21 Octubre 2022

Hidroituango ruega para que le den más tiempo

La ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, lideró hoy en Hidroituango un Puesto de Mando Unificado.

Crédito: Fotoilustración: Yamith Mariño

EPM busca el respaldo de la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, para pedir ante la Creg ampliar la fecha de la entrada en marcha de Hidroituango. Sin embargo, no hay antecedentes de que algo así haya ocurrido con ninguna otra empresa del sector.

Este viernes 21 de octubre se instaló en Hidroituango un Puesto de Mando Unificado liderado por la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, el director de Gestión de Riesgo, Javier Pava y los directivos de Empresas Públicas de Medellín (EPM). El encuentro buscaba que la ministra Vélez respaldara la propuesta de EPM y el alcalde Daniel Quintero de lograr una prórroga en la entrada en operación de la hidroeléctrica. Al finalizar la tarde, aún no había un pronunciamiento oficial de la ministra. Sin embargo, desde la Alcaldía de Medellín le aseguraron a este medio que de no lograr un nuevo plazo, la primera turbina empezaría operación el 15 de noviembre.

La última palabra sobre si se le concederá una prórroga a Hidroituango la tiene la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg), que decidirá si le da el plazo o le pone una sanción por el retraso. Mientras tanto, CAMBIO conoció que el PMU se declaró permanente y que evaluará en detalle las pruebas adicionales que EPM recomendó hacer si hubiera tiempo adicional. 

Los ingenieros de Hidroituango están en una carrera contrarreloj: EPM se comprometió inicialmente a poner en marcha, desde el 30 de noviembre, dos de sus ocho turbinas; y, bajo el esquema de energía en firme –que es un respaldo de generación de energía cuando hay escasez– darle al sistema 3.124.111 Kilovatios hora/día desde diciembre de 2022, por 10 años.

Si no se cumple con el plazo establecido, EPM deberá pagar una garantía de $850.000 millones a la Creg; y una nueva sanción a la Superintendencia de Servicios Públicos, que podría llegar a $2.400 millones. Para completar, no recibiría durante 10 años el pago del cargo de confiabilidad, que corresponde a $88.000 (US$18) por megavatio hora. Es decir, una cifra superior a $1 billón. Lo anterior, sumado a que el costo del megaproyecto, que en principio estaba calculado en $11,4 billones, ya va en $18 billones.

Expertos consultados son conscientes de que no es lo mismo construir un proyecto que reconstruirlo después de un siniestro, pero aseguran que no hay cabida para que la Creg amplíe el plazo otorgado, ya que no hay antecedentes de concesiones con ninguna empresa del sector, ni por argumentos de caso fortuito y fuerza mayor. Porce, de la misma EPM, Miel 2, Termosolo y Porvenir son algunos de los proyectos a los que se les han hecho efectivas las garantías. Si la Creg llegase a hacer excepciones podrían venir demandas contra la nación.

En 2019, EPM intentó sin ningún éxito que la Creg le ampliara el plazo en Hidroituango. Aquí se solicitó evitar la declaratoria de incumplimiento grave e insalvable mediante el otorgamiento de anillos de seguridad por una vigencia superior a un año. 

Aunque no se conoce el detalle de los avances en Hidroituango, hay dos aspectos que han demorado más los trabajos: el blindaje de una tubería que tenía problemas en un codo y los trabajos subacuáticos para destaponar los ductos de captación.