19 Julio 2022

El nombramiento de Giovanny Yule y la vieja pelea por las tierras indígenas en Colombia

Crédito: Yamith Mariño Diaz

Con el nombramiento de Giovanny Yule en la Unidad de Restitución de Tierras se revive una vieja disputa por el uso de la tierra. Quienes se oponen a su designación dicen que Yule tiene un claro conflicto de intereses porque su oficio, desde siempre, ha sido reclamar más territorio para los indígenas.

Por: Maria F. Fitzgerald

El presidente electo Gustavo Petro anunció a través de un tuit tres nuevos nombramientos. Leonor Zalabata, lideresa indígena del pueblo arhuaco, será la nueva embajadora ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Patricia Tobón, indígena embera que participó en la Comisión de la Verdad, será la nueva directora de la Unidad de Víctimas. Giovanny Yule, un líder indígena nasa, será el nuevo encargado de la Unidad de Restitución de Tierras. 

De inmediato, María Fernanda Cabal reaccionó: “El anuncio del líder indígena Giovanny Yule, consejero del Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric), como nuevo director de la Unidad de Restitución de Tierras, debería analizarse. ¿No hay conflicto de intereses? Recordemos que él lideró protesta en búsqueda de más tierras para los indígenas”. 

 

Los pueblos indígenas y la tierra

Colombia tiene 114 millones de hectáreas. De ellas, 28,9 millones están en poder de los pueblos indígenas. Son propiedades colectivas que se concentran principalmente en el suroccidente del país. Son, aproximadamente, 767 resguardos indígenas los que tienen la propiedad de las hectáreas. 

Sin embargo, las tierras en Colombia han sido un constante motivo de disputa entre gremios productores, políticos y los pueblos indígenas, pues estos territorios tienen jurisdicciones especiales que no permiten su explotación sin autorización previa de las comunidades. 

A este hecho se suma una cosmogonía indígena que no comulga con la sobreexplotación de los territorios. De las 540.000 hectáreas que tiene el pueblo nasa en el Cauca, al menos 80 por ciento están en zonas que son de reserva natural, y el otro 20 por ciento no son plenamente productivas, pues están en laderas que no permiten ser cultivadas, lo que encarece el precio de producción. 

Así lo presentó el mismo Yule cuando en 2019 se organizó una minga indígena con la que le solicitaron al Gobierno nacional 40.000 hectáreas más. Él, como vocero del movimiento, aseguró: “Aquí lo que queremos es que haya un fortalecimiento de la agricultura de campesinos, afros y demás comunidades”. 

 

¿Se debería declarar impedido? 

El representante a la Cámara por el Centro Democrático Christian Garcés considera que Yule debería declararse impedido para el cargo por haber participado en procesos de liberación de la madre tierra. Estos procesos han sido adelantados por las comunidades indígenas en el norte del Cauca, que lo presentan como parte de un mandato espiritual. Los indígenas dicen que es de esta manera que logran recuperar tierras despojadas ilegalmente a sus antecesores, para darles un uso adecuado y permitirle descansar y así recuperarse. 

Estos procesos de resistencia indígena empezaron a gestarse alrededor de 1916, con las directrices del indígena Manuel Quintín Lame, quien empezó a plantear que era necesario dar espacios especiales a las comunidades indígenas y que así no dependieran de los hacendados. Pero fue años después, hacia los setenta, cuando empezaron a gestarse los movimientos que buscaban liberar a la madre tierra y así cumplir el mandato que es sagrado para estas comunidades.

Garcés considera que esto no es nada distinto a una invasión violenta a tierras que no les pertenecen. Así lo señaló en un comunicado publicado el 19 de julio, en el que además acusa a Yule de haber participado en estos procesos, de haber quemado cultivos, destruido infraestructuras e irrespetar la propiedad privada: “La invasión de tierras no puede ser validada desde ningún punto de vista o figura gubernamental, el respeto a la propiedad privada debe prevalecer si queremos seguir viviendo en un país con libertades y garantías democráticas”, agregó en el comunicado. 

No obstante, luego de que se anunciara su nombramiento y en entrevista con Caracol Radio, Yule aseguró que su única intención sería garantizar los derechos de las víctimas del país: “Lo que hay que hacer es precisamente mirar cómo se restituyen esas tierras para que estas personas puedan volver a sus tierras y puedan seguir viviendo con dignidad en sus territorios”.