11 Agosto 2022

El proyecto de ley del Pacto Histórico que beneficia más a los ricos que a los pobres

Crédito: Colprensa

Alexánder López, senador del partido de gobierno, propone que aumento de la mesada pensional sea con el salario mínimo y no con la inflación. La ley beneficiaría más a quienes más tienen.

Una de las grandes desigualdades de Colombia tiene que ver con las pensiones. En 2021, según el Dane, había cerca de 6 millones de adultos mayores, pero solo 1,7 millones habían logrado una pensión y otro 1,7 millones tenían un subsidio por debajo de un salario mínimo: el giro de Colombia Mayor de 80.000 pesos mensuales. 

De ese grupo de 1,7 millones de adultos mayores de 60 años que reciben pensión, y que equivalen a cerca del 25 por ciento de adultos mayores del país, el 41,4 por ciento recibe una mesada mensual equivalente al salario mínimo, que sube cada año, según lo determine el gobierno. Si se suma a los pensionados con entre uno y dos salarios mínimos, se cubre al 64,3 por ciento de esos 1,7 millones de jubilados.

Eso deja a un 10 por ciento de adultos mayores con una pensión superior a un salario mínimo. Entre ellos, quienes reciben más de cuatro salarios mínimos son el 10 por ciento de ese 10 por ciento, pero reciben el 75 por ciento de los subsidios del régimen de prima media, según los cálculos del Departamento Nacional de Planeación (DNP). 

Aun con este panorama, el congresista Alexánder López propone que las pensiones no aumenten con el dato de inflación del año anterior, sino con el del salario mínimo, que siempre es superior a la inflación. 

Las pensiones superiores al salario mínimo se incrementan únicamente según la inflación para mantener su poder adquisitivo, pero dado que los jubilados no generan productividad nueva para el país, no se les tiene en cuenta este factor, que es el otro que suma a la hora de calcular el salario mínimo en el país. 

Marc Hofstetter, profesor de economía de la Universidad de los Andes, explica que el Índice de Gini, que mide la desigualdad de los países, es alto en Colombia antes y después del pago de pensiones, pero si a eso se le suma un incremento más grande para las pensiones de más de un salario mínimo, se amplía la brecha y por lo tanto se hace más desigual el sistema. 

Además, agrega Hofstetter, el diseño del sistema hace que estos pensionados reciban un volumen de recursos que es notablemente más alto que los aportes que hicieron en su momento al sistema de pensiones. 

En Colombia, quienes ahorran para su jubilación aportan el 16 por ciento de sus ingresos mensuales, es decir que, por ejemplo, una persona de cuatro salarios mínimos estaría aportando cada mes 640.000 pesos a cambio de 4 millones de pesos. Con estas proporciones, el proyecto de presupuesto para 2023 programa pagos pensionales por 51,4 billones de pesos.

Incluso si se aprobara en la reforma tributaria el pago de impuesto sobre la renta para pensiones de más de 10 millones de pesos, el sistema solo compensaría en una pequeña fracción el incremento a estas altas pensiones, pues quedarían por fuera quienes reciben entre cuatro y más de nueve salarios mínimos de pensión, que ya hacen parte del 10 por ciento más rico. 

En el caso de quienes reciben más de diez salarios mínimos, que en 2022 equivalen justamente a 10 millones de pesos, estarían pagando el impuesto sobre la renta por cada peso adicional a esos 10 millones de pensión, por lo que tampoco se compensaría el efecto de aumentar su pago más allá de la inflación.