24 Agosto 2022

La cuestionable petición del secretario de la Cámara al ministro de Transporte

Jaime Luis Lacouture solicitó al jefe de cartera que priorizara la construcción del aeropuerto de Uribia, La Guajira, en donde sus aliados políticos del Partido Conservador han sido acusados de compra de votos.

Una de las primeras decisiones que tomó el Congreso, tras su posesión el pasado 20 de julio, fue la elección de Jaime Luis Lacouture como nuevo secretario general de la Cámara de Representantes. Lacouture, oriundo de Villanueva, La Guajira, venía de desempeñarse como magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE) durante los últimos cuatro años en representación del Partido Conservador y su designación en su nuevo cargo generó controversia por cuenta de una supuesta inhabilidad en la que podría estar inmerso. Sin embargo, el panorama se aclaró, luego de una consulta a la Función Pública, al concluir que su pasado inmediato como magistrado no significaba ningún impedimento. Con su elección, los conservadores mantuvieron este puesto administrativo: su antecesor era el santandereano Jorge Humberto Mantilla, quien también tenía filiación a la colectividad azul.

Desde su ingreso a la Cámara, el recién electo secretario había pasado casi que inadvertido. Sus intervenciones ante medios de comunicación fueron escasas y en redes sociales publicó un par de fotos que daban cuenta de la conformación de su equipo. Pero ayer, después de un encuentro que sostuvo con Guillermo Reyes, ministro de Transporte del gobierno de Gustavo Petro, Lacouture dejó registro con dos fotos en su cuenta de Instagram. Las imágenes iban acompañadas de un mensaje en el que dejaba constancia de su petición al jefe de cartera: la construcción de un aeropuerto en Uribia, La Guajira. 

 

Al final del texto, Lacouture etiquetó a la senadora Martha Peralta; al senador Carlos Trujillo, presidente del Partido Conservador; al representante Juan Loreto Gómez, y al alcalde de Uribia, Bonifacio Henríquez. Sobre los últimos tres líderes pesan, coincidencialmente, fuertes acusaciones respecto de unos terrenos en donde operaba el antiguo aeropuerto de ese municipio, que pertenecía al Ejército y posteriormente fue transferido a título gratuito a la Alcaldía de Uribia.

En febrero de 2022, Caracol Radio publicó una investigación en la que, valiéndose de testimonios, demostraba que funcionarios de la administración local ofrecían escriturar predios de una invasión a cambio de que los habitantes de la zona votaran por la dupla de conservadores compuesta por Carlos Trujillo, que aspiraba al Senado, y Juan Loreto Gómez, que hacia lo propio en la Cámara de Representantes. Es decir, su situación se legalizaría siempre y cuando apoyaran a los candidatos predilectos del alcalde.

Al ser interpelados sobre la situación, Trujillo y Gómez –que a la postre fueron elegidos congresistas– negaron cualquier relación con los hechos. Lo mismo hizo el alcalde Bonifacio Henríquez. No obstante, la Procuraduría abrió una investigación sobre lo acontecido. 

Lo innegable en este entramado es el vínculo de Henríquez con los congresistas electos, quienes promovieron su elección como mandatario local y en más de una ocasión fueron fotografiados departiendo juntos. El secretario de la Cámara, Jaime Luis Lacouture, pertenece a este mismo grupo político. Prueba de ello es que en las elecciones legislativas de 2018 aspiró al Senado con María Cristina Soto, madre de Juan Loreto Gómez, como su dupla a la Cámara. Lacouture fracasó y Soto sí consiguió salir elegida. La Corte Suprema, en noviembre de 2021, encontró razones suficientes para llamar a indagatoria a Soto por presuntamente comprar votos para su elección, la misma acusación que el año pasado surgió en contra de su hijo.

Carlos Trujillo y Bonifacio Henríquez

Ahora, el secretario Lacouture solicita a su copartidario y ministro de Transporte, Guillermo Reyes, que priorice la construcción de un aeropuerto en Uribia. Fue en ese mismo municipio donde Bonifacio Henríquez, Juan Loreto Gómez y Carlos Trujillo, sus aliados, fueron acusados de prometer tierras de un antiguo aeropuerto para salir triunfantes en unos comicios.