Comandos de Frontera traicionan a Iván Márquez para irse con Iván Mordisco

Crédito: Ilustración: Yamith Mariño Díaz

Dos integrantes de los llamados Comandos de Frontera entregaron la ubicación de sus compañeros para facilitar el ataque de sus enemigos.

Por: Javier Patiño C.

Veinte familias que habitan la vereda Las Delicias, zona rural de Puerto Guzmán, Putumayo, fueron sorprendidas el sábado 19 de noviembre a las seis de la tarde por el cruce de disparos entre los integrantes del frente primero Carolina Ramírez, disidencias de las Farc, y los llamados Comandos de Frontera.

Versiones de los habitantes del lugar relataron que dos días antes cerca de 30 integrantes de los Comandos de Frontera habían instalado un campamento para pasar el fin de semana.

El combate alertó a los pobladores, que vivieron momentos de pánico en búsqueda de un refugio, algunos en sus casas y otros en la selva para no caer víctimas del cruce de disparos.

Producto del combate, y por superioridad numérica, los hombres de los Comandos de Frontera tuvieron que replegarse y tomar posiciones de defensa ante el feroz ataque de sus enemigos en la zona.

Los primeros rayos de sol del domingo 20 de noviembre mostraron la dureza del combate: 23 cadáveres fueron recogidos por los pobladores, que los juntaron para subirlos a una volqueta y trasladarlos a la inspección José María en Putumayo, a la espera de que llegaran las autoridades.

En la zona fueron desplegadas varias tropas de la sexta división del Ejército con apoyo de la Policía, Armada y Fuerza Aérea, para garantizar la seguridad de los habitantes de la región.

Con el paso de las horas, equipos especiales de inteligencia interceptaron una comunicación de radioteléfono, en la que identificaron la voz de Danilo Alvizú, cabecilla del frente primero Carolina Ramírez, en la que se da un parte de los muertos en el combate, armas de fuego, equipos de comunicación y la captura de un guerrillero herido.

El dato que llamó la atención de los uniformados fue dado por el mismo cabecilla, al señalar que alias el Mono y Pepe de los Comandos de Frontera habían dado las coordenadas precisas del lugar del campamento, el número de integrantes que estaban en el lugar y las capacidades de reacción al ataque. 

La interceptación también detalló que en el lugar los dos guerrilleros instalaron varias cargas explosivas cerca de las carpas en las que dormían los integrantes de los Comandos de Frontera. Eso disminuyó el número de hombres para responder a los combates.

Estos datos fueron pieza clave para identificar la verdadera razón del ataque, una traición de un grupo de integrantes de los mismos Comandos de Frontera que no se sienten representados por alias Araña, cabecilla de la organización al margen de la ley, al sentir que han olvidado el espíritu guerrillero para ser un grupo dedicado solo al narcotráfico.

guerrilla

Grupos en disputa

Esta zona fue de presencia del frente 48 de las Farc, organización al margen de la ley que estuvo bajo el mando de Pedro Goyes, conocido como Sinaloa, entre la década de los noventa y finales de 2010. Goyes fue asesinado en medio de una disputa interna por Giovanni Andrés Rojas, alias Araña, segundo al mando, que se quedó con el control del frente guerrillero.

Tras tomar el mando, Araña hizo alianzas con estructuras de La Constru; La mafia y los de Sinaloa, pequeñas organizaciones de presencia en el departamento, y así tener el control del negocio del narcotráfico para crear los llamados Comandos de Frontera.

La orden dada por alias Araña era dejar de lado la ideología guerrillera para dedicarse a tener el control de los cultivos, laboratorios y rutas del narcotráfico. Esto le permitiría fortalecer el negocio con carteles mexicanos y brasileños.

Pero su principal alianza la realizó con la Segunda Marquetalia, al mando de alias Iván Márquez, quien los dotó de armamento de última tecnología en su disputa con el frente primero Carolina Ramírez.

Para Márquez, que permanece en Venezuela, tener como aliados a los hombres de alias Araña tiene como principal fin derrotar a su enemigo en Colombia, alias Iván Mordisco, máximo cabecilla del frente primero y las disidencias de las Farc en el país.

La traición que ocurrió el fin de semana pasado puede tener un cambio radical.