19 Septiembre 2022

La araña, los perros y otros momentos del funeral de Isabel II

El ataúd de Isabel II entra a la capilla en el castillo de Windsor.

Crédito: DW

La transmisión oficial dejó poco espacio para curiosidades, dado el estricto apego al protocolo, pero durante la ceremonia de despedida de la fallecida monarca igual ocurrieron algunos episodios llamativos.

Por: Deutsche Welle

Los medios más reputados del globo transmitieron en vivo y en directo buena parte de la ceremonia del funeral de Isabel II, analizando aspectos como el protocolo, la tristeza de los súbditos británicos, la pompa, el carácter de la monarca fallecida, los desafíos del rey que asume y todas esas cosas con las que se busca complementar los programas sobre estos temas. Sin embargo, siempre hay algunas situaciones que escapan al control incluso de algo tan organizado como estos actos reales.

1. La araña en el ataúd

En las redes sociales mucho se comentó sobre la presencia de una araña sobre una tarjeta depositada en el ataúd de Isabel II, durante la ceremonia religiosa en la Abadía de Westminster. El arácnido (que no "el insecto”, como publicaron varios medios) probablemente venía entre las flores que adornaban el féretro y se vio claramente durante la transmisión oficial de la BBC.

2. Los consejos de la princesa

Charlotte tiene siete años y George, nueve. Son los hijos de Guillermo y Kate Middleton y toda su vida han estado sometidos al estricto protocolo real, una materia que parece dársele mejor a Charlotte. Antes de que comenzara la procesión al castillo de Windsor, la princesa le dijo a su hermano mayor "cuando se vaya el auto, debes inclinarte”. No es primera vez que Charlotte corrige o alecciona a sus hermanos, aunque el que más ha debido escucharla es Louis, de 4 años. Como sea, la misma princesa rompió el protocolo al estallar en llanto tras el entierro de su bisabuela.

3. Los perros, atentos

No pocos espectadores se percataron de la presencia de los famosos corgis de la reina Isabel II, quienes estuvieron presentes durante la ceremonia gracias a dos empleados, que se encargaron de mantener a Muick y Sandy, los animales más apreciados por la fallecida monarca, en un lugar privilegiado para presenciar el paso del ataúd de su dueña. También se vio a Emma, uno de los caballos favoritos de Isabel II, en las inmediaciones del castillo de Windsor. No está claro si la presencia de las mascotas fue una instrucción especial dejada por la monarca.

Mascotas de la Reina Isabel II

4. Nostálgicos en Washington

Los británicos que viven en Washington (Estados Unidos) no quisieron perderse la ceremonia y ya a las 5.30 a.m. el pub The Queen Vic los recibió. Al menos 30 personas llegaron al recinto, envuelto en un ambiente que mezcló el duelo solemne con el hecho de beber un trago la mañana del lunes, justo antes de entrar al trabajo. Entre los presentes había varias mujeres con vestidos negros y elegantes, así como hombres con camisas oscuras. El pub recibió un permiso especial para servir alcohol temprano, ofreciendo una "Bebida de la Reina" hecha de Dubonnet, gin Beefeater y una rodaja de limón.

5. Juntos después de dos años

En España hubo miradas a la ceremonia fúnebre, por cierto, pero también al hecho de que Felipe VI y su padre, Juan Carlos I, estuvieron juntos por primera vez en público desde que este último decidiera fijar su residencia en Emiratos Árabes Unidos, en medio de investigaciones judiciales. Juan Carlos incluso enfrenta una demanda en Inglaterra interpuesta por su examante Corinna Zu Sayn-Wittgengstein. Por si alguien tenía la duda, el Gobierno español subrayó que solo Felipe VI representa al país en estas ceremonias.

DZC (Excelsior, AFP, EFE)