fue adaptado por los japoneses. La palabra “bon-sai” significa “plantado en una maceta. Para entender lo que es el bonsái, es necesario aprender algo más de su significado. La cultura china comenzó creando paisajes en miniatura hace más de 2.000 años. Durante el periodo Kamakura (1185–1392) los japoneses copiaron este arte. En vez de simular paisajes, los japoneses comenzaron a cultivar árboles individuales. Estos árboles son los que hoy conocemos como bonsáis.

La mayor parte de los bonsáis tienen una altura que no supera un metro. Su objetivo final es crear una representación realista de la naturaleza.

Durante el periodo Kamakura Japón adoptó la mayoría de prácticas culturales de China y el pueblo japonés desarrolló el bonsái siguiendo la influencia del budismo Zen. Aunque era conocido de manera limitada fuera de Asia desde hace tres siglos, solo recientemente se ha extendido verdaderamente fuera de su tierra de origen.

A lo largo de los siglos se desarrollaron diferentes estilos de bonsáis en las diversas regiones. Se crearon nuevos estilos y se estableció una mayor diversidad de tamaños. Se han publicado más de 1.200 libros sobre bonsáis y artes afines, escritos en varios idiomas, sobre árboles, herramientas y macetas, y se llevaron a cabo las primeras exposiciones. Se han ido formando grandes colecciones permanentes por todo el mundo y numerosos espectáculos, exposiciones y convenciones para los aficionados.

Con el paso de los años se han desarrollado muchos estilos y la clasificación de los bonsáis se realiza según su tamaño y forma. La altura de la planta hace que se denomine de diversas maneras. Shito es el más pequeño de los tipos de bonsái, los que miden menos de cinco centímetros de altura. Se suelen plantar con semillas en contenedores de pequeño tamaño y no suelen tener más de dos ramas. Mame, otro de los bonsáis menos habituales, son aquellos que no superan los 15 centímetros de altura. Los shohin oscilan entre los 15 y los 25 centímetros de altura. Komono es uno de los tipos de bonsáis más habituales y su medida oscila entre los 21 y los 30 centímetros. Chumono, el bonsái de los coleccionistas, es uno de los de mayor tamaño y oscilan entre los 30 y los 60 centímetros. Omono, el rey de los bonsáis, oscila entre los 60 y los 120 centímetros. Habitualmente, se utilizan para decorar jardines o patios.

Bonsai carbonero
Bonsái carbonero.


También se clasifican los tipos de bonsáis según su forma. Se tiene en cuenta la forma del tronco, su inclinación y la copa. Chokkan, uno de los tipos de bonsáis más populares, se caracteriza por el tronco recto. Moyogi, el bonsái vertical informal, es de figura sinuosa y curvada. Shakan, el árbol inclinado, es una categoría que agrupa a todos los bonsáis que han sido cultivados dándoles una inclinación por debajo de los 45 grados. Otro detalle significativo es que suelen contar con una copa triangular. Kengai, el bonsái cascada, se caracteriza porque el ápice del árbol se encuentra por debajo de la altura de la maceta. La principal característica de fikinagashi es que tanto el tronco como las ramas se presentan inclinadas. Literati, el estilo de bonsái chino, apenas tiene ramas y el tronco es esbelto. Y finalmente está el yose-ue, nombre que recibe un bosque de bonsáis.

El trabajo más famoso e importante del bonsái contemporáneo en Japón es de Masahiko Kimura. Su nuevo acercamiento a la forma en que diseña los bonsáis se consideró en sus inicios como una ruptura de muchas de las tradiciones. Su jardín es como un museo. Masahiko Kimura se especializó en Juníperos chinensis "shimpaku" y sus árboles más famosos y que más premios han ganado pertenecen en su mayoría a esta especie. En el jardín se encuentran también muchas especies de pinos.

Clusia rosea
Bonsái de la especie Clusia rosea.


En Colombia se han desarrollado varios emprendimientos de bonsáis como el de Tomás Piquero y su empresa Higuerón, quien los cultiva en Sasaima (Cundinamarca) a partir de semillas de árboles como el caucho, bromelias, guayabos, higuerones y orquídeas, entre otros. Para Tomás Piquero “la cultura de los bonsáis es muy importante para que las personas se acerquen a la naturaleza. La occidentalización de este arte ayuda a concientizar sobre la riqueza natural del país y la protección de la naturaleza. Es un arte vivo para la cultura actual del país y sobre la valoración de las especies de plantas nacionales y no extranjeras”.

En Sopó funciona Laura’s Plants de la bióloga Laura Becerra, de la Universidad Militar, quien cultiva bonsáis de plantas como el pino estrella, naranjo, azálea, pino juniperos, pino azul, pino argentino y guayacán. Tiene bonsáis que pueden durar 100 o 150 años de vida, dependiendo de los cuidados que se le den. Dice ella que a raíz del estudio de la biología encontró el gusto por las plantas y la idea surgió a partir de un negocio que pudiera acercar la naturaleza a las personas en general. Por este motivo creó un vivero en Sopó y posteriormente desarrolló un sistema de entregas online en Bogotá.

Para el cuidado de los bonsáis se debe tener en cuenta la retención de agua para mantener la humedad del suelo, el buen drenaje para evitar el exceso de agua y deben utilizarse suelos con materia orgánica para que el bonsái disponga de nutrientes disponibles. El riego depende de la ubicación y de la especie que se tenga, se debe regar cuando la tierra ya no esté húmeda. que como cualquier árbol, el bonsái también necesita luz El abono debe ser orgánico. Debe recibir luz 12 horas al día y se debe girar por ambos lados para que reciba la luz solar en todas sus ramas y hojas.