1 Diciembre 2022

Tras la condena de la Corte Suprema, qué sigue para Iván Márquez

La Sala Penal de la Corte Suprema confirmó que alias Iván Márquez sí fue una figura clave en el mandato del secretariado de las Farc para asesinar al recordado arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte.

Monseñor Isaías Duarte fue asesinado el 16 de marzo de 2002, en cercanías a la Parroquia El Buen Pastor de Cali. Ese día dos sicarios -pagados por el Comando Conjunto Central de Occidente de las Farc, le dispararon y además le causaron lesiones a su acompañante, el sacerdote Joaquín Cortés.

Por los hechos, en 2011 un juez de la república condenó a cuatro miembros del que era el Secretariado de las Farc (Rodrigo Londoño, Noel Mata Mata, Pablo Catatumbo e Iván Márquez) a 300 meses de prisión al encontrarlos culpables determinadores del plan de asesinato. El delito imputado fue homicidio agravado, dado que la víctima era un líder religioso.

Esta decisión fue revocada en segunda instancia, en el año 2013, por la Sala Penal del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali.

El caso llegó a manos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) en 2021 pero esa instancia solo puede decidir sobre el proceso de los otros tres exjefes guerrilleros. Como Iván Márquez fue expulsado de esa jurisdicción por incumplir el acuerdo de paz de La Habana, la Corte Suprema de Justicia acogió el proceso de él.

Este miércoles 30 de noviembre la Corte se pronunció sobre el asesinato de monseñor Duarte y confirmó la sentencia que se había impuesto contra ‘Márquez hace 11 años: el excabecilla de las Farc fue ratificado como uno de los autores intelectuales del atentado sicarial contra el sacerdote y deberá pagar 25 años de cárcel por ese delito, no le fue otorgado el beneficio de prisión domiciliaria y además, dice la sentencia, deberá pagar 1.000 salarios mínimos legales vigentes.

Para llegar a esa determinación la CSJ tuvo en cuenta los relatos entregados a la justicia por parte de los sicarios, quienes entregaron la valiosa información que indicaba que el secretariado de las Farc sí había ordenado la muerte del arzobispo de la capital vallecaucana.

La sala conoció también el testimonio de alias Careniña, un guerrillero sin capacidad de mando, quien contó que escuchó en una conferencia al Mono Jojoy diciendo que "había gente de la iglesia que perjudicaba el proceso, que por eso pensaba atentar contra ellos" y que "había ciertos personajes de la iglesia que causaban muchos problemas a la organización por la forma como ellos se expresaban con respecto a la guerrilla, dentro de ellos estaba Monseñor de Cali y también hablaban de Monseñor de Bogotá".

Así las cosas, la Corte concluyó que las pruebas “permiten interpretar que el Secretariado de las Farc, que impartió la orden de matar al líder religioso, era el máximo nivel de mando y, como tal, dominaba la voluntad del aparato o estructura guerrillera.

Por ende, sus órdenes se cumplían por la línea de subordinación descendiente, sin que fuera necesario que, de antemano, se supiera quién era la persona que iban a ejecutar el homicidio”.

Condenado Iván Márquez, ¿y ahora qué?

No es la primera vez que el desertor del proceso de paz es encontrado culpable de sus actuaciones criminales, sin embargo, esta decisión podría quedarse en un ‘saludo a la bandera’, pues el paradero del que ahora es líder de la Segunda Marquetalia sigue siendo incierto para las autoridades colombianas, es decir, no hay manera de que se cumpla la pena impuesta.

Lo último que se supo de ese exmiembro de las Farc es que se reunió en octubre pasado, en territorio colombiano, con el comisionado para la Paz, Danilo Rueda, para hablar sobre la paz total, propuesta por el gobierno Petro.

Semanas antes de ese encuentro, habría estado en un hospital de Caracas, Venezuela, recuperándose por el atentado que sufrió el pasado 30 de junio en el que habría perdido algunos dedos de la mano izquierda. CAMBIO conoció que el atentado se efectuó con una caja de habanos que estaba rellena con explosivos.