22 Junio 2022

Descuentos y beneficios tributarios llegaron a 92 billones de pesos en 2021

Los beneficios tributarios que tienen algunos sectores, más los descuentos y tarifas diferentes en impuestos como la renta o el IVA, sumaron el equivalente a la mitad del recaudo neto de todo el año.

En 2021, con la recuperación económica, Colombia superó la meta de recaudo tributario y llegó a 161,57 billones de pesos netos, es decir, después de devoluciones y pagos con saldos anteriores para quienes tenían derecho a este beneficio. El recaudo bruto fue de 173,66 billones de pesos.

Pero entre devoluciones, saldos a favor, tarifas diferenciales y descuentos aplicados para calcular cuánto se debía pagar por uno u otro impuesto, en el mismo año el país gastó 92,2 billones de pesos. El costo de estas medidas, en un solo año, aumentó 27 por ciento. 

La Dian, que calcula esta cifra con base en la información de los impuestos sobre la renta, IVA, Nacional al Carbono y el Impuesto Nacional a la Gasolina y al acpm, también estimó que una buena parte de ese incremento en los gastos tributarios fue consecuencia del IVA, que aumentó en 13,5 billones de pesos y que a su vez fue consecuencia de la reactivación de la economía, ya que muchos restaurantes están eximidos del impuesto y, a cambio, pagan el impuesto al consumo.

A la recuperación económica y el pago del impuesto al consumo en lugar del IVA, se suma que desde la Ley de Turismo de 2020, los mismos hoteles y restaurantes reciben beneficios tributarios adicionales para el caso de este impuesto. 

Los beneficios más costosos

En un año, Colombia pasó de gastar 72 billones de pesos en beneficios tributarios a gastar 92 billones de pesos, de los cuales el 99 por ciento, es decir 91 billones de pesos, se destinaron a tarifas diferenciales, descuentos y beneficios en dos impuestos: renta e IVA.

Como ya se ha indicado en múltiples ocasiones, el IVA es el impuesto que más costos tributarios le genera al país por sus beneficios a ciertos sectores, como el otorgado en la Ley del Turismo, y sus tarifas diferenciales que terminan por beneficiar a los colombianos de más altos ingresos. 

Solo por este ingreso, el país gastó 68 billones de pesos. Por la lista de bienes y servicios excluidos del impuesto, es decir por aquellos que simplemente no se cobra el IVA, dejaron de recaudarse 48,5 billones de pesos. 

Los bienes exentos, sobre los que el consumidor final no paga el IVA, pero sobre los que los productores sí pueden pedir la devolución del impuesto que pagaron durante el proceso de producción, el costo tributario fue de 15 billones de pesos, mientras que en el caso de la tarifa diferencial de 5 por ciento para bienes y servicios el gasto fue de 4,6 billones de pesos. 

En el caso del impuesto sobre la renta, el costo de las exenciones, los descuentos tributarios, los tratamientos especiales –como tarifas reducidas– y la deducción por inversión en activos fijos llegó a 23 billones de pesos, un aumento de 34 por ciento frente a los 17,1 billones de pesos que costaron estos beneficios en 2020. 

De acuerdo con los cálculos de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), la mayoría del gasto tributario en este impuesto fue consecuencia de las rentas exentas, que sumaron 13,7 billones de pesos, y los descuentos tributarios tanto para personas naturales como para empresas, que sumaron 6,7 billones de pesos.