29 Septiembre 2022

Días sin IVA: darle gusto a Fenalco puede violar acuerdos internacionales

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

El nuevo Gobierno pasó de anunciar con firmeza que los días sin IVA de Iván Duque se acabarían a aceptar dos jornadas al año solo para productos nacionales. Pero el plan se podría enredar.

Desde junio, cuando se anunció que el primer ministro de Hacienda de Gustavo Petro sería José Antonio Ocampo, el académico y exministro de Agricultura repitió una y otra vez que se acabarían los días sin IVA que había creado el gobierno anterior para estimular el comercio. Pero la firmeza le duró tres meses.

El proyecto de reforma tributaria que presentaron José Antonio Ocampo y su director de la Dian, Luis Carlos Reyes, efectivamente incluía la eliminación de los días sin IVA, que se empezaron a aplicar en 2021 para una lista de bienes como electrodomésticos, útiles escolares y juguetes. 

Pero tras varias semanas de negociación entre el Ministerio de Hacienda y los congresistas ponentes del proyecto de reforma, y después de los reiterados llamados de Fenalco para que no se acabaran los días sin IVA, el Gobierno terminó cediendo. 

Con una proposición del senador Gustavo Bolívar, que tanto criticó las medidas del gobierno anterior, se añadió a la reforma tributaria un artículo que crea dos días sin IVA al año –uno en febrero y otro en agosto– para artículos nacionales –o que tengan 50 por ciento de valor agregado nacional– y compras de máximo 3 millones de pesos. Esto excluiría de la lista a los aparatos electrónicos y a una buena parte de juguetes y prendas de vestir.

El senador Wilson Arias, que también era de oposición en los gobiernos anteriores, celebró la decisión de los nuevos días sin IVA y aseguró que con el nuevo diseño, los beneficios económicos no se irían al exterior.

Sin embargo, eximir de impuestos únicamente a ciertos productos nacionales, aunque sea por solo dos días al año, puede generarle a Colombia la reacción de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), advierte que se puede presentar una demanda interna por violación de un acuerdo internacional y "cualquier país que se sienta afectado nos puede demandar ante la OMC y nos puede imponer en retaliación medidas equivalentes contra los productos colombianos, contra nuestras exportaciones”. 

La razón es que Colombia aceptó ser parte de la OMC e incluir en su legislación las medidas del acuerdo internacional de comercio, en el que hay una cláusula que obliga a los países a tratar por igual los productos nacionales y los importados. Los días sin IVA del gobierno de Petro, como están planteados, violarían esa norma.

Algo similar opina María Claudia Lacouture, presidente de la Cámara Colombo Americana (AmCham): “La medida (de días sin IVA) debe mantenerse de manera incluyente a todos los productos y permitir al consumidor escoger los mejores productos de acuerdo con sus gustos y necesidades. En la discusión de la ponencia en el Congreso de la República se podrán hacer los ajustes para que esta iniciativa sea benéfica para comercio y consumidores”.

Esta sería un segundo inconveniente de la reforma tributaria de Ocampo con la OMC. La primera advertencia está relacionada con la intención de gravar las exportaciones de petróleo y carbón. Para evitar una demanda, esa intención debería incluir también un impuesto a las ventas internas de ambos productos.