1 Junio 2022

“Las ideas políticas van por un lado y el ejercicio político va por otro”: Juan Carlos Garay, autor de la novela 'Borealis'

El escritor y periodista Juan Carlos Garay acaba de publicar ‘Borealis’, una novela de ciencia ficción en la cual convergen dos de sus pasiones: la música y la astronomía.

Juan Carlos Garay
JUan Carlos Garay. Foto de Juan Sebastián Pinilla

Además de ser un reconocido periodista cultural en radio y prensa escrita, Juan Carlos Garay ha incursionado en la literatura. Es el autor de las novelas La nostalgia del melómano (2005), La canción de la luna (2011) y Balsa de fuego (2016). Cambio habló con él acerca de su nueva publicación.

CAMBIO: ¿Qué lo llevó a escribir Borealis, a relatar una historia sobre música en un escenario de ciencia ficción?
Juan Carlos Garay.
Desde el principio mi idea era establecer un paralelo entre un compositor y su intérprete. Esos dos papeles, sobre todo en la música clásica, están muy separados. Lo curioso es que yo pensaba que la historia me iba a llevar por terrenos esotéricos, pensaba que este intérprete descubría que él era la reencarnación del compositor. Bueno, esa idea la deseché porque la sentí muy forzada, pero en cambio quise rodear la vida de estos dos músicos de un contexto cósmico especial, algo diferente. Y entonces escribí ese final del primer capítulo en que Bradley, antes de dormirse, mira por la ventana y lo que ve no es una luna sino dos. Si un personaje ve dos lunas es porque está en un mundo paralelo. A partir de ahí toda la escritura siguió alimentando esa premisa.
 
CAMBIO: Además de que usted es un reconocido melómano, en el libro deja traslucir un interés suyo por la astronomía. ¿Hasta qué punto esto es así?
J.C.G.: 
Es cierto. Cuando me gané el Premio de Periodismo Simón Bolívar en 2008, lo que hice con esa plata fue cumplir un sueño: irme a Argentina a estudiar el universo. Soy diplomado en Astronomía General del Centro Cultural Rojas, adscrito a la Universidad de Buenos Aires. Esas bases me sirvieron para hacer lo que decía Julio Verne: procurar que toda ficción, por loca que parezca, tenga su fundamento en la ciencia. Por ejemplo, la astrofísica habla de lo complejo que es un sistema compuesto por un planeta y dos satélites. Mucho más que un planeta que solo tiene una luna, como el nuestro, u otro que tenga 14, como Neptuno. Esa vulnerabilidad es real y ayudó a generar cierto suspenso en la historia.
 
 

Juan Carlos Garay
Juan Carlos Garay, autor de 'Borealis'. Foto de Marcela Sánchez.

CAMBIO: ¿Hasta qué punto podría decirse que Apogeo Borealis, el compositor, y Arthur Bradley, el intérprete, son personajes basados en músicos de la realidad?
J.C.G.: 
Claro, tomar referentes reales, así sea con distancia, es de gran ayuda a la hora de crear personajes de ficción. Cuando yo empecé a pensar en Apogeo Borealis estaba en el Festival de Música de Cartagena y habían interpretado unas obras de Giovanni Battista Pergolesi. Y algo que me sorprendió fue mirar las fechas de nacimiento y muerte y comprobar que este hombre ¡solo vivió 26 años! Me pareció que de haber vivido en otro siglo lo hubiéramos entendido como una especie de Jim Morrison. Y así fui diseñando el personaje: un Pergolesi (con elementos de Bach y de Biber) al que su talento y su fama lo van convirtiendo en un rock star de su tiempo.
Con Artur Bradley la referencia es más oscura. Me basé en un organista inglés que me gustaba mucho: Peter Hurford, quien grabó para el sello Decca la obra completa para órgano de Bach y tuvo las mejores críticas. Años después, quiso relanzar su carrera con otro proyecto discográfico que consistía en grabar en diferentes órganos de Europa, pero el proyecto se suspendió. Yo quería narrar también ese fenómeno muy presente en la música, el de la gloria y el declive. Y hay algo que me queda muy difícil explicar, pero fue así: yo puse el punto final de la primera versión de la novela el 3 de marzo de 2019. Ese día murió Peter Hurford.
 
CAMBIO: ¿Qué lo llevó a enmarcar a sus protagonistas en un país convulsionado por conflictos sociales y episodios de violencia? 
J.C.G.: 
Es raro porque nunca había aparecido ese elemento político en mis novelas. Creo que el punto de partida es una reflexión acerca de las naciones como entes vivos y de lo difícil que es mantener los ideales con que fueron fundadas. Akiralia es una ciudad-estado fundada por siete astrónomos en una fecha mágica, en un lugar geográfico ideal, con las bases humanísticas ideales, pero en poco tiempo sus mismos gobernantes la van haciendo trizas. Pareciera que las ideas políticas van por un lado y el ejercicio político va por otro. Cuando Artur Bradley llega a Akiralia se vuelve testigo de la decadencia de un imperio. Y claro, esa decadencia se manifiesta en un régimen autoritario y unas fuerzas rebeldes que se están enfrentando todo el tiempo.

Borealis