24 Junio 2022

"El gobierno Petro tendrá la coalición más grande de la historia": Roy Barreras

El senador Roy Barreras hace parte del Pacto Histórico y será nominado a la presidencia del Senado.

Crédito: Yamith Mariño

El legislador vallecaucano, que ha liderado los diálogos con los distintos sectores políticos tras la victoria de Gustavo Petro, asegura haber garantizado el apoyo de más de 54 senadores y confía en que en los próximos días lleguen otros más, para formar una coalición de gobierno sin precedentes.

Por: Jesús Mesa

Para Roy Barreras la verdadera campaña comenzó el día después de la victoria de Gustavo Petro. Con suficiente experiencia en el manejo de egos y ambiciones en el Congreso, el senador vallecaucano ha liderado los diálogos políticos para la construcción de las mayorías del gobierno del Pacto Histórico. Una tarea titánica en la que –dice– no ha parado.

De reunión en reunión, el senador vallecaucano se ha visto con 74 legisladores para convencerlos de unirse a la coalición de gobierno, que anticipa puede ser la más grande en la historia. Cuenta Barreras que ya perdió la cuenta de cuántos tintos se ha tomado esta semana, pero dice que han sido bastantes, “unos más amenos que otros, pero todos cordiales”. 

En entrevista con CAMBIO, Barreras habla sobre cómo avanza esa construcción de mayorías en el Congreso, y las molestias que produjo dentro del Pacto Histórico su nominación a la presidencia del Senado.  Adelantó, además, cuáles serán los temas prioritarios que el gobierno Petro buscará impulsar en la nueva legislatura y le responde a aquellos que critican sus saltos políticos, algo que no considera necesariamente un defecto.

 

CAMBIO: Una semana ha pasado después del triunfo de Gustavo Petro. ¿Sintieron en algún momento que podían perder?

Roy Barreras: Siempre estuve seguro del triunfo. El entusiasmo en las calles, la emoción de la gente, lo que decían las encuestas… teníamos confianza.  Me preocupé un poco en la mañana cuando me dijeron que estaba lloviendo torrencialmente en el Caribe y recordé la pesadilla del huracán Andrew en 2016. Pero esta vez los votos que obtuvimos fueron suficientes para ganar. No hubo necesidad de que escampara.

CAMBIO: Tras la victoria del domingo, la bancada se ha movido rápido y ha sumado importantes apoyos. ¿Cómo va la construcción de esa coalición de gobierno?

R.B.: Nuestra campaña comenzó el lunes tras la victoria. Como jefe parlamentario, mi deber es el garantizar al presidente Petro las mayorías y en estos días me puse en la tarea de llamar senadores. En las primeras 72 horas después del triunfo nos comunicamos con 57 legisladores, de todos los partidos; y con la mayoría de ellos, personalmente. El anuncio de que el presidente buscaba formar un gran acuerdo nacional facilitó el diálogo con todos los sectores y puedo decir que hoy el gobierno Petro tiene gobernabilidad. Tiene las mayorías parlamentarias y eso significa estabilidad. 

CAMBIO: Los liberales y los verdes anunciaron que serían partidos de gobierno ¿Puede adelantarnos algo de esas reuniones con los demás partidos?

R.B.: Bueno, hay conversaciones muy adelantadas con el Partido Conservador y estamos confiados que puedan ser parte. También hay reuniones muy avanzadas con el Partido de la U, con Cambio Radical. Incluso hemos adelantado reuniones muy cordiales con senadores del Centro Democrático. Sabemos que no podemos convencerlos a todos, pero esperamos que la mayoría se unan, pues con una robusta gobernabilidad eso nos permitirá aprobar las reformas que pide el pueblo colombiano.

CAMBIO: ¿Y para convencerlos se repartirá mermelada?

R.B.: En todas las democracias del mundo es apenas natural que los partidos de gobierno gobiernen. Mucho se ha dicho sobre si la representación política en el alto gobierno implica la repartición de mermelada, pero tenga la certeza de que el gobierno Petro no lo hará. Eso sí, es claro que los partidos de gobierno serán muy importantes en los próximos cuatro años.

