14 Julio 2022

La gasolina está cara, pero podría estarlo mucho más

Crédito: Yamith Mariño

El precio del combustible subió 150 pesos en julio, después de seis meses quieto. En las condiciones actuales, sigue estando barato.

Tal como lo estableció el Marco Fiscal de Mediano Plazo, la gasolina subió 150 pesos en julio. Así, el precio promedio quedó en 9.180 pesos.

La medida impacta el bolsillo de los consumidores en dos vías: los que tienen vehículos lo sienten directamente en sus bolsillos; los que no tienen carro (y también los que tienen) lo sienten en el aumento del precio del transporte.

Podría haber sido peor. Según el mismo Ministerio de Minas y Energía, el incremento de la gasolina dejó a Colombia 10.580 pesos por debajo de un grupo de 16 países en el que se incluyen varios latinoamericanos, Estados Unidos y Canadá. El precio más alto es el de Perú, que, aunque también regula el precio de la gasolina, ya lo tiene en el equivalente a 27.627 pesos. 

La tasa de cambio también juega un papel importante. En el mecanismo nacional, el gobierno le paga a Ecopetrol la diferencia entre el precio local de la gasolina y el internacional, porque la empresa estatal está dejando de ganar recursos adicionales por venderle combustible al país. De ahí nació el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC). 

Si el mecanismo no existiera y compráramos la gasolina al precio del mercado internacional, también necesitaríamos más pesos para lograr el equivalente en dólares; entonces, el precio de la gasolina tendría que estar mucho más alto.