Calarcá: el negociador por el que se ofrecen mil millones de pesos

Crédito: Yamith Mariño Díaz

Calarcá es el nuevo cabecilla de las disidencias de las Farc tras la presunta muerte de alias Iván Mordisco.

En la reunión del pasado sábado en las selvas del Caquetá, un guerrillero sentado al lado izquierdo del alto comisionado para la paz, Danilo Rueda, llamó la atención de los organismos de inteligencia. Se trataba de alias Calarcá, uno de los hombres más buscados en el suroriente del país.

 

calarca

Su imagen tomó relevancia en los últimos dos meses, luego del bombardeo en el que al parecer murió alias Iván Mordisco, quien era considerado el jefe de las disidencias en el país.

Según los organismos de inteligencia, Calarcá fue quien se encargó de recuperar el cuerpo de Mordisco para que no fuera encontrado por las autoridades.

Su verdadero nombre es Alexander Díaz Mendoza. Ingresó a la guerrilla en 2000, a los 16 años de edad, como integrante del frente 40, en el que se destacó por sus conocimientos en manejo de explosivos e inteligencia de combate.

Por su experiencia –según inteligencia– en 2013 llegó a ser el segundo al mando y cabecilla de la comisión de orden público Gildardo González, donde operó hasta 2016, cuando decidió acogerse al Acuerdo de Paz, en el espacio territorial en la vereda El Tigre, del municipio de La Uribe, en el Meta.

Pero, tras la salida del proceso de alias Gentil Duarte, a quien siempre consideró su jefe dentro de la guerrilla, Calarcá decidió volver con él a la clandestinidad. De regreso en la selva, montó de nuevo el frente 40, y en 2020, por orden de Mordisco, fue designado como coordinador del nuevo frente Jorge Briceño, con injerencia en los departamentos de Meta, Caquetá y Putumayo.

Los organismos de inteligencia lo buscan por el atentado del 15 de octubre de 2018, contra las Fuerzas Militares, en la vereda La Atlántida, en La Macarena, donde fallecieron dos militares.

También por el ataque, ordenado el 21 de febrero de 2020, a un grupo de uniformados de la Fuerza de Tarea Omega, en zona rural de San Vicente del Caguán, en el Caquetá, en el cual dos soldados resultaron muertos y otros dos más, heridos.

Las autoridades lo responsabilizan por el atentado en enero de 2022 contra el gobernador del Caquetá, Arnulfo Gasca Trujillo, en el municipio de La Montañita, en el que murieron dos integrantes de la Policía y tres resultaron heridos.

Calarcá tiene una notificación azul de Interpol y una orden de captura por el delito de concierto para delinquir agravado con fines extorsivos, y de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes. Por su captura las autoridades ofrecen una recompensa de 1.000 millones de pesos.