CAMBIO: ¿Cuál ha sido el hueso más duro de roer?

R.B.: Tengo que contarle que en verdad agradezco la generosidad con la que ha sido recibido el mensaje del presidente electo. Eso sí, las conversaciones menos alegres pero importantes han sido con los parlamentarios del Centro Democrático. En ellas les he manifestado que tendrán todas las garantías en el ejercicio de la oposición, pero también he ofrecido la posibilidad de que participen desde la independencia y acompañen las reformas que les parezcan buenas para los colombianos y se opongan a aquellas que no vayan con su ideología.

CAMBIO: ¿Cómo están los números en este momento?

R.B.: Tenemos 20 senadores del Pacto; Alianza Verde y Coalición Centro Esperanza aportan 13; Comunes tiene 5, y 14 liberales nos dan al menos, por el momento, 52 senadores.  Esperamos consolidar este fin de semana a los 10 compañeros del Partido de la U, pues hablé con todos ellos, y tendríamos más o menos 63 legisladores. Con el Partido Conservador y Cambio Radical hemos conversado y, de lograr acuerdos, tendríamos quizás la mayoría más sólida que ha logrado cualquier gobierno. Es algo inédito que en menos de 72 horas estemos hablando de esto.

CAMBIO: Su nominación ha sido recibida con preocupación por figuras como la vicepresidente Francia Márquez y el senador Gustavo Bolívar. ¿Cómo explica esta reacción teniendo en cuenta que hicieron campaña juntos? 

R.B.: Agradezco la pregunta para hacer una aclaración. El presidente Petro no fue quien nominó al presidente del Congreso. En la reunión que tuvimos el jueves, el presidente expresó unos parámetros que él buscaba para quien resultará elegido como un compromiso con la paz, la construcción de las mayorías y alguien que pudiera garantizarle la aprobación de sus reformas, clave en el primer año. La decisión fue una decisión de bancada y aprovecho para decir que el senador Bolívar, el senador Alexander López y la senadora María José Pizarro, que aspiraban legítimamente, apoyaron mi nombre para la postulación.

CAMBIO: Pero no se puede negar que su nombre causa ruido, pues hay quien todavía tiene reservas frente a su pasado político…

R.B.: A mí eso no me parece un defecto. Voy a nombrar a dos personas que admiro para responder su pregunta: Humberto de la Calle y Mauricio Cárdenas. El primero, mi maestro, ha estado prácticamente en todos los gobiernos y ha sido una garantía institucional. El segundo ha estado también en diferentes administraciones y ha sido garante en lo económico. Así que a mí eso de estar en distintos gobiernos no me parece un defecto. He estado presente en los momentos del cambio. En la aprobación de la ley de víctimas, el reconocimiento del conflicto armado, la firma del Acuerdo de Paz, el estatuto de la oposición, del cual soy autor. Yo soy de construir cambios. Y ahora los cambios que exigen pueblo colombiano serán los que lidera el presidente Petro.

CAMBIO: Y ya que hablamos de cambios, ¿Cuáles serán esos temas prioritarios para el nuevo gobierno?

R.B.: Yo soy respetuoso del fuero del presidente Petro y será él quien presente su paquete de reformas, pero escuchamos claramente al presidente en su discurso de triunfo y nos impuso a todos tres líneas de trabajo: la paz, la justicia social y la justicia ambiental. Para esto debemos rescatar e implementar el Acuerdo de Paz con las Farc y buscar una negociación con el ELN. 

También es necesario plantear una reforma tributaria que nos permita luchar contra el hambre y aliviar las necesidades sociales, implementar la reforma rural integral que quedó estipulada en el acuerdo del Teatro Colón y, por último, adoptar el Acuerdo de Escazú. Hay varios objetivos a corto y largo plazo que son importantes y que necesitan de las mayorías que afortunadamente ya tenemos.