24 Enero 2023

Una falla mecánica delató a semisumergible que navegaba en el Pacífico

Crédito: Armada Nacional

El peso de la carga abrió un boquete en la proa de la embarcación artesanal, que transportaba más de cuatro toneladas de cocaína que fueron incautadas por la Armada de Colombia.

En operaciones de control que realizan diariamente buques de la Armada nacional, el sonar del radar detectó en la madrugada del lunes pasado, 23 de enero, el movimiento de un cuerpo extraño que emergía de las aguas del océano Pacífico. 

El sonar detectaba una estructura extraña de gran envergadura que salía y entraba del agua. Ante la duda por conocer de qué se trataba, fue enviada una lancha guardacostas con diez hombres que desafiaron el fuerte oleaje del mar a esa hora

Las olas de más de tres metros impedían un desplazamiento rápido. Ante las dificultades, el comandante del buque pidió el apoyo de un avión naval para que desde el aire pudieran identificar cuál era el objeto que resplandecía y hacía pitar el radar.

Tras dos horas de operación, la lancha de guardacostas descubrió que el extraño elemento era un semisumergible de 20 metros de largo por cuatro de ancho, tripulado por cuatro personas que, en medio de la oscuridad, trataban de sacar el agua que entraba por la proa del artefacto.

Al verse sorprendidos no tuvieron más elección que mostrar el interior de la embarcación, que transportaba más de 80 bolsas que contenían cuatro toneladas de cocaína, con destino a un puerto en Centroamérica.

marinos

Los marinos hicieron una cadena humana para trasladar a la lancha las bolsas que contenían las panelas de cocaína. Con esa maniobra lograron nivelar la embarcación artesanal.

Luego de dos horas, y cuando el mar estaba en calma, un buque de la Armada llegó al lugar para recoger el cargamento y a los cuatro tripulantes extranjeros, que fueron llevados con el semisumergible remolcado hasta el puerto de Tumacó. 

coca

Con este golpe, se evitó el tráfico y consumo de cerca de 12 millones de dosis de cocaína y el ingreso de más de 135 millones de dólares a las finanzas de las estructuras extranjeras que delinquen en el sur del Pacífico colombiano.