1 Agosto 2022

Con ayuda de integrantes activos y retirados del Ejército, Matamba logró monopolio criminal en Nariño: Fiscalía

Juan Larinson Castro, alias Matamba.

Crédito: Yamith Mariño

CAMBIO revela el escrito de acusación contra los coroneles (r) Robinson González del Río y Harry Leonardo Gómez, procesados por hacer parte de la organización del fallecido criminal.

Cinco meses después de la captura de los coroneles (r) del Ejército Robinson González del Río y Harry Leonardo Gómez, y de otros militares activos y retirados, la Fiscalía radicó el escrito de acusación en su contra, con el cual, los llama formalmente a juicio por hacer parte, supuestamente, de la organización La Cordillera del Sur del Clan del Golfo, que era liderada por el fallecido criminal Juan Larinson Castro, alias Matamba. La Fiscalía insiste en que tiene pruebas suficientes para concluir que, gracias a la ayuda de militares activos y retirados del Ejército, alias Matamba logró –en solo seis meses– tener el monopolio criminal en varios municipios de Nariño.

Según el escrito de acusación, la investigación se inició el 29 de enero de 2020 cuando una fuente humana, con el seudónimo de la Mona, se acerca a las autoridades y cuenta sobre la existencia de una organización delincuencial denominada Héroes de Cordillera o Cordillera del Sur, que estaría al mando de alias Matamba o el Viejo, y que se dedicaría a comercializar base de coca, a la producción de cocaína en laboratorios rústicos y al cobro de impuesto por gramaje a redes de narcotraficantes que ingresan a los municipios de Cumbitara, Policarpa, El Rosario y Leiva, en Nariño.


Con esa información, la Fiscalía interceptó algunas líneas de comunicación y empezó a construir el organigrama de la organización denominada Cordillera del Sur, al mando de alias Matamba, quien fue abatido a finales de mayo de este año tras permanecer casi dos meses prófugo de la justicia, luego de protagonizar una cinematográfica fuga de la cárcel La Picota de Bogotá.

Para profundizar

La mayoría de los integrantes de la organización fueron identificados y capturados en febrero de este año, entre ellos, los coroneles (r) del Ejército Robinson González del Río y Harry Leonardo Gómez. Sin embargo, quedaron otros en la clandestinidad, uno de ellos, el Padrino, quien, según un informe reservado de 663 páginas de la Fiscalía, se trataría del general (r) Leonardo Alfonso Barrero Gordillo, excomandante de las Fuerzas Militares. El general Barrero ha negado cualquier relacionamiento con esa red criminal.


Organigrama Matamba


Por ahora, la Fiscalía dice en el escrito de acusación que, después de meses de investigación, logró establecer que se trataba de un grupo de personas dedicadas inicialmente a la compra o adquisición de toda la base de cocaína que se producía en los municipios de Policarpa, Cumbitara, Leiva y El Rosario (Nariño), actividad que era liderada por Juan Larinson Castro Estupiñán alias Matamba o el Viejo, principal cabecilla del Grupo Armado Organizado Cordillera Sur del Clan del Golfo, anteriormente autodenominado como Autodefensas Gaitanistas de Colombia Bloque Pacifico Sur frente Héroes de Cordillera o Cordillera del Sur.


En los municipios de Policarpa, Cumbitara, Leiva y El Rosario, alias Matamba era el único que autorizaba las “mesas” para que los narcotraficantes compraran la base de cocaína. Luego, su organización se encargaba de la elaboración de cocaína en laboratorios clandestinos, ubicados en zona rural de los municipios ya mencionados, desde donde se realizaba el transporte de la sustancia hasta las costas nariñenses y ahí, era enviada al exterior.


La Fiscalía sostiene que, para lograr todo lo anterior, contó con el apoyo de integrantes activos y retirados del Ejército Nacional. Incluso que, gracias a ellos, logró quedarse con el monopolio criminal en la zona, en solo seis meses. Supuestamente, los uniformados lograron que el Ejército Nacional dirigiera los operativos siempre en contra del enemigo de alias Matamba que era alias Sábalo, quien era el líder de una estructura disidente de las Farc y quien fue asesinado en por el ELN.

“Para lograr su objetivo criminal, hacían parte de la organización, integrantes del Ejército Nacional, activos y retirados, los cuales facilitaron y ayudaron a que alias “Matamba” consolidara totalmente el monopolio criminal de los municipios de la cordillera nariñense, territorio que se encontraba bajo el control criminal del GAO´r E29 al mando de alias “Sábalo” (asesinado por el ELN), donde alias “Matamba o El Viejo” en un lapso no menor a los seis meses (2019-2020) logra replegar completamente el grupo residual y obtener el control total de los cultivos de arbusto de hoja de coca, laboratorios de producción de estupefacientes, comercialización y tráfico de drogas ilícitas”, dice el documento en poder de CAMBIO.


Según la Fiscalía, el dinero producto de la actividad ilícita del narcotráfico, era utilizado para financiar el sostenimiento de todo el grupo armado liderado por alias Matamba, quien pagaba una nómina aproximada de cuatrocientos millones de pesos mensuales a sus integrantes.


 

“Además, pagaba a los militares que trabajaban para la organización un sueldo mensual de cinco millones de pesos y a los altos mandos, entre ellos al comandante del Batallón Boyacá, mensualmente le entregaba por intermedio de alias Mauricio, la suma de treinta millones de pesos. Ese dinero también estaba destinado para pagar los traslados de mandos militares que entorpecían las actividades ilícitas que desarrollaba el Grupo Armado en la zona donde delinquían”, concluye el escrito de acusación.


La Fiscalía los acusa porque desde septiembre de 2019 hasta febrero de 2020 ayudaron en la consolidación del Grupo Armado Organizado Cordillera Sur del Clan del Golfo. Para ello, filtraron a alias Matamba información sobre operativos que se iban a realizar en su contra.
Por esos hechos, los llaman a juicio como presuntos responsables de los delitos de lavado de activos, concierto para delinquir agravado, entrenamiento para actividades ilícitas, utilización ilegal de uniformes e insignias, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes, tráfico de sustancias para el procesamiento de narcóticos, cohecho propio y cohecho por dar u ofrecer.


Así eran las rutas de la organización


Los investigadores identificaron tres puntos clave en la cadena de narcotráfico de la organización de Matamba.


Por ejemplo, la zona rural entre los municipios de Samaniego y Cumbitara, Nariño, era la ruta utilizada para el transporte de base de coca, la cual era adquirida por los integrantes de la organización a varios productores en Samaniego. Los interesados en la base de coca debían pagar un impuesto de “IVA” a alias Matamba.


En los municipios de Policarpa, Cumbitara, Leiva y El Rosario (Nariño), tenían laboratorios para la elaboración de clorhidrato de cocaína. El recorrido entre municipios era la ruta utilizada para el transporte de la base de cocaína, la cual era adquirida por los integrantes de la organización en las “mesas” que autorizaba alias Matamba y cuyo destino eran los laboratorios para procesar el clorhidrato de cocaína.


Dice el documento que, de la zona de laboratorios en los municipios de El Rosario y Leiva a las costas del Pacífico en Bocas de Satinga, era la ruta utilizada para el transporte de clorhidrato de cocaína, la cual, al parecer, era llevada en vehículos por las diferentes trochas o caminos de herradura y también, en transporte fluvial a través del rio Patía, en embarcaciones tipo lanchas.


Finalmente, la Fiscalía asegura que la droga salía de las costas del Pacífico, en Bocas de Satinga, Tumaco, hacia Centroamérica (Guatemala, Honduras y México).
“Era la ruta utilizada para el transporte de clorhidrato de cocaína, la cual era llevada en lanchas rápidas, en buques o embarcaciones pesqueras; en estos últimos, la droga era oculta en torpedos o modalidad comúnmente conocida como “parásitos”, que eran adheridos al casco de los buques o embarcaciones”, señala el escrito de acusación.