15 Marzo 2023

Los últimos retoques a las reformas pensional y laboral

Los borradores de los proyectos de reforma laboral y pensional que por ahora discuten representantes gremiales y sindicales con el Ministerio de Trabajo cambiaron poco frente a las propuestas iniciales.

Por: Angélica M. Gómez

El próximo jueves 16 de marzo la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, radicará ante el Congreso el proyecto de reforma laboral; una semana después, el miércoles 22 de marzo, radicará allí mismo el proyecto de reforma pensional. Ambos documentos cuentan con el apoyo de los sindicatos, que han convocado a manifestaciones el 16 de marzo para demostrar su respaldo a las reformas del gobierno. 

Los proyectos presentan pocos cambios frente a lo que se conocía inicialmente. En el caso de la reforma laboral, uno de los cambios más notorios es que los contratos temporales tendrán que ser renovados por dos años consecutivos para convertirse en contratos indefinidos, el doble del tiempo de la propuesta inicial. 

En la reforma pensional, los grandes cambios son la reducción de cuatro a tres salarios mínimos en el tope de ingresos de los trabajadores para el pilar contributivo y la creación de un fondo de ahorro en Colpensiones para los nuevos recursos que recibirá. 

Y si bien la reforma pensional y la laboral tienen algunas medidas que buscan incentivar el ahorro de los trabajadores informales, por días u horas, al Ministerio de Trabajo le faltó acatar una advertencia de diferentes centros de pensamiento, expertos y gremios: incentivar la formalidad laboral para que sean más los trabajadores que tengan que cotizar al sistema de seguridad social. 

Los puntos principales de la reforma pensional

Como se había anunciado, la reforma pensional busca pasar el sistema actual a uno por pilares, que empezaría por una base solidaria para adultos mayores de 65 años sin pensión ni ahorro pensional, que recibirían 223.000 pesos mensuales, y uno semicontributivo, en el que los adultos mayores que tengan algún ahorro, pero no cumplan las condiciones de jubilación, reciban su ahorro mezclado con una transferencia monetaria complementaria.

En el pilar contributivo, como lo había anunciado el Gobierno, estarían todos los trabajadores formales, que tendrán que ahorrar allí el 16 por ciento de su ingreso por entre uno y tres salarios mínimos –es decir que cerca del 85 por ciento de ahorradores quedaría en este tramo del pilar–. Si su salario es más alto de ese tope, el 16 por ciento de su ingreso mensual que exceda los tres mínimos se entregará a la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) de su preferencia para que constituya un ahorro individual. Además de eso, estará el pilar voluntario para quienes tengan la capacidad y voluntad de constituir un ahorro extra para la vejez. 

Durante la vida laboral, el sistema de información pensional se encargará de “repartir” su ahorro entre Colpensiones y la AFP elegida para el ahorro que supere los tres salarios mínimos. En el momento de la pensión, recibirá un solo giro que unifique ambos ahorros según corresponda.

El proyecto también incluye la creación de dos fondos con el mismo nombre: Fondo de Ahorro del Pilar Contributivo, cada uno con un objetivo: cubrir el riesgo de que la Nación deba pagar más del 1 por ciento del PIB anual en pensiones en los pilares contributivo y semicontributivo, y financiar las nuevas pensiones del régimen. 

Para lograrlo, cada uno tiene un porcentaje de ahorros pensionales que deben ir cada año al fondo y los recursos serán administrados por patrimonios autónomos, entidades financieras o encargos fiduciarios dentro de una cuenta especial a cargo de Colpensiones, pero con destinación específica a la jubilación de los trabajadores. 

Las pensiones por sobrevivencia, invalidez y familiar seguirán existiendo con sus requisitos. Sea cual sea el tipo de pensión, el monto se actualizará cada año únicamente en el mismo porcentaje en que aumentó la inflación el año anterior. 

En cuanto al régimen de transición, este aplicará para quienes el primero de enero de 2025, cuando empezaría a regir el nuevo sistema de pensiones, tengan acumuladas mínimo 1.000 semanas de cotización. Estos trabajadores tendrán un plazo de dos años para decidir si mantienen sus derechos adquiridos o se acogen al nuevo régimen.

Los puntos principales de la reforma laboral

Como se había advertido anteriormente, el proyecto de reforma laboral incluye una serie de medidas para reforzar las condiciones de los trabajadores formales, que son apenas el 42 por ciento de los empleados del país, y no para incentivar o facilitar la reducción de la informalidad. 

Además del fortalecimiento sindical, el regreso del recargo dominical al 100 por ciento y la jornada nocturna desde las seis de la tarde, el proyecto incorpora con modificaciones la ley aprobada en 2021 para aumentar las semanas de licencia de paternidad en Colombia. 

Según el borrador del proyecto, el incremento ya no se haría anualmente, según el crecimiento de la productividad del país, sino con parámetros fijos, para llegar en 2025 al objetivo de las 12 semanas: apenas entre en vigencia la ley, llegaría a cinco semanas; en 2024 los padres gozarían de ocho semanas de licencia y desde 2025 tendrían tres meses.

El proyecto también trae una advertencia para las plataformas digitales: o se aseguran de que quienes trabajan mediante sus aplicaciones coticen al sistema de seguridad social en proporción a las horas trabajadas, o les pagan el 100 por ciento de los aportes al sistema.