12 Agosto 2022

En defensa de la defensa nacional

Crédito: yamith Mariño Díaz

Los expertos en seguridad nacional advierten que las fuerzas aérea, marina y terrestre necesitan una renovación inmediata en tanques, buques, aviones y demás insumos militares para no debilitar aún más el sistema defensivo colombiano frente a sus vecinos.

Por: Javier Patiño C.

 

En su última rendición de cuentas, el exministro de Defensa Diego Molano aseguró que le dejaba al país “un sistema de defensa nacional para los próximos 20 años, con 13,1 billones de pesos asignados para fortalecer las capacidades aéreas, terrestres y marítimas y así garantizar la soberanía de Colombia". El exviceministro Jairo García lo secundó: "Este es un legado que le damos al sector defensa (...), con los recursos necesarios para que se puedan tomar las decisiones para la renovación de esas capacidades".

Pero la realidad es otra. Según expertos consultados por CAMBIO, los equipos de defensa con que cuenta la fuerza pública en su mayoría ya cumplieron su ciclo de vida.

Así opina Erich Saumeth, analista militar: “Puede que el país haya avanzado con su entrada a la Otan como socio preferencial, pero internamente cada una de las fuerzas quedó atrasada en comparación con los países vecinos. Durante los últimos cuatro años ha sido progresivo el deterioro de los principales sistemas y equipos de defensa colombianos, se ha postergado de manera continua el proyecto de plataforma estratégica de superficie de la Armada, no se adelantó el proceso de nuevos aviones de combate para la Fuerza Aérea, ni de drones de capacidad de inteligencia para reconocimiento. El que ha salido mejor librado es el Ejercito, con la adquisición de 145 vehículos, esencialmente para transportar tropa que no tiene la capacidad de defensa por el armamento que porta.
.
A comienzos de su período -según recuerda el general Guillermo León, excomandante de la Fuerza Aérea-, el presidente Iván Duque proyectó el reemplazo de las capacidades estratégicas de las Fuerzas Militares. Sin embargo, advierte que el sistema de defensa nacional (Siden), que era una programa estructurado con metodología para evaluar y determinar las capacidades que se requerían de todas las fuerzas, en este momento están en entredicho.

El analista político Andrés Valenzuela dice que la administración Duque fue temerosa para tomar decisiones, quizás por los costos políticos que implicaba hacer una inversión tan grande en equipos militares. Pero ahora ese temor puede costar caro. De igual forma piensa el coronel retirado Carlos Gutiérrez, para quien las fuerzas militares quedaron con equipos obsoletos: "Los aviones kfir están de museo, no tenemos misiles, ni tanques de guerra, ni helicópteros de ataque, nada de lo que tienen vecinos como Venezuela. Lo único que nos queda es la experiencia militar de 60 años de guerra”.

militares
Falta de equipos para la defensa nacional preocupa a los expertos

El panorama, para Erich Saumeth, es preocupante porque el nuevo gobierno considera que la compra de equipos para las fuerzas militares no es una prioridad, por lo menos a corto plazo. En cambio, Petro ha promovido la idea de adelantar procesos de paz con las organizaciones criminales y a solucionar los problemas entre vecinos por la vía diplomática. 

"Contamos con la habilitad y con algunos equipos para vigilar el espacio aéreo, marítimo y terrestre relativamente recientes, pero no con los instrumentos y herramientas para reaccionar en el caso de que se presente una intromisión en las fronteras del país”, dice el general León.

El coronel retirado Carlos Gutiérrez señala que no se pueden perder los pocos avances que dejó el anterior gobierno en materia de compra. “Nada se materializó, desafortunadamente. Le dejaron la decisión al gobierno de Petro”. "No se puede perder lo proyectado y lo ya financiado –en el papel-. Esos procesos que no se realizan de la noche a la mañana", agrega León.

Un documento Conpes ya tiene asignado presupuesto para plataformas, aviones, buques y armas de defensa, pero se requiere de la disposición política del presidente para utilizarlo. En opinión de los expertos, la flota aérea, naval y terrestre podría quedar paralizada en unos pocos años por el afán de priorizar la inversión en otros sectores y descuidar la defensa nacional, que quedaría en franca debilidad frente a las fuerzas de los países vecinos.