15 Septiembre 2022

'Bruma', un nuevo clamor de Beatriz González por la justicia y la paz

Para celebrar sus 90 años de vida Beatriz González exhibe 'Bruma', una muestra que consta de una instalación, pinturas, dibujos y bocetos. La exposición abre sus puertas hoy jueves 15 de septiembre en Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria.

A posteriori
En el salón principal de 'Fragmentos' se exhibe la instalación 'A posteriori' de Beatriz González.

Por Eduardo Arias

Entrar a Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria, donde se exhibe la exposición Bruma de la maestra Beatriz González es como ingresar a una iglesia, a un lugar de reflexión, de oración. Las cuatro enormes paredes del salón principal están revestidas por seis imágenes que se repiten una y otra vez. Son los Cargueros, siluetas en negro impresos sobre un fondo amarillo que, al combinarse con la tenue y pareja iluminación del espacio, evoca la sensación de recogimiento que se siente en varias de las iglesias coloniales del centro de Bogotá, como San Agustín o San Francisco.
Fragmentos es un contramonumento. Una edificación de paredes blancas y amplios ventanales con vista a un par de jardines donde se conservan algunos muros de una antigua casa. Su piso es una obra de arte de Doris Salcedo, ya que está revestido de siete toneladas de armas que entregaron las Farc y que se fundieron para construir esa superficie gis y rugosa en la que aún se vislumbran de tarde en tarde las formas del cañón o de una culata.
Ubicado sobre la carrera Séptima con calle sexta, a un par de cuadras del Palacio de Nariño, Fragmentos recibe desde hoy jueves 15 de septiembre Bruma, que cuenta con la curaduría de María Belén Sáez de Ibarra. La exposición consta de tres partes. La gran instalación A posteriori, una muestra de pinturas recientes que la artista realizó durante la pandemia (más una que data de 2010) y una vitrina donde se exhiben bocetos y dibujos.
A posteriori se basa en Auras anónimas, monumental obra que se encuentra en los columbarios del Cementerio Central de Bogotá, justo al lado del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

Auras anónimas
'Auras anónimas', de Beatriz González, en el Cementerio Central de Bogotá.


A comienzo de 2022, Doris Salcedo invitó a Beatriz González a exhibir en Fragmentos alrededor de 900 lápidas de Auras anónimas tal como se encuentran ahora, deterioradas por el paso del tiempo y la falta de un mantenimiento adecuado. Sin embargo, el mal estado de las lápidas impidió que se pudieran trasladar a Fragmentos. Esto dio origen a la instalación A posteriori. Beatriz González volvió a pintar seis de los ocho Cargueros que conforman las lápidas de Auras anónimas. No obstante, esta vez no dejó que la siluetas fueran nítidas. Con el uso de una técnica llamada veladura, logró que sus contornos sean difusos, etéreos, como si se escondieran detrás de un manto de niebla. “Aquí se retoma la intención que tiene mi obra, que es la repetición, porque hay que insistir mucho en Colombia, en ciertas frases, en ciertos pensamientos; es una insistencia en la situación del país, es una insistencia en que no se repita más”.

Pinturas
Esto tiene su razón de ser. Alude a la falta de claridad que enturbia la mente cuando suceden hechos dolorosos. En el recuerdo de sucesos trágicos las figuras se hacen difusas y se convierten en lo que Beatriz González denomina antisiluetas. Figuras ambiguas, poco claras, como la situación de violencia que vive el país. la situación nacional. En las pinturas estas antisiluetas aparentan desempeñar labores propias del campo pero en realidad están enterrando a sus muertos. “Me esforcé en buscar unos colores que son más referidos al duelo, porque son oscuros, como el negro sobre los zafiros de los cielos, que voy echando capa sobre capa sobre capa, con veladura. Siempre he usado la veladura, pero ahora más, para que nada tenga contorno porque así es la memoria traumática, nunca es clara”.

Vitrina
María Belén Sáez de Ibarra escribió en su texto curatorial: “Siluetas borrosas, como si el viento hubiera borrado la cara, las manos, los miembros. Hombres y mujeres que cavan y buscan. A veces desentierran. Alguien entregó un ataúd con 'los huesos dueños de una historia secreta', como en el verso de José Emilio Pacheco que nombra a cada uno con su ofrenda. Unos mamos en la Sierra Nevada de Santa Marta cantan con flautas la restitución de la tierra entre la niebla azul. Mujeres con cuerpos violentados han muerto con torsos y gestos crispados. Son muñones apenas. Cargueros con cuerpos cruzan montañas y parajes. También están borrados. Una mujer se cubre el rostro con ambas manos, no puede ver, no puede saber, no puede decir, sabemos que llora. La acompaña Verónica, la impronta sin vida del rostro de Beatriz González pintado por sí misma, que frente a Dolores es un manto de empatía sagrada”.
Brumas es, además de homenaje a la artista en sus 90 años, un testimonio de la vitalidad de una artista que mantiene intacta su lucidez, su capacidad de crítica y también su amor y pasión por el arte.
Beatriz González nació en Bucaramanga en 1932 y desde joven declaró ser "una artista de provincia". Se graduó de la Universidad de los Andes en 1962 con el título de maestra en Bellas Artes. Ha expuesto en incontables ocasiones en Colombia y varios países del mundo, y su obra forma parte de colecciones de importantes museos de Colombia y otros países del América y Europa. También se ha desempeñado como curadora, historiadora del arte y educadora. Desde 1977 trabaja en investigaciones sobre museología, historia del arte y caricatura, y ha realizado múltiples publicaciones.

Además de visitar la exposición, se recomienda ver Auras anónimas, en los columbarios del Cementerio Central.
Beatriz González y Ana Belén Sáez de Ibarrhablaron con Cambio sobre Bruma.

Fragmentos, Espacio de Arte y Memoria - Carrera 7 # 6b-30
Jueves 15 de septiembre de 2022 a mayo 2023
Organiza: FRAGMENTOS, Espacio de Arte y Memoria y el Museo de Arte UNAL.
Fragmentos hace parte del Ministerio de Cultura a través del Museo Nacional de Colombia y El Museo de Arte UNAL está adscrito a la Dirección de Patrimonio Cultural de la Universidad Nacional de Colombia.