26 Noviembre 2022

¿Qué está buscando el mercado laboral?

La pandemia sacudió el mercado laboral. No solo llevó la tasa de desempleo en el país a un histórico 19,3% en 2020, sino que aceleró los cambios en las habilidades demandadas por las empresas que se esperaban para dentro de cinco años. Esto es lo que usted debe saber para entender qué tipo de empleados quiere hoy el mercado.

Bill Gates, fundador de Microsoft, dice que la demanda mundial está en áreas de la ciencia, la economía y las ingenierías, a las que él considera “agentes de cambio para todas las instituciones”. Esto no significa que todo el mundo tendrá que saber programación y escritura de código, sino que los nuevos profesionales tendrán que entender lo que pueden hacer los ingenieros y lo que no. 

Según la red social LinkedIn, los campos profesionales con mayor incremento en demanda desde 2017 hasta 2021 son el desarrollo de negocios (identificar clientes y negocios); la experiencia de usuario (planificar, diseñar, ejecutar estudios de usuario y analizar los resultados); la ingeniería de datos (migrar los datos a un formato que permita su procesamiento y análisis); análisis de servicio al cliente (recopilar y analizar los datos que proveen los clientes con miras a solucionar los problemas que presenten) y desarrollo de back end (crear, codificar y mejorar el servidor, las aplicaciones y las bases de datos, con el fin de garantizar una experiencia funcional para el usuario final).

En Colombia, el SISE (servicio público de empleo) reportó que a septiembre de 2022 las cinco categorías más demandadas fueron las actividades de servicios administrativos, las actividades profesionales, científicas y técnicas; las de información y comunicaciones, y los empleos en industrias manufactureras y en el comercio.

Este reporte no es muy conocido, pero está basado en los datos que el empleador debe reportar por obligación según las vacantes que necesita, lo cual hace que sea un buen indicador de las tendencias. 

Por su parte, HoyTrabajas.com, plataforma colombiana de empleo para personal operativo y sin título profesional, señala que los cinco trabajos más solicitados son los agentes de servicio al cliente, los asesores comerciales, los de ventas por call center, los conductores y los vendedores de tienda a tienda, encargados de recorrer establecimientos para ofrecer los productos.

Habilidades y aptitudes

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), así como el Foro Económico Mundial, habían previsto una recomposición en el sistema de cualificaciones y habilidades para el año 2025. Esto, por cuenta de la robotización y sistematización del empleo. 

Pero gracias a la pandemia este proceso se aceleró y sucedió en 2020. “Lo que se pedía antaño ya no es, y hoy se demandan habilidades digitales, pensamiento crítico, solución de problemas complejos, trabajo en equipo y resiliencia”, dice Iván Jiménez, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

Explica que antes lo que una persona estudiaba en la universidad servía para entre 10 y 15 años. “Obviamente, tenía que actualizarse; pero las bases, los pilares, la estructura epistemológica se mantenía”, dice. 

Hoy la carrera solo sirve durante cinco años porque hay un proceso de reformulación continua de todas las categorías. Por lo tanto, “debe haber un tránsito hacia el aprender permanente y hacia el aprender a aprender, que es muy valorado en las entidades”, agrega Jiménez. 

Las universidades y los centros de formación para el trabajo tienen un desafío muy importante en desarrollar estas competencias puesto que ya no solo es importante entregar un catálogo de conocimientos estándar para aprender de memoria. “Eso hoy no genera las habilidades que está pidiendo la demanda laboral”, dice Jiménez.

Una buena noticia es que en la declaración del centenario de la OIT para el futuro del trabajo quedó establecido que los cursos que hoy la gente toma en línea, si bien no son acreditables, se valoran en las empresas, porque suponen un proceso de aprendizaje activo y permanente del candidato a una posición especifica.

laboral

Aprendiz eterno

Para Mela Velázquez, gerente de Transición de Carrera para LHH, estas actualizaciones son importantes. Sin embargo, considera necesaria una profundización de ese conocimiento. “Estas plataformas son maravillosas, somos partidarios de ellas y de actualizamos por esa vía, pero soy de la teoría de que es importante la profundización”.

Para ella, combinar la academia y la práctica es la mejor estrategia. Si bien lo teórico es bueno para tomar decisiones, la experiencia sirve para afinar ese proceso pues las condiciones de la vida real nunca son iguales a las que plantean los libros. 

Para eso, mantener siempre abierta la curiosidad y la capacidad de aprendizaje es esencial. “La invitación es a ser curiosos, a ser aprendices eternos y a tener la capacidad de desaprender para volver a aprender”, explica Velásquez. 

Antes, para ser atractivos solo se necesitaba ser bilingües, pero hoy existe una lista de competencias más amplia. De las 10 cualidades que hoy se requieren en un aspirante a un cargo, 8 no se aprenden en la universidad y parten de la inteligencia emocional, y dos tienen que ver con tecnología y no se refieren a tener destreza en escritura de código ni en hardware sino a la habilidad para identificar cuáles de todas las ofertas tecnológicas sirven a su empresa y cómo mantenerse vigente en ese tema.

Los retos de las empresas

Lo anterior es una prueba de que hoy las empresas también han tenido que cambiar para seguir vigentes y también deben ser atractivas para conseguir el mejor talento. “Las épocas en las que las empresas seleccionaban los candidatos como quien va al supermercado para escoger las manzanas más brillantes se acabó”, dice Héctor Torres, gerente general de LHH. 

Como son los candidatos quienes también escogen a las compañías, estas deben tener un propósito alineado con el de ellos. En este esfuerzo por fidelizar a sus empleados hay cuatro claves: la primera es el salario, pero una compañía debe entender que este es solo un factor de atracción más no un motivador. 

La segunda es la flexibilidad que implica no solo el trabajo en casa sino garantizar que haya jornadas moldeables. La tercera es la progresión de carrera y la cuarta es el bienestar, pero “no el tradicional de organizar la fiesta de fin de año, sino que involucre la salud mental como un tema relevante en el espacio laboral”, dice Torres. 
 

Peso a Peso, Paso a Paso es una colaboración periodística entre Cambio y Bancolombia para la educación financiera.