5 Agosto 2022

La especial preocupación de Nicolás Maduro por Iván Márquez

Crédito: Colprensa

El presidente venezolano y el exlíder de las Farc tienen una amistad de más de 20 años. La estrecha relación de Luciano Marín, alias Iván Márquez, con las autoridades venezolanas suma más de dos décadas en las que le han brindado no solo seguridad sino especialmente apoyo financiero.

Por: Javier Patiño C.

El primer dato que se conoce de la relación de alias Iván Márquez con el alto mando del gobierno venezolano apareció en el computador de Raúl Reyes, el cabecilla de las Farc que fue abatido en un bombardeo en la provincia de Sucumbíos, Ecuador. Los correos electrónicos archivados en ese computador dejaron evidencia de la estrecha relación que Márquez tenía con Hugo Chávez.

Varias comunicaciones dieron cuenta de los encuentros entre enviados de la guerrilla e interlocutores secretos del presidente venezolano desde el año 2000, reuniones que se realizaron en municipios limítrofes, durante las cuales, según fuentes de inteligencia, hubo entrega de armas y grandes sumas de dinero.

La amistad se formalizó en 2007 en los mismos pasillos del Palacio de Miraflores, donde Chávez recibió a  Iván Márquez y a Rodrigo Granda, en compañía de la senadora Piedad Córdoba, para iniciar el proceso de liberación del grupo de militares y políticos secuestrados por la guerrilla. 

El presidente Chávez dijo ese día, en su alocución pública, que ofrecía 300 millones de dólares a las Farc a cambio de entrenamiento militar para grupos chavistas en suelo venezolano.

La persona designada por el mismo Chávez de coordinar la ayuda y entablar diálogos con la guerrilla fue el entonces canciller venezolano, Nicolás Maduro, quien desde ese momento afianzó una sólida amistad con alias Iván Márquez.

El compromiso también fue reforzado por la Asamblea Nacional venezolana, liderada por Cilia Flórez, esposa de Nicolás Maduro, que reconoció a las Farc como un grupo importante a nivel internacional.

chavez
La labores de Hugo Chávez y Nicolás Maduro fueron primordiales para el acuerdo de paz con las Farc.

En opinión del historiador Andrés Santamaría, para Chávez era vital aparecer como el liberador de los secuestrados, que permanecían desde hacía varios años en poder de las Farc, y lograr el reconocimiento internacional de la guerrilla como fuerza política beligerante.

Otros aliados 

La relación de Iván Márquez con Venezuela –según pudo deducirse de documentos encontrados en los computadores de Reyes– se extendió al general retirado Hugo Carvajal, director de contrainteligencia militar entre 2004 y 2014, cuya tarea era proporcionarles armas a las Farc.  

Actualmente, Carvajal está detenido en España por ser integrante del llamado Cartel de los Soles, dedicado al narcotráfico y conformado por altos oficiales del Ejército venezolano, y es testigo contra el régimen de Maduro en el manejo de las rutas del narcotráfico.

 

Otro de los amigos de Márquez fue el exministro de Justicia Ramón Rodríguez Chacín, quien entre 2002 y 2008 trabajó en la liberación de los secuestrados por las Farc, y quien también ayudó a otorgarles a las Farc varias zonas en territorio venezolano para la instalación de campamentos de entrenamiento.

Según Hugo Lizcano, analista militar, las Fuerzas Armadas venezolanas nunca han perseguido a Iván Márquez porque el objetivo ha sido protegerlo. Las órdenes de Chávez y de Maduro siempre apuntaron a acogerlos en zonas específicas de Apure, Zulia, Amazonas y Bolívar, estados en los que las Farc contaron con el respaldo de los uniformados venezolanos.
 
La alianza entre Márquez y Maduro –agrega– se fue fortaleciendo hasta el punto de que el territorio del país vecino le sirvió de escondite a la llamada Segunda Marquetalia, el grupo que Márquez conformó una vez huyó del proceso de paz en Colombia.

“El hecho de que hoy Iván Márquez permanezca en un hospital militar en Caracas, luego del ataque sufrido hace cuatro semanas en territorio venezolano, no es sino una muestra de lealtad hacia su amigo", concluyó  el analista.