UNA DECIMERA DESTAPA SU VOTO
12 Junio 2022

Caminando por la décima

UNA DECIMERA DESTAPA SU VOTO

La decimera María Cristina Lamus decide anticiparse a la jornada electoral de la próxima semana y nos anuncia cómo será su decisión.

Así votaré… ¿y qué?

Iré a votar muy temprano,
previendo que el aguacero
no dejará escampadero
por aquí en el altiplano.
Mas el deber ciudadano
no me da otra alternativa
ante esa definitiva
jornada del diecinueve,
que nos convoca y nos mueve
a una elección decisiva.

Armándome de paciencia,
he meditado mi voto,
tan secreto, tan ignoto,
tan centrado en mi conciencia.
Contra toda la apariencia      
he pensado en los amigos
con quienes “tomo y obligo”,
y sé muy bien que a esa hora
puedo pasar de traidora,
en ausencia de testigos.

Pero, ¡qué va!, no me dejo
de los que tanto se quejan
y que a todos aconsejan
votar por Rodolfo “el viejo”;
el asunto es más complejo.
Por el Centro voté un día
pensando en que ganaría
si me apuntaba a algo ecuánime
que hoy yace vencido, exánime, 
y con otros no me iría.

¿Quién dijo que hay que plegarse
al sentido oportunista
de los que pasan revista
a ver con quién alistarse
aun a costa de entregarse?
Lo confieso de una vez:
me parece que es soez
como nadie mi paisano,
más allá del “¡qué hubo, mano!”,
me escuece la ordinariez.

De modo que ya en la mesa,
saludaré a los jurados,
atentos y concentrados,
que me darán con presteza
el tarjetón… y a mi empresa:
Ante el vacío de un barranco
o “ir de culo p’al estanco”,
y a salvo de sabandijas,
pasaré por la rendija
mi anodino voto en blanco.

Más columnas en Los Danieles

Contenido destacado

Recomendados en CAMBIO