1 Agosto 2022

Las razones detrás de la nueva solicitud de preclusión de la Fiscalía en el caso Uribe

Crédito: Yamith Mariño

Si quería insistir en archivar el proceso, el nuevo fiscal debía encontrar nuevo material probatorio que justificara su solicitud. Al parecer lo encontró. Abogados penalistas analizan.

La Fiscalía General de la Nación volvió a pedir la preclusión de la investigación que se adelanta en contra del expresidente Álvaro Uribe por fraude procesal y soborno en actuación penal. A través de un comunicado, el ente investigador señaló que el nuevo fiscal del caso, Javier Fernando Cárdenas, “consideró que se han configurado las causales de preclusión de atipicidad de la conducta e imposibilidad de desvirtuar la presunción de inocencia” y, en consecuencia, solicitará el archivo del expediente. 

Esta es la segunda ocasión en que la Fiscalía insiste en la preclusión. El pasado 27 de abril, el juzgado 28 penal del circuito negó al entonces fiscal del caso, Gabriel Ramón Jaimes, su solicitud de preclusión porque no aportó argumentos contundentes para demostrar que las conductas llevas a cabo por Uribe no constituían un delito (lo que jurídicamente se conoce como atipicidad). En aquella diligencia judicial, la juez insistió en que el ente acusador pudo haber ejecutado una mejor labor investigativa y resaltó los yerros cometidos con respecto al manejo que le dio material probatorio. Su explicación fue tan contundente que el fiscal Jaimes anunció que no interpondría recurso en contra de la decisión adversa y, a los pocos días, decidió apartarse del caso. 

Fue así como Cárdenas ocupó su lugar. Sus opciones eran dos: acusar o solicitar nuevamente la preclusión. Si se decantaba por la segunda, en todo caso, Cárdenas debía cumplir basar su nueva solicitud en argumentos nuevos que sustenten el archivo del proceso en contra del expresidente. Y eso fue lo que hizo, según señala el comunicado de la Fiscalía.

Para profundizar

En algo más de tres meses de actividades investigativas, el despacho a cargo del caso tomó 14 declaraciones, realizó un interrogatorio al imputado, ejecutó siete inspecciones a diferentes autoridades, hizo una búsqueda selectiva en base de datos y practicó pruebas técnicas y análisis forenses en fotografía y video, acústica, informática forense y extracción de información de teléfono celular, entre otras”, advierte el documento.

CAMBIO conversó con Juan Carlos Álvarez, coordinador de la especialización y maestría en derecho penal de la Escuela de Derecho de EAFIT sobre la nueva solicitud de la Fiscalía y las razones legales que la sustentan a pesar de que ya fue negada con anterioridad. 

La decisión de negar la preclusión no hace tránsito a cosa juzgada. Si la Fiscalía recoge elementos materiales, evidencias físicas, o cualquier otra información que le permita fundamentar una nueva solicitud de preclusión, lo puede hacer. Eso fue lo que ha dicho la Fiscalía en esta oportunidad, que ha hecho una nueva labor investigativa y, a partir de lo encontrar, asegura que se pueden alegar la imposibilidad de desvirtuar la presunción de inocencia y la atipicidad. Esas son dos causales que están previstas en la ley penal colombiana para pedir la preclusión”, afirmó.

Para profundizar

Lo que Álvarez enfatiza es que, a diferencia de lo que sucedió con el intento fallido de preclusión de Gabriel Ramón Jaimes, en esta oportunidad hay nuevos motivos —que antes se desconocían— para que el expediente se archive.

La nueva solicitud deberá estar solicitud en nuevos elementos materiales. Esa es una exigencia casi que lógica. Si el juez ya tomó la decisión que los elementos anteriores no eran suficientes para fundamentarla, necesariamente tienen que acreditarse nuevos elementos”, concluyó.

Tan pronto Cárdenas sustente su solicitud de preclusión, se abrirá un nuevo episodio en el largo proceso que protagoniza el expresidente Uribe. Puede que su solicitud sea aceptada y todo llegue a su fin. Pero, en caso de que se le niegue, así como a Jaimes, estaría ante la disyuntiva de acusar o insistir en la inocencia del líder del Centro Democrático. Una historia de no acabar.