28 Abril 2022

“La vida es mejor recordarla que vivirla”

En su novela “Adiós, pero conmigo”, Juan Diego Mejía utiliza como materia primordial sus vivencias como estudiante de matemáticas en la Universidad Nacional de Medellín.

CAMBIO. Literatura, cine, publicidad... ¿A qué hora les saca tiempo a los tantos oficios que ha desempeñado?

Juan Diego Mejía. Como no fui heredero, he tenido que trabajar siempre para sostener a mi familia. Así aprendí a disfrutar la mayoría de las cosas que hago y a escoger las que más me gustan. Lo que encontré en este ejercicio de la vida es que todo alimenta el conocimiento del ser humano y la imaginación, todo puede convertirse en cuentos y en novelas.

 

CAMBIO. ¿Usted se considera un nostálgico?

J. D. M. Se la cambio por melancólico. Me veo reflejado en el grabado del siglo XVI de Durero que muestra a un ángel corpulento varado en una isla, pensando acerca de la geometría y la literatura.

 

CAMBIO. ¿Cómo convertir los recuerdos en literatura?

J. D. M. Si algo se puede convertir en literatura son los recuerdos. Es una manera de volver a vivir momentos pasados. Los recuerdos tristes se vuelven amables, los muertos reviven, los desamores sonríen. La vida es mejor recordarla que vivirla.

 

CAMBIO. ¿Su formación como matemático ha marcado su oficio como literato?

J. D. M. Por lo menos me mostró que la matemática produce un movimiento espiritual similar al placer de leer y escribir.

 

Juan Diego Mejía
Juan Diego Mejía.