29 Septiembre 2022

El sargento que informaba al Clan del Golfo de las operaciones en Casanare

Crédito: Fiscalía General de la Nación

El suboficial del Ejército trabajaba bajo las órdenes de alias Pata Loca, jefe de la organización criminal en el suroriente del país, que también fue capturado por las autoridades.

Durante tres años uniformados de la Octava División del Ejército seguían los movimientos de los integrantes de la estructura Gonzalo Oquendo Urrego, del Clan del Golfo, que habían organizado una compleja red para el negocio del narcotráfico en los departamentos de Meta, Vichada y Casanare.

Las autoridades realizaron más de diez operaciones tras las captura de sus cabecillas, pero siempre al llegar al lugar no encontraban nada, ni droga ni a los integrantes de la organización criminal.

Luego de realizar varios seguimientos e interceptaciones de comunicaciones descubrieron la verdad: minutos antes de comenzar las operaciones, desde un teléfono celular dentro de la división militar, alguien alertaba a los criminales de la presencia de los uniformados.

El seguimiento descubrió que la persona que los alertaba era el sargento segundo Andrés Felipe Saldarriaga Echeverry, quien seguía las órdenes de los integrantes del Clan del Golfo para no ser capturados por las autoridades.

La investigación demostró que también fue el coordinador del homicidio del campesino Silverio Parra, ocurrido el 21 de agosto de 2021 en Cuernavaca, municipio de Tauramena, Casanare.
 
Sin la ayuda de su informante, las autoridades lograron su objetivo, en medio de una calle del municipio de Barranca de Upía, Meta, este martes 27 de septiembre fue capturado alias Pata Loca, Alonso o Burro, principal cabecilla de la organización. 

alias burro 
Alias Pata Loca era el encargado del negocio del Clan del Golfo en el suroriente del país. Bajo su mando tenía a doscientos hombres y había ordenado más de diez asesinatos durante este año, entre ellos el del líder social Juan Carlos Nieto, asesinado el 2 de febrero en Cabuyaro, Meta, y también la masacre en el municipio de Maní, en Casanare, en las que resultaron tres personas muertas y dos heridas.

La investigación lo identificó también de ser el encargado de la expansión del grupo ilegal y planear las extorsiones a ganaderos, campesinos e industriales en esta región del país.

Las autoridades lo buscaban por varios desplazamientos forzados en la disputa que tenía con  las disidencias de las Farc y el ELN para tener el control de la venta y comercialización de cocaína.

Los capturados deberán responder por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de armas, homicidio y narcotráfico